Política Chile

#NoADominga

Crisis climática y el empresariado en Chile: ¿Qué tenemos que decir frente a la aprobación del megaproyecto Dominga?

Crisis climática y el empresariado en Chile: ¿Qué tenemos que decir frente a la aprobación del megaproyecto Dominga?

Octavia Hernandez

Estudiante de Pedagogía en Historia y Geografía Ex-Pedagógico.

Lunes 16 de agosto

Diverso descontento se ha manifestado por las redes sociales y algunas convocatorias aún dispersas respecto a la aprobación el día Miércoles pasado del megaproyecto minero de Dominga, que contempla un megapuerto en el archipiélago de Humboldt, sector importantísimo respecto a la flora y la fauna natural que allí habita, que se verá irremediablemente devastada producto de este proyecto empresarial.

¿Quienes tomaron la decisión de aprobar este megaproyecto?

La Comisión de Evaluación Ambiental, aprobó la construcción de dos minas a cielo abierto y un megapuerto en medio del Archipiélago de Humboldt, un conjunto de ocho islas e islotes que resguardan uno de los ecosistemas más ricos del mundo, reconocido por el mundo científico nacional e internacional.

La Comisión de Evaluación Ambiental (COEVA) de Coquimbo aprobó ayer, con 11 votos a favor y 1 en contra, el proyecto minero-portuario Dominga, de la minera Andes Iron, de capitales privados ligados a la familia Delano Mendez, los hijos de Carlos Alberto "Choclo" Délano Abbott , además de que es uno de los hombres más cercano a Piñera.

El voto en contra fue del delegado presidencial Pablo Herman, tratando de alejar de esta votación a Piñera, pero se trató de una maniobra porque ya todos los votos a favor de este proyecto estaban asegurados.

Es que el proyecto sería un golpe de muerte a uno de los santuarios de la naturaleza en Chile, que alberga una biodiversidad irremplazable, de los pocos lugares que todavía otros proyectos mineros y portuarios han acabado.
Desde la derecha por supuesto salieron a defender la votación, el diputado de Renovación Nacional de la región Francisco Eguiguren consideró que "ellos lo que hicieron fue respaldar ese informe (ambiental). Salvo el delegado presidencial, que se pronunció personalmente, el resto lo hizo técnicamente".

Uno de los representantes (Juan Fuenzalida) del otro partido de la derecha: la UDI, de hecho fue más lejos: "acá no se puede depender de lo que digan las ’barras bravas’ a través de las redes sociales o lo que digan los manifestantes quemando neumáticos y generando protestas en las calles". "Acá las instituciones se tienen que respetar", enfatizó el militante del partido golpista.

Es urgente dar una respuesta a la crisis ambiental, y no caer en los chantajes que ponen la idea de “progreso y trabajo” por sobre la destrucción del medio ambiente, solamente un sistema económico, donde la producción esté al servicio de las necesidades socioambientales, donde la economía se pueda planificar en base a los intereses del conjunto, es posible terminar con esta destrucción desenfrenada del planeta y dar una respuesta seria al problema del cambio climático. Pero también es necesario levantar la denuncia a organismos como la COEVA, que son completamente serviles a las grandes fortunas y los intereses de las y los empresarios chilenos e internacionales, es sólo cosa de pensar en su conformación por medio de SEREMIS y delegados regionales que son cargos de carácter político administrativo que son designados desde el propio gobierno siendo la figura presidencial quien decide a su conveniencia quienes serán los que conformen estos organismos.

Una tarea necesaria es que los habitantes y trabajadores puedan elaborar e imponer sus propios proyectos, levantando comités de trabajadores, comunidades locales y expertos ambientales que puedan ser elegidos democráticamente para así tomar las decisiones que sean en pos del medioambiente y las comunidades, que logre combatir el desempleo pero en forma armónica con la naturaleza y sin el objetivo de enriquecer infinitamente a los mismos empresarios de siempre que saquean y contaminan el planeta.

Por lo último existen un par de ejemplos de carácter internacional del cual se comentará más adelante, estos ejemplos muestran la potencia de la clase trabajadora como sujeto que verdaderamente puede contribuir de raíz a combatir el cambio climático

Ideología de la individualidad versus la devastación capitalista

Días después que la ONU alertó sobre “un código rojo para la humanidad” en el marco del cambio climático, además de la mayor sequía que hoy afecta a la zona central de nuestro país; la comisión de Evaluación Ambiental aprueba la construcción de un megapuerto a tan solo kilómetros del archipiélago de Humboldt, donde se reserva la más grande cantidad de pingüinos de Humboldt y diversas especies animales y naturales endémicas del sector. Sin duda, un escándalo.

Frente a esta alerta” que emitió la ONU hace unos días. han surgido diversas sensibilidades y discusiones en torno al cambio climático, la ideología de la culpa individual ha rondado las últimas semanas, debido a los grandes incendios que existen en el hemisferio norte del planeta producto de las altas temperaturas o las sequías prolongadas, pero cada vez son más quienes cuestionan esta idea, es que se puede refutar con datos objetivos, de que el problema no es la “humanidad” en general sino que de la devastación capitalista.

Durante los momentos más críticos y restringidos de la pandemia, a principios del año 2020, cuando la humanidad tuvo que cumplir cuarentenas estrictas y obligatorias, dejando de utilizar incluso transporte público, las emisiones de gases de invernadero disminuyeron solo un 7%, debido a que las industrias agrícolas, ganaderas, forestales y del petroleo (refinerías) son las más contaminantes del planeta. A su vez son dos potencias mundiales quienes aportan cerca de un 48% del CO2 contaminante, estas son China y Estados Unidos, pero no necesariamente por culpa de su población, sino que es debido a las grandes empresas y multinacionales que operan en dichos países.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.com/Crisis-climatica-quienes-pueden-salvar-el-planeta
¿Qué podemos hacer?

Existen ejemplos internacionales que han sido poco amplificados, para el conocimiento de miles, que somos quienes estamos en contra de la contaminación empresarial y el saqueo del medioambiente amparando sus multimillonarias ganancias.

Uno de estos ejemplos se dio en Francia durante el año 2020, cuando la multinacional imperialista Total dedicada a la refinería del petróleo, amparándose en un discurso ambiental, presentó un plan de "transición energética", avanzando a una reconversión energética que implicaba despedir a 700 trabajadores dejando a estas familias en la calle. Los trabajadores respondieron con una huelga, con bloqueo de la refinería, contaron con el apoyo de organizaciones ecologistas que los ayudaron a dilucidar y demostrar que el verdadero plan de la multinacional imperialista era trasladar sus operaciones a África, donde los procesos gubernamentales son más laxos, flexibles y baratos para seguir operando y contaminando el medioambiente.

Esta alianza con organizaciones ecologistas, le dio fuerzas a los trabajadores y amplificó la denuncia antiimperialista contra la empresa Total, y sus intenciones en países de África, Asia y América Latina,que además amparándose en una falsa transición ecológica buscó atacar a los trabajadores franceses. Esto a su vez demostró quienes son los verdaderos interesados en parar el calentamiento global y quienes son los que en alianza con sectores medioambientales pueden ayudar a amplificar la denuncia y plantearse un horizonte diferente al que hoy ofrece el capitalismo.

Otro ejemplo lo dieron los obreros del astillero Harland & Wolf en Irlanda, que en el año 2019 tomaron las instalaciones contra el cierre y el desmantelamiento de la empresa y exigieron su nacionalización y reconversión para la producción con energías renovables. Estas pequeñas muestras de alianzas entre las y los trabajadores, la juventud y sectores ecologistas, es una muestra de la unidad necesaria para enfrentar a la megaminería, el saqueo de recursos como el agua en Chile, la precariedad de la vida etc, es una muestra del camino necesario para avanzar hacia una nueva sociedad.

Un objetivo así es posible alcanzarlo, pero requiere expropiar a los expropiadores, es decir terminar con esta sociedad de explotación y que sea el pueblo trabajador los protagonistas de su propio destino.






Temas relacionados

Contaminación ambiental   /   Ecología y medioambiente Suplemento   /   Política Chile   /   Empresarios   /   Contaminación   /   Megaminería

Comentarios

DEJAR COMENTARIO