×
×
Red Internacional

AYUDA OBRERA Y POPULAR. NO MÁS FAMILIAS EN LA CALLE.Comité Emergencia y Resguardo en Valparaíso levanta punto de acopio y encuentro para combatir incendio

En medio del incendio que ha destruido más de 200 viviendas, el Comité de Emergencia y Resguardo de Valparaíso levantó puntos de acopio para materiales para ayudar a las familias afectadas, además de un punto de encuentro para los trabajos voluntarios para combatir el incendio. Hay que desarrollar la ayuda obrera y popular ¡Familias en la calle nunca mas!

Jueves 26 de diciembre de 2019 | 01:21

Como respuesta al incendio que se ha desatado en los cerros San Roque y Rocuant, donde se contabilizan más de 245 viviendas destruidas por el fuego, según el último informe de la Intendencia de Valparaíso, se han desplegado múltiples puntos de acopio para las familias afectadas de esta catástrofe.

Al calor del estallido social, las movilizaciones se fueron articulando en diversos espacios de organización para defenderse de la represión y de organización, hoy toman otro rol: la articulación de la ayuda hacia las poblaciones afectadas por el incendio mientras que, la Intendencia de Valparaíso llama a no subir a los cerros y con policía y militares intenta impedir que el pueblo trabajador solidarice, al mismo tiempo que el Estado no entrega ninguna solución estructural a cientos de familias afectadas y miles de familias que enfrentan el temor a perder su hogar con un nuevo incendio.

Jóvenes y manifestantes se han organizado en solidaridad con las familias afectadas. Este es el caso del Comité de Emergencia y Resguardo de Valparaíso que se encuentra levantando un centro de acopio y llamó a un punto de encuentro para partir hacia los cerros a realizar trabajos de control del incendio.

En esa misma línea se han hecho parte organismos estudiantiles como la Confedereción de Federaciones de Estudiantes de Chile (Confech) a través de su cuenta de instragram.

Los incendios en Valparaíso se han vuelto casi una enfermadad crónica de todos los veranos, tras décadas de plantaciones de pino y eucalipto en la ladera de los cerros, junto a una emergencia habitacional y carencia de servicios básicos en los hogares que mantiene miles de familias viviendo en casas de material ligero por la ausencia de una política que resuelva el problema de la vivienda.

No es natural que miles de familias vivan en condiciones inhumanas con el fuego consumiendo sus hogares. El Gobierno con total desidia deja que todos los años cientos o miles de familias queden sin hogar y en la calle. El ministro Monckeberg dice que el Estado no puede invertir en zonas "inhabitables" ¡Como si los trabajadores y pobladores eligieran vivir con el temor constante a perder su hogar! ¡El Estado es responsable! En vez de asegurar los negocios de bancos e inmobiliarias, debería el Estado asegurar viviendas dignas y de calidad en zonas habitables para cada familia.

No es una catástrofe natural sino una responsabilidad del Estado, las grandes inmobiliarias y los banqueros, quienes ganan millones con el mercado de la vivienda mientras miles de familias no tienen acceso a ella o se ven arrojadas a vivir en lugares susceptibles de incendio por falta de una política de vivienda para las familias que viven en precariedad. Todos los gobiernos han mantenido esta situación, tratándonos como material desechable, como si nuestras vidas valen menos que sus ganancias.

Las consecuencias sociales de los incendios forestales son totalmente previsibles pero los gobiernos y empresarios no quieren cambiar ninguna de las condiciones estructurales. Han pasado 5 años desde la catástrofe de 2014, y no ha habido ningún cambio en beneficio del pueblo trabajador, arrojado todos los años a los incendios.

Las inmobiliarias, banqueros y empresarios del puerto que se llevan millones con este negocio de la vivienda, debieran pagar la reconstrucción. Con los ingresos del puerto en un día ya podríamos obtener recursos para reconstruir viviendas. Mediante impuestos progresivos a estos grandes empresarios, podemos financiar un plan de emergencia y reconstrucción gestionado por trabajadores y comunidades damnificadas, para que nadie se quede en la calle sin hogar, así como expropiar las viviendas ociosas para que todas las familias afectadas tengan donde vivir.

La ayuda obrera, popular y de la juventud debe ir de la mano con la pelea para que los grandes empresarios paguen estos costos y para dar una salida estructural al problema de la vivienda, para que nunca mas vivamos esta desidia de dejar en las calles a cientos de familias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias