Política Chile

NACIONAL

Chadwick acusa terrorismo internacional y prepara un ataque antimovilización

El día de hoy se vota la reforma a la Ley Antiterrorista, mediante la cual el Gobierno pretende redoblar los esfuerzos en la persecusión de, en palabras del ministro del Interior Andrés Chadwick, "organizaciones que cuentan con (...) apoyo del exterior".

Juan Andres Vega

Estudiante de la Universidad de Chile y militante de Vencer

Martes 6 de agosto

Luego del atentado explosivo en la comisaría de Huechuraba y el envío de una bomba a la oficina del exMinistro del Interior de Sebastián Piñera, y nuevo empleado de la familia Luksic, Rodrigo Hinzpeter, el Gobierno ha presionado al Congreso para aprobar la Ley Corta Antiterrorista, reforma a la ley existente.

Parte de esto es la entrevista que realizó Chadwick al diario LaTercera, donde hacía un llamado a les Senadores de la oposición a aprobar la reforma para poder contar con "medidas especiales de investigación", como agentes encubiertos e informantes, para combatir el "terrorismo".

Luego, como remate, agregaba que se estaba enfrentando a organizaciones que cuentan "apoyo internacional", "a un adversario y a un enemigo poderoso".

El oportunismo antiterrorista y los planes del Gobierno

El desplome de aprobación al Gobierno luego de un semestre marcado por la desilusión del amplios sectores de la población ante una economía que hace crecer las ganancias empresariales, pero no los salarios, ni los puestos de trabajo, es el telón de fondo de esta reforma.

Ya en la Cuenta Pública 2019, Sebastián Piñera reconocía que el crecimiento económico sería debilitado por las condiciones del mercado mundial. A esto se suma un informe del Fondo Monetario Internacional que reducía la expectativa de crecimiento de Chile de un 3.4% a un 3.2%, recomendando apurar la aprobación de las Reformas Estructurales (Tributaria, Previsional, Laboral).

Es decir: se empeoran las condiciones de vida del pueblo trabajador y el Gobierno responsabiliza al poco crecimiento, mientras que la principal vitrina del empresariado, como lo es el FMI, receta su pack de reformas que implican reducción de los impuestos a las grandes fortunas (tributaria), el aumento de las ganancias a las AFP (previsional), junto con la precarizacion y flexibilización de los contratos (laboral).

Así se configura la doble intencionalidad tras las declaraciones de Chadwick y la reforma del Gobierno: Por un lado, ganar aprobación utilizando un discurso demagógico en torno al terrorismo (¡que declaran hasta internacional!), y, de paso, fortaleciendo las herramientas estatales para poder perseguir organizaciones "terroristas".

Sin embargo, la experiencia de terrorismo de Estado perpretado por el Estado chileno contra el pueblo mapuche, es evidente que lo que el Estado reconoce como terrorismo no es el asesinato a sangre fría de jóvenes como Camilo Catrillanca o el allanamiento a las comunidades, sino que a la movilización popular contra las injusticias de este régimen heredado de la dictadura y mantenido por la Concertación. No es necesario recordar la aplicación de la ley antiterrorista contra trabajadores del transantiago o el emblemático montaje del Caso Bombas.

Esto es: el gobierno busca, con esta reforma, que las escenas de FFEE dentro de las salas de clases del Insituto Nacional sean el pan de cada día, criminalizando a cualquier sector que pueda ser una oposición efectiva -a diferencia de la oposición parlamentaria "responsable" que las aprueba- a las reformas precarizadoras que busca hacer aprobar el Gobierno.






Temas relacionados

Andrés Chadwick   /   Chile Vamos   /   Política Chile   /   Sebastián Piñera

Comentarios

DEJAR COMENTARIO