×
×
Red Internacional

Debate por la reducción de la jornada laboral. Con 6 horas 5 días a la semana se podría terminar la cesantía en la región minera de Antofagasta

El martes 23 de agosto, Boric presentó junto a sus indicaciones la propuesta de reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. Este proyecto de votarse concluiría gradualmente en cinco años, el primer año se reduciría la jornada a 44 horas, en tres años más a 42 horas, para así llegar al quinto año a las 40 horas. Esta fórmula de gradualidad responde a las exigencias del gran empresariado, quienes además exigen flexibilidad y responsabilidad. En momentos donde la inflación golpea los bolsillos de las familias trabajadoras, para enfrentar la crisis no sólo es necesaria la reducción de la jornada, sino también una repartición de las horas para que todos y todas puedan trabajar. Con los ritmos de producción en sectores de la gran minería y con las riquezas que se generan, no sólo se podría combatir realmente el desempleo, sino también que todas y todos puedan trabajar con sueldos acorde a la canasta familiar para apalear la crisis.

Sábado 27 de agosto | 03:20

Después de que el año 2017 surgieron muchas críticas del mundo empresarial respecto a la reducción de la jornada laboral a 40 horas, en ese entonces propuesta de Camila Vallejo(PC), hoy empresarios como Juan Sutil, presidente del gremio empresarial más grande del país, la Confederación de la Producción y el Comercio(CPC), sale celebrando y destacando la propuesta del gobierno de Boric afirmando que “Este anuncio, más que una promesa de campaña, es un compromiso de todos en Chile”.

Y cómo no van a celebrar los responsables del saqueo de estos últimos 30 años, que nunca han querido soltar nada, si el propio Boric hizo suya las críticas de hace cinco años atrás, presentando un proyecto a la altura y exigencias de los grandes empresarios del país y multinacionales, planteando que “se ha generado una transversalidad que me parece tremendamente destacable”, celebrando el manoseado tripartismo de los acuerdos desde el gobierno, la burocracia sindical de diferentes centrales y los empresarios, pero donde estos últimos son los que terminan imponiendo sus condiciones.

En ese mismo sentido el propio Boric con la preocupación típica de un gerente, planteó a los medios que la aplicación será “una aplicación gradual de la reducción de jornada, que permita a las empresas ajustar sus procesos productivos y absorber la reducción con el menor impacto posible”. Y claro, los grandes magnates del país eso es lo que exigían, el propio Sutil anteriormente desde la CPC con la venia de la CUT, la Central de Trabajadores de Chile(CTCH), la Unión Nacional de Trabajadores de Chile(UNTCH) y la Central Autónoma de Trabajadores(CAT), planteó que la aplicación de este proyecto debía ser con “gradualidad”, “adaptabilidad” y “flexibilidad” el proyecto, y bueno lo consiguió.

Si bien siempre es bueno para las familias trabajadoras tener un poco más de tiempo, quitarle un par de horas a los empresarios, esta gradualidad de la que hablar está planteando que la reducción a 40 horas semanales se conquistará finalmente de aquí a cinco años más, mientras tanto es probable que lo dicho por las lenguas venenosas de los empresario sea aprovechar ese tiempo para aplicar esa “adaptabilidad” y “flexibilidad”, que viniendo de los capitalistas nunca es bueno para las y los trabajadores, aún no se sabe si esto será sinónimo de mayor precarización en torno a contratos, mayores ritmos productivos para no perder ganancias, sobre todo cuando hay sectores de la burguesía por ejemplo en la minería que dicen que este proyecto aumenta en 2,5% los costos de producción.

Te podría interesar:Reducción jornada laboral. 40 horas: reducción a la medida de los empresarios

Además, desde la patronales mineras, plantean que esta medida debe ir acompañada de “corresponsabilidad social” en el sentido de cómo adaptar a los turnos excepcionales como se dan el rubro o lugares donde las operaciones son continuas durante las 24 horas todos los días del mes, buscar mecanismos de compensación de días, como por ejemplo, si las horas que no disminuirán en la industria minera, se pueda compensar con más días de vacaciones en términos proporcionales de las horas excedidas.

El rol de los dirigentes burocráticos de las centrales y la minería de Chile

El rol que han jugado los dirigentes de las centrales mencionadas más arriba, como también de la burocracia sindical de la minería como lo son la Coordinadora de Trabajadores de la Minería(CTMIN), compuesta por federaciones y confederaciones de la minería privada y estatal, de trabajadores de planta y subcontratistas, ha sido de total subordinación a los intereses de los empresarios, no por nada después de mesas de diálogos, negociaciones tripartitas, o en el Consejo Superior Laboral, donde la dirección de dicho organismo la comparte los “representantes” de las y los trabajadores, de los empresarios y el gobierno, el propio Diario Financiero plantea que los dirigentes empresariales dieron su “beneplácito”, es decir permiso, a las indicaciones del gobierno.

Aplausos hacen tipos como Sutil, o como Joaquín Villarino, el presidente ejecutivo del Consejo Minero-CM(gremio de las 10 mineras de la Gran Minería de Chile), de que el gobierno de Boric ha tomado las propuestas discutidas y dialogadas entre el mundo empresarial y los trabajadores, mejor dicho la burocracia sindical, que se sepa no han habido asambleas donde las bases de las y los trabajadores puedan imponer ni deliberar sus propios intereses.

Las grandes burocracias sindicales, se siguen comportando como “ministros” extra de este gobierno, a la seguidilla de Boric y los empresarios, a la seguidilla de los mismos que no han tenido ningún interés y no lo tendrán, de plantear medidas para que la carestía de la vida y los altos niveles de la inflación sigan golpeando los bolsillos de las familias obreras y populares.

Si los empresarios celebran y tienen el respaldo de las centrales, federaciones y confederaciones sindicales, no podemos confundirnos de que esta reducción puede venir con golpes a través de letras chicas o la famosa adaptabilidad productiva flexibilizando el trabajo de millones para que los empresarios no pierdan sus jugosas ganancias.

Te podría interesar:Una burla. CUT celebra su 34 ° aniversario con la patronal, con discurso de Juan Sutil

El proyecto de 40 horas en la minería y la carestía de la vida ¿por qué pelear por la reducción de la jornada laboral 6 horas al día y 5 días a la semana?

En los empresarios de la minería, el proyecto tuvo una buena acogida, como planteó el presidente de la SONAMI, Diego Hernández “Nosotros teníamos un problema con las 40 horas por la jornada continua que son de 42 horas(...)se llegó a un buen acuerdo con los sindicatos, el gobierno y las empresas para hacer esta bolsa de horas que finalmente va a significar, en el caso de faena continua en la minería, 8 días y medio de vacaciones adicionales o tiempo libre adicional”.

En ese mismo sentido, Joaquín Villarino del CM, que en el mundo de la industria minera que tiene sus excepciones por las jornadas continuas de trabajo con turnos rotativos de 12 horas, hay que buscar que el proyecto no toque “la continuidad operacional, sin afectar la productividad del sector(..)ue los trabajadores que desarrollen sus labores en jornadas excepcionales rotativas se les compensará lo trabajado sobre las 40 horas semanales por su equivalente en días adicionales de vacaciones”.

Respecto a lo anterior, primero Villarino dice lo mismo que Sutil, hablan de flexibilidad pero no dicen de qué tipo, aunque de estos tipos nada se puede esperar favorable a nosotros. Segundo, es tanta la ambición y sed de ganancias de los capitalistas, que por ejemplo como plantea el presidente del CM, prefieren dar más días de vacaciones y que es una propuesta atractiva para quienes trabajamos bajo el sistema de turno excepcional, uno no está contra tener más días de descanso, pero nada dicen de que más trabajadores y trabajadoras que actualmente se encuentran cesantes puedan ocupar más plazas de trabajo, sobre todo hoy cuando la crisis económica y la inflación está arrojando a la pobreza a tantas familias.

Si se plantea la pelea por el verdadero interés de la clase trabajadora y los sectores populares, como por ejemplo la batalla de reducir la jornada laboral de 6 horas y 5 días a la semana, para que todas y todos puedan trabajar, como lo planteamos quienes somos parte del Partido de Trabajadores Revolucionarios(PTR), sólo con el sector ligado a la minería en la región de Antofagasta, se podría terminar con el desempleo regional y gran parte del desempleo nacional.

Es una cuestión de matemáticas nada más, si tomamos la fuerza laboral minera de la segunda región, ésta actualmente agrupa a 200 mil trabajadores, si la jornada se redujera a 6 horas y repartir las horas de trabajo de la minería, esta fuerza se duplicaría, y llegando a las y los 400 mil trabajadores, se podría termina 8 veces con la cesantía regional, que según los últimos datos del INE llega a 24.635 personas, y terminar casi tres veces con el empleo informal y precario, el que actualmente en la región supera las 78 mil personas, es decir con una reducción como la que proponemos terminaríamos con la informalidad y la cesantía regional.

Si lo pensamos en la lógica nacional, sólo con la minería de la región de Antofagasta, se podría terminar con un tercio del desempleo en el país.

Es más, con los recursos saqueados y ganancias que han tenido las grandes mineras privadas, no es utópico pensar que todas y todos puedan trabajar sin rebaja del sueldo, partiendo desde los $650 mil pesos por sobre la línea de la pobreza como sueldo mínimo.

Los recursos existen: hay que luchar por ponerlos al servicio de las grandes mayorías

Y los números dan la razón, si tomamos que sólo durante el año 2021 lo que plantearon los economistas Sturla y López, utilizando la metodología e información del Banco Mundial, y como se publicó en la página “Resumen Latinoamericano” en abril de este año, los recursos existen. Según este estudio el año pasado, tomando la “renta regalada” más la “ganancia total” de las grandes mineras privadas fue de US$35 mil millones, lo que equivale según el mismo informe “al 50% del presupuesto del Estado de Chile en todos sus ministerios en 2021. Equivalentes a 580 mil casas con valor de 50 millones de pesos. Equivalentes a 14 líneas de metro del tipo línea 7 de la Región Metropolitana. Equivalentes a 140 hospitales de la red pública (del tamaño de El Salvador)”. Y recordar que según este mismo estudio, entre los años 2007 y 2017, el Estado de Chile regaló a las grandes mineras privadas que tienen el 71% de la producción del cobre un total de US$120 mil millones.

Los recursos existen para que trabajemos todos y trabajemos menos, incluso con salarios por sobre la línea de la pobreza, para conquistar un tiempo verdaderamente libre, no sólo para las familias, sino para el ocio y desatar el potencial del conjunto de las y los trabajadores en diferentes materias, esto sólo pensando la gran industria minera sin contar los otros sectores que tienen grandes ganancias como las forestales, los puertos, los ferrocarriles, entre otras.

Por lo que la pelea y la conquista de una jornada de trabajo de 6 horas, 5 días a la semana y sin reducción del salario, no es un sueño, es posible hacerlo real, y para ello necesitamos organizarnos, levantar una corriente revolucionaria que no tema tocar las ganancias de los capitalistas, en todos los lugares de trabajo y estudio, un alternativa de los trabajadores, trabajadoras, la juventud precarizada, las mujeres y el pueblo pobre, que se plantee la pelea seria por conquistar realmente una vida libre de explotación y opresión.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias