×
×
Red Internacional

26 trabajadores y trabajadoras de limpieza precarizados en el hospital Regional dijeron basta. Dialogamos con dos ellas sobre el conflicto en curso. Un retrato de las brutales condiciones que enfrenta la clase trabajadora en Chubut.

Ulises CrauchukCorresponsal Comarca Andina | @ulisescrauchuk

Jueves 30 de junio | Edición del día

Desde el 16 de junio los y las trabajadoras de limpieza del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia están de paro y acampando en el Hall del Hospital. “Esto empezó porque teníamos un atraso de dos meses y medio en el pago de nuestro sueldo. En junio nos pagaron abril y mayo, el lunes pasado” dice Joy. “Jamás vi un contrato, y hace dos años que trabajo. Ahora salió uno nuevo que dice que podemos trabajar de 6 a 12 y de 12 a 18, pero hasta ahora hacíamos jornada completa incluyendo el turno noche y hubo un conflicto hace un par de meses porque no nos querían pagar las horas de noche salvo a quirófano, y ahí nos sacaron el turno noche y lo cubren con personal de planta”.

“Son alrededor de 45 empleados de la cooperativa en el Regional. Camilleros, mantenimiento, administración y limpieza donde somos el 80% del personal y cubrimos pediatría, cirugía, internación, todo. Durante la pandemia trabajé en el hospital de campaña por la misma plata” cuenta Cecilia trabajadora de la Cooperativa de Trabajo Alvear Ltda. “Yo estoy hace 12 años en la cooperativa. Trabajé en el Hospital Alvear y después me cambié al regional. La cooperativa también presta el servicio en el Hospital Alvear, pero allí tienen otro contrato. No hay atraso en el pago de salarios y cobran alrededor de $70.000 pesos.”

Quienes manipulan residuos patológicos, limpian las salas de internación y quirófanos, quienes garantizan la higiene necesaria para el funcionamiento de un Hospital donde se atienden los que no tienen Obra Social porque son informales o están desocupados, los que no pueden pagar una prepaga y los que la pagan y son derivados por las empresas que hacen de la salud un negocio, son los mas duramente golpeados por la precarización laboral y brutalidad de un sistema despiadado de explotación. La respuesta de la patronal a su reclamo, fue calificarlos de vagos, amenazar con desalojarlos y despedirlos.

“En enero se acordó un contrato nuevo y el acuerdo que nos dieron a nosotros es de $6000, o sea que cobramos $36.000 cuando según el contrato debiéramos estar cobrando $54.000. ¿Dónde está la plata? Se van echando la culpa unos a otros y en el medio nosotros” decía Cecilia y Joy complementaba con algunos datos “La Cooperativa recibe algo de $2.800.000 de Provincia por nosotros. Ahí nos dicen que el banco les saca alrededor de $1.000.000, $100.000 para otro, porque la Cooperativa tiene una deuda de $32.000.000 que dejo la administración anterior. Provincia deposita la plata y no se hacen cargo de que pasa”.

¿Porque tamaña diferencia de ingresos para personal que realiza la misma tarea para la misma cooperativa? “La única respuesta que tuvimos es que son dos contratos diferentes. La nueva comisión (de la cooperativa) que entró hace seis meses, se preocuparon solamente por el Alvear y nosotros seguimos cobrando $30.000 desde enero del año pasado. Hoy necesitas $110.000 para cubrir la canasta básica en Comodoro, imagínese lo que es. Nosotros no llegamos ni a ser pobres con lo que cobramos, no calificamos ni de indigentes” dice Joy.

Los “esenciales” en pandemia, que recibían aplausos y promesas de recomposición salarial, se demostraron descartables a los ojos del gobierno en plena pandemia y parecen continuar siéndolo en el marco del ajuste en curso. “Yo ingresé cobrando $18.000 en el 2020. No llegamos ni a un Plan Trabajar. Yo no sabía ni lo que es un protocolo cuando ingresé, me mandaron a la boca del lobo. Tres veces tuve COVID y sólo me dieron la licencia en la primera. La segunda vez, me hicieron volver a los cinco días porque había mucha gente infectada y yo no valía mucho, a otros sí que se queden en la casa, los de cooperativa teníamos que ir trabajar, sino no nos reconocían el día” contaba Joy a La Izquierda Diario.

Esta tarde circuló un Comunicado de Prensa de ATE Comodoro- que responde al oficialismo de la Verde Anusate capitaneada por Guillermo Quiroga- donde se anuncia un acuerdo de pase a planta del personal contratado de limpieza y aumento salarial. “ATE tiró un enlace diciendo que habíamos ganado, que estábamos en planta, y no hay nada de eso. Tenemos que esperar hasta el viernes para tener una respuesta” nos cuenta Cecilia que destaca el apoyo recibido por parte de la agrupación Primero de Mayo de ATE. Cecilia detalle al respecto “nos dijeron que podían pasar a planta pausadamente a algunos por mes, pero no a todos los 26, sino que va a ser paulatinamente. Queremos un papel firmado donde conste lo que están diciendo. Hasta el viernes continuaremos acampando en el hall del Hospital.”

Un detalle nada menor es que, como señala Cecilia “no tenemos gremio porque somos monotributistas, de lo que cobramos tenemos que sacar $4000 para pagar el monotributo”. “No sabemos en quien confiar, Coronado (ATE Quiroga) está desesperado por responder a la dirección del Hospital. Ya los sindicatos no defienden al trabajador lamentablemente” decía Joy dando cuenta de la situación de abandono que implica la brutal separación que las conducciones sindicales burocráticas avalan en las filas de la clase trabajadora entre las diversas formas de precarización y los trabajadores efectivos.

La desesperación de las autoridades del hospital por normalizar la situación se ha traducido en aprietes y una actitud denigrante hacia los y las trabajadoras. Cecilia envía una nota elevada el 27 de junio al director del Hospital, Eduardo Wasserman, de vacaciones desde este martes, por Virginia Alvarenga, directora Asociada de la Unidad de Apoyo, donde solicita la remoción de todo el personal de la cooperativa. Otra nota adjuntada es dirigida a Horacio Jones, jefe de Recurso Físico, solicitando “cambia (sic) a estas personas por otras con ganas de trabajar” y “no podemos seguir esperando que estas personas se dignen a cumplir con su trabajo”, acompañado de un listado del personal de limpieza.

“La carta la envían los jefes de Servicios Generales, Mario Henríquez, y la de Limpieza Claudia Galindo, que no tienen ningún derecho a esta falta de respeto de decir que no tenemos ganas de trabajar. El director del Hospital se fue de vacaciones cuando se armó este lío, porque también estaban los chicos de seguridad y los de pediatría reclamando” decía Joy que también contaba un poco de la historia y el entramado de turbios negocios que están detrás. “Esta cooperativa se creó en 2005, para absorber a los despedidos por YPF como personal de limpieza del Alvear. Después se amplió al Hospital Regional donde pasaron alrededor de 24, y el director pido personal para más sectores, y Susana Barrionuevo, que ya no está en la Cooperativa, le empieza a pasar personal al Regional pero no informa a Provincia y a esa gente le pagaban con el aumento que era para nosotros. Provincia mandaba plata para 24 personas y esa plata se repartía en 44 personas. Los sueldos del Alvear se dividían en dos en el Regional.”

“Hoy nos dijeron que teníamos que empezar a trabajar porque el hospital tenia que estar limpio sí o sí. Nos dijeron que iba a entrar otra cooperativa para reemplazarnos, entre hoy y mañana” dice Cecilia y Joy precisa “ahora nos enteramos que van a reemplazarnos por la Cooperativa Noble Igualdad”. El nombre de esta cooperativa parece contradecirse en lo carnera de su actitud.

La situación es dramática para los y las trabajadoras. “Tengo compañeras que son único sostén de familia. Una compañera llorando me decía no puedo comprarle toallitas a mi hija llorando. Otro lo desalojaron porque no puede pagar el alquiler y se tuvo que mudar con la mujer y la hijita a la casa de un amigo. Gracias a dios yo no tengo hijos, pero tengo compañeros que se cagan de hambre y sus hijos también se cagan de hambre ¿Cuánto sale una bolsa de pañales? Las criaturas no te esperan. Uno se toma un mate y ya está, pero a un nene no lo conformas con un té.” La crudeza del relato de Joy es parte de la convicción que transmite su voz. No se quiebra ni duda en lo que dice. La indignación ante esta brutalidad a la que son sometidos cientos y cientos de trabajadores y trabajadoras es parte de la convicción en lo justo de su pelea. “Con la plata que genera esta provincia yo no entiendo cómo está” concluye

Como parte de su pelea, este jueves realizarán una Olla Popular en a la puerta del Hospital Regional y están haciendo circular un petitorio por el pase a planta dirigido al gobernador Mariano Arcioni y al ministro de Salud Fabián Puratich, que adjuntamos invitando a expresar la solidaridad con esta lucha.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias