Sociedad

IGLESIA CATÓLICA

Celestino Aós: la Carta de la Iglesia católica para limpiar su imagen

Fue recientemente nombrado administrador apostólico de la Iglesia de Santiago el obispo Celestino Aós. En el marco de una profunda crisis de la Iglesia católica, el clero espera poder lavar su imagen.

Jueves 25 de abril

Para nadie es un secreto que la Iglesia católica se encuentra en una profunda crisis. En este sentido desde los altos mandos del clero, han buscado fehacientemente lavar la imagen de la institución, cuando ésta se encuentra manchada con los terribles casos de abuso sexual a menores, su constante encubrimiento y también la histórica posición de la Iglesia de negarse a derechos básicos de las mujeres y de la diversidad sexual, como el aborto o el matrimonio igualitario.

En este Marco es que recientemente se nombró administrador apostólico de la Iglesia de Santiago a Celestino Aós, con la esperanza de que con él a la cabeza se pueda revertir está crisis. Siendo un clérigo mucho más cercano a las personas que su antecesor, Ricardo Ezzati, quien siempre estuvo más ligado a los altos mandos y los altos poderes de la Iglesia.

La necesidad de la separación de la Iglesia del Estado

Sin embargo, esta Iglesia católica que hoy busca lavar su imagen, es la misma que no solamente ha encubierto y realizado abusos sexuales a menores, sino que también ha oprimido a las mujeres, a les disidentes sexuales, a la juventud, negándose por ejemplo a un derecho tan básico como la educación sexual integral en los colegios.

Y no sólo eso, ya que la institución continúa siendo hoy por hoy uno de los pilares fundamentales del Estado, las leyes y la educación. Pese a que Chile, como varios Estados tiene la separación de la Iglesia y el Estado firmada en un papel, no es más que una formalidad; cuando son sus instituciones educativas las que cargan de moral conservadora a cientos de niñes. O sus clínicas las que se afirman de la objeción de conciencia para negar el derecho al aborto en sus mínimas 3 causales.

En ese sentido, quiénes son más oprimidas por la moral conservadora de la Iglesia y su hegemonía en la sociedad son las mujeres y la diversidad sexual. Es por esto que es necesario que el movimiento mujeres tomen sus manos la lucha por la separación de la Iglesia y el Estado y que eso no sea un papel firmado, si no, tener realmente una educación laica y no sexista, eliminar la objeción de conciencia y pelear por el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito, exigir también el derecho al matrimonio igualitario y una educación sexual integral para las y los estudiantes, que contemple la sexualidad como no heteronormada.






Temas relacionados

#SeparacionDeLaIglesiaYElEstado   /   #IglesiaYEstadoAsuntoSeparado   /   Abusos sexuales   /   Iglesia Católica   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO