Política Chile

DESALOJOS

Como en Guernica: Carabineros desalojan y destruyen viviendas en Gultro Viejo, región de O´Higgins

Durante esta tarde cuatro familias fueron desalojadas de sus casas por carabineros y personal de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE). Desde la calle, las y los pobladores vieron cómo demolían sus viviendas bajo el alero de una notificación de desalojo que, de acuerdo con algunos testimonios, la empresa habría enviado en septiembre del presente año. Se trata de un terreno que está al costado de la línea férrea y que pertenece al grupo EFE, lugar en el que se asentaron estas familias escapando de las miserias de un sistema que privilegia los intereses empresariales por sobre los derechos fundamentales, como el derecho a una vivienda digna y de calidad.

Martes 3 de noviembre de 2020

Así, en menos de dos meses las cuatro familias en cuestión debían encontrar otra vivienda y mudarse con sus pertenencias antes del desalojo. Sin embargo, las y los pobladores permanecieron en sus casas hasta hoy, cuando se hizo efectivo el desalojo en manos de un fuerte contingente policial que llegó incluso con un guanaco a reprimir el campamento.

Las imágenes hablan por sí solas, es cierto. Pero es necesario entender que estas imágenes dicen más de lo que muestran. Carabineros entra y saca a las personas de sus hogares para llevárselas detenidas. Ante cualquier alegato, el gas pimienta, la luma y al furgón policial. No hay derecho a réplica. Al igual que lo ocurrido en la toma de Guernica (Argentina), donde fueron desalojadas violentamente 1.400 familias, las notificaciones de desalojo que recibieron las y los pobladores parecieran ser un argumento suficiente para justificar un acto despiadado con miras a la sagrada propiedad privada. Como sabemos, en el desalojo Guernica sucedió algo similar en una escala mayor de violencia por la policía trasandina, quien desalojó de sus hogares a cientos de familias a punta de balas de goma, palos y la quema de viviendas por parte de un ejército de 4.000 policías.

De acuerdo a la información recogida y las notificaciones de la empresa EFE, se vendría un nuevo desalojo que afectaría a veinte familias más en el mismo sector durante el mes de noviembre, siguiendo con cuatro familias más la semana que viene. Por esto se hace necesario, más que nunca, un circuito de denuncia y apoyo a las familias afectadas que permita consolidar una resistencia ante el inminente desalojo del resto de las y los pobladores del campamento.

Si bien la municipalidad de Olivar tuvo reuniones con Serviu y EFE para estudiar la posibilidad de paliar los efectos del desalojo, todo quedó en nada. La municipalidad se lavó las manos y hoy cuatro familias quedaron en la calle en plena pandemia.

El gran problema, como sabemos, es el Estado y su marco legal que permite este tipo de actos despiadados en contra de quienes solo quieren un pedazo de tierra para vivir.

Con todo, por estas demandas, y por todas aquellas que aun no vemos cumplidas, se hace necesario y urgente retomar la perspectiva de la huelga general y la movilización en las calles durante el proceso constitucional, de manera que sigamos no solo un camino diferente al de los partidos tradicionales que participaron en la cocina del 15 de noviembre, sino que se oponga precisamente a las políticas del consenso y los acuerdos entre paredes que dejan intacta la impunidad de Piñera en un marco de reformismo similar al ocurrido en el plebiscito de Pinochet.

Video via facebook

Publicado por Biblio Artes en Lunes, 2 de noviembre de 2020





Temas relacionados

Política Chile   /   Derecho a la vivienda   /   Vivienda   /   Desalojo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO