×
×
Red Internacional

IMPUESTO A GRANDES FORTUNAS. ¿Cuáles son los múltiples límites del impuesto a los “súper ricos” aprobado en la Comisión de la Cámara de Diputados?

Con un desempleo arriba del 10%, una tasa de trabajo informal por sobre el 26% y medidas restrictivas que aumentan la inestabilidad laboral para cientos de miles mientras se reducen las ofertas de empleo al menos un 25%, se aprueba en general idea de legislar impuesto a los más ricos. El 2,5% de impuesto extraordinario que se plantea exigir por única vez es total e hipócritamente insuficiente. ¿Por qué?

Sábado 3 de abril de 2021 | 07:50

Durante este jueves 1 de abril, se aprobó en la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento de la Cámara de Diputados, la idea de legislar el llamado impuesto a los “súper ricos”, con 7 votos a favor, 5 en contra y una abstención. Sin embargo, ya se anunció que desde el Ejecutivo se pedirá la intervención del Tribunal Constitucional para echar a andar por milésima vez las trabas de la constitución y el régimen heredado de la dictadura.

Pero consideremos por un momento que el Tribunal Constitucional (TC) no fuese suficiente para frenar el proyecto. El proyecto que avanzó tan solo un peldaño, considera que se aplique, por una única vez, un impuesto a las personas naturales que “detenten” un patrimonio de mínimo US$22 millones, equivalente al 2,5%. Además de pasar los trámites en las cámaras del parlamento, obviando el TC, como consideramos anteriormente.

Si consideramos que efectivamente pasa todas las etapas parlamentarias y logra superar las trabas del TC, el impuesto es aplicado sólo a personas naturales, es decir, se excluyen las personas jurídicas. En palabras más simples, sería un impuesto de un mísero 2,5% a personas y no a empresas, las grandes mineras y fortunas no individualizadas.

En segundo lugar, los patrimonios que se “detentan”, en el caso de los “súper ricos”, en múltiples casos no se condicen con la realidad, porque hay patrimonios que no se declaran. Sin ir más lejos, el mismo presidente, interesado en enviar el proyecto ya limitado al Tribunal Constitucional, ha sido parte de escándalos que muestran excelentes ejemplos para ocultar patrimonios, como el uso de las empresas zombies para evadir impuestos o enviar fortunas a paraísos fiscales. Después de todo, un gran capitalista nunca llega a ser un “súper rico” sin mancharse las manos y faltar a las reglas que hipócritamente buscan imponer también.

¿Qué pasa entonces con las grandes empresas? Ciertamente los patrimonios individuales no son igualables a los de las grandes empresas. Los “súper ricos” no se vuelven así de ricos por ganarse la lotería, lo hacen por dirigir grandes empresas, y a costa del trabajo de un gran ejército obrero generalmente mal pagado y destruyendo a destajo el medio ambiente.

Ese mísero 2,5%, que es inigualable a las fortunas que se han hecho las grandes empresas mediante el histórico saqueo de los recursos naturales y la fuerza de trabajo de la clase trabajadora, no basta para resolver los problemas que aquejan a la gran mayoría de la población. Debemos conquistar un impuesto a estas grandes fortunas, a las grandes mineras y empresas, a los bancos. Aunque tuvieran que verse obligados a entregar un 20% de su riqueza no bastaría para recuperar todo lo que han robado, y aún así sería suficiente al menos para levantar un plan de emergencia.

¿Por qué tenemos que vivir con los 10% de nuestros ahorros cuando podríamos solucionar gran parte de la emergencia actual con un 10% de impuestos extraordinarios a las grandes empresas, mineras y bancos? ¿Por qué deberíamos limitarnos a un 2,5% de impuesto a las riquezas declaradas de estos “súper ricos” si su mezquindad ha sido la que nos ha llevado a la profundidad actual de la crisis? ¿Por qué habríamos de suplicar por una miseria de impuestos si tan solo un 25% de las grandes fortunas paga impuestos por ganancias?Nos hacen pagar día a día 19% hasta por comprar un libro ¿Y le vamos a pedir un 2,5% a los más grandes evasores de impuestos?

Ésta es nuestra alternativa, la alternativa de lo necesario. ¡Vamos por un 20% de impuesto a las grandes fortunas, bancos y mineras! ¡Vamos por costear con ello un ingreso universal de emergencia para desempleados, trabajadores informales y dueñas de casa de $550.000! ¡Vamos por asegurar con ello también ingresos a las y los trabajadores suspendidos y a quienes no puedan trabajar por las condiciones de las cuarentenas! Vamos por la política de lo necesario, porque para la política de “cartón”, de las mínimas súplicas a los capitalistas, para eso está la actual “oposición” y los partidos de los 30 años.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias