×
×
Red Internacional

OPINIÓN. Contagios por covid-19 aumentan en Antofagasta: movilidad de trabajadores a faenas mineras es una de las principales causas

Entre mediados de noviembre y mediados de diciembre los contagios por covid-19 aumentaron un 80% en la ciudad de Antofagasta, según el informe epidemiológico Nº 76 del Ministerio de Salud. Una de las razones importantes sería el continuo funcionamiento de la producción minera, y también portuaria, que se ha mantenido en estos meses de crisis sanitaria, llenando los bolsillos de los grandes empresarios nacionales y extranjeros, mientras en la región aumenta el desempleo y la pobreza.

Domingo 20 de diciembre de 2020 | 01:38

El 15 de diciembre, en distintos medios regionales, se dieron a conocer los resultados del informe epidemiológico N°76 del Ministerio de Salud, donde se informaba de un aumento del 80% de los contagios por covid-19 en la ciudad de Antofagasta en ese último mes. Ya en la quincena de diciembre los casos activos habían aumentado un 34% y un 69% en la capital minera.

Una de las razones más importantes que explican este aumento en los contagios de covid-19 es la movilidad de trabajadoras y trabajadores a faenas mineras y portuarios de la región, donde además del traslado intraregional, hay que considerar a quienes vienen de otras regiones, por ejemplo, de Biobío y Ñuble, zonas que actualmente tienen un alto índice de transmisión del virus.

Incluso el mismo jefe del Departamento de Salud Pública de la Seremi de Salud afirmó que el escenario actual es similar al mes de abril cuando se dieron diversos brotes de contagio en empresas mineras y portuarias, como Codelco donde hubo más de 3.000 contagiados, Escondida, entre otras faenas que mantuvieron la producción pese al riesgo en la salud de las y los trabajadores.

Los casos se acercan a los 30 diarios en promedio y otro foco que preocupa es el aumento del trabajo informal, expresado en cientos de personas que venden distintos productos en las calles, como única forma para llevar sustento a sus hogares en un contexto donde el desempleo llega al 12,2% en la región.

Es decir, tenemos, por un lado, a las faenas mineras y portuarias que no cesan de producir, que en casos como Escondida ya en julio de este año se anunciaba un aumento de la producción en 8,2% a marzo 2020, y un aumento del 4% en su producción durante el periodo julio 2019 – junio 2020, mientras son las y los trabajadores los que arriesgan su salud, para que los grandes empresarios de este sector se enriquezcan; y, tenemos por otro lado a miles de personas que en la región dependen del trabajo ambulante en las calles debido a la falta de empleo y la precarización que se ha agudizado en este año de pandemia.

Antes y ahora queda de manifiesto que el mantenimiento de la producción minera- que no es un sector esencial para las necesidades de la población- es un factor crucial en el despegue de los casos de contagios de covid-19, y que las consecuencias de esta situación han sido pagadas por las y los trabajadores. En julio de este año, solo en Antofagasta entre el 30% y el 40% de los contagios correspondían a trabajadores mineros, ya sean de empresas privadas o estatales, y fue durante ese periodo que la exigencia de paro del sector minero ante la crisis sanitaria se hizo sentir en sectores de trabajadores, sindicatos, e incluso parlamentarios de "oposición" tuvieron que presentar un proyecto de ley que proponía la "suspensión parcial" de faenas mineras.

Te puede interesar: Ante la emergencia sanitaria, los despidos y el hambre: ¡Paro regional! ¡Que la crisis la paguen los capitalistas y las grandes mineras!

El cese de la producción minera nunca sucedió y hoy en día nuevamente es la población, las y los trabajadores y sus familias quienes viven las consecuencias, mientras grupos económicos como BHP, Luksic, sacan provecho con sus utilidades. Ya en la quincena de diciembre se informaba que el cobre alcanzaba los US$ 3,5484 la libra, un precio que no se veía desde febrero de 2013.

Contradictoriamente, el aumento de la producción minera y de las riquezas no se refleja en una mejoría en la calidad de vida de la población de la región, ni mucho menos del pueblo trabajador y sectores populares a nivel nacional. Al contrario, durante este año la cantidad de campamentos en el país y, especialmente, en Antofagasta ha aumentado y solo en la región son más de 7.500 familias las que viven en esta situación, que se ha generado producto de la crisis sanitaria y el aumento del desempleo.

El aumento de los contagios de covid-19 en la región grafica de manera cruda cómo mientras las grandes empresas y trasnacionales saquean los recursos naturales y se llevan las ganancias de la producción, es el pueblo trabajador, las poblaciones, la juventud precaria, la que paga las consecuencias al enfermarse, por un lado, y, por otro, al padecer la precariedad en las condiciones de vida, la falta de empleo, la crisis en la salud pública. ¿Qué pasaría si todos esos recursos se nacionalizaran y pusieran bajo control de trabajadores/as, profesionales y comunidades, para que así realmente esas riquezas se utilicen para responder a las necesidades de las grandes mayorías en Antofagasta, y en todo Chile? De conocimiento público es que con todas las ganancias que solo se lleva la minería privada en una década se podría costear salud, educación y pensiones gratuitas para toda la población nacional. ¿Y si mejor se invierten las prioridades?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias