×
×
Red Internacional

Apruebo. Cariola y el Aprobar para reformar: “Estamos abiertos a todos los diálogos que haya que tener”.

La diputada Karol Cariola, insistió una y otra vez su apertura a negociar cualquier reforma posterior a la victoria del apruebo o incluso de forma previa. Nuevamente el PC se dispone a pactar con las fuerzas conservadoras en post de la “gobernabilidad”. Además defendió la militarización de la araucanía señalando que el ejército es una fuerza disuasiva, cuestión totalmente falta y que se demostró con el asesinato de Yordan Llempi a manos de efectivos de la marina.

Antonio PaezDirigente Sindicato Starbucks Coffe Chile

Lunes 25 de julio | 01:16

En un nuevo episodio de Tolerancia Cero, la actual diputada y co-coordinadora del Apruebo, Karol Cariola se refirió a la campaña del Apruebo y los distintos caminos que se abren a propósito de los posibles resultados del plebiscito de septiembre.

Uno de los temas más comentados ha sido la posibilidad de realizar un preacuerdo de reformas a la nueva constitución como señal para los sectores moderados que no se deciden si votar apruebo o rechazo.

En este sentido, Cariola se mostró abierta a cualquier diálogo o acuerdo con las fuerzas que están en el apruebo o que quieran sumarse, que la clave de todo el proceso será ganar el plebiscito y luego que se hagan las reformas necesarias o que se acuerden entre los “actores políticos”, pero ¿Quiénes son esos “actores políticos” que señala Cariola? Se refiere a los partidos políticos que administraron el modelo neoliberal en Chile, son los partidos que profundizaron la herencia pinochetista, los que se hicieron millonarios gracias a sus lazos con los grandes empresarios nacionales y extranjeros, son los partidos de la exConcertación, incluyendo a la DC (que hoy no está dentro del gobierno). Cariola también afirmó que dentro del Comando nadie está por el “apruebo a rajatabla”, por lo tanto ya están en movimiento las conversaciones para la reforma a la nueva constitución.

Durante la conversación Cariola también hizo referencia a que la nueva constitución no sería ni un cheque en blanco ni está escrita en piedra, que el objetivo de es “sentar las bases para una nueva etapa del país” y que aún quedan “40 días para llegar algún tipo de compromiso”, que lo importante es sumar a todos los actores, que además, si se aprueba la nueva constitución, el congreso deberá implementar más de 130 leyes y que en ciertos casos además podrían existir iniciativas populares de ley y la existencia de plebiscitos, por lo que la participación ciudadana estaría garantizada.

Pero la realidad es otra, el parlamento actual, que es el que deberá implementar estas 130 leyes, es un parlamento conservador, donde las fuerzas de la derecha y el centro tienen una importante mayoría, incluso más de los 2/3 o 4/7 necesarios para cualquier reforma, por eso el camino trazado por el PC y Movimientos Sociales Constituyentes es avanzar hacia un “compromiso” de moderación para mantener la legitimidad de la nueva carta, todo esto muy lejos de ese llamado de “a rodear la convención” que hiciera el PC en su congreso del 2020.

Vaciar las calles para garantizar la gobernabilidad

Como decíamos arriba, lejos de los llamados a movilización, el PC y los sectores de izquierda de la convención (Movimientos Sociales Constituyentes) se la jugaron por sacar a la clase trabajadora y los sectores populares de la calle, articularon su discurso desde la confianza en el proceso y que bastaría con las negociaciones dentro de la convención para avanzar en los cambios estructurales que exigia el país en octubre del 2019.

Pero nada de eso se cumplió, la convención logró sacar la movilización de la calle, mientras que las demandas, incluso una tan urgente como la libertad de los presos políticos del estallido, pasó al olvido o a algún futuro incierto luego de que se apruebe la nueva constitución.

De toda esta operación los únicos que salieron favorecidos fueron los sectores moderados que ahora parecieran tener la llave de la victoria del apruebo, que desde el mismo Boric (que era rechazado por haber firmado el acuerdo por la paz) hasta el PS o el PPD que durante esos meses estaban en el suelo en popularidad y legitimidad a ojos de la población.

Esta relegitimidad ha venido de la mano del nuevo gobierno que puso en puestos claves a personeros de la exConcertación y que ahora suma a Bachelet que pareciera volver al país para equilibrar un poco la balanza entre el apruebo y el rechazo. Pero también a propósito de la adopción de la agenda seguritaria de la derecha que la misma Cariola reivindicó durante el programa señalando que la presencia de los militares en el sur es solo “disuasiva”, cuestión totalmente falsa tras el asesinato de Yordan Llempi a manos de efectivos de la marina e incluso el mismo gobierno fue el que aprobó la ley sobre infraestructura crítica que le permitirá al ejercido “defender” o custodiar zonas que el gobierno solicite, esto como tapadera para el despliegue de efectivos del ejercito para dejar contento a los empresarios forestales, al APRA y la ultraderecha racista del sur.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias