×
×
Red Internacional

A un año del decreto que implementa el cupo laboral trans en el Sector Público Nacional hay más de 5 mil personas anotadas en el registro para acceder a un puesto y solo 12 organismos de 135 cumplen el piso mínimo. Los datos surgen de una solicitud de información pública realizada por La Izquierda Diario.

Pablo Herón@PhabloHeron

Martes 26 de octubre | Edición del día
Foto: Agencia Presentes/Ariel Gutraich

El 4 de septiembre de 2020 Alberto Fernández decretó la aplicación de un cupo laboral, que estableció que el 1 % de los cargos del Sector Público Nacional debe estar ocupado por personas trans y travestis. Ir a una entrevista laboral y que las discriminen, las maltraten o no las vuelvan a llamar es moneda corriente. Por eso es un reclamo muy sentido, el activismo lo viene sosteniendo hace años.

Con la pandemia y la crisis económica se volvió más urgente aún. Los crecientes índices de pobreza e indigencia dan cuenta del hambre y la precarización que están sufriendo amplios sectores de la sociedad. Una realidad que impacta en mayor escala para las personas trans y travestis, que llegaron a sufrir violentos desalojos por parte de la policía.

Te puede interesar: Ser travesti en Guernica: "Peleamos por un pedazo de tierra"

A un año de haberse decretado a nivel nacional, su aplicación es muy inferior al porcentaje mínimo que fue ratificado por el Congreso cuando lo transformó en ley el pasado junio, pleno mes del orgullo. Según datos oficiales a los que tuvo acceso La Izquierda Diario a través de una Pedido de Acceso a la Información Pública: “al 7 de octubre de 2021 se contabilizaron doscientas treinta y cinco (235) travestis y trans trabajando en el Sector Público Nacional”.

Foto: Rafael Mario Quinteros

Allí también se detalla que “de acuerdo con la Base Integrada de Información de Empleo Público y Salarios (BIEP) en el Sector Público Nacional (SPN) de enero de 2021 la cantidad total de puestos de personal civil en el Sector Público Nacional es doscientos cincuenta y dos mil ciento tres (252.103)”. Número que desde ya no contempla a quienes están contratados bajo modalidades precarizadas como el monotributo.

Según esta información deberían haberse creado 2.521 puestos repartidos entre las distintas dependencias estatales. Lo más alarmante es que hasta el momento la cantidad de personas inscriptas para acceder a este derecho duplica el cupo mínimo establecido: son 5.085. El “Registro de Anotación Voluntaria de personas travestis, transexuales y/o transgénero” que se encuentra abierto desde principio de año. Solo 1 de cada 22 personas postuladas accedieron a un cargo. La dificultad para llegar a fin de mes o garantizarse un techo ponen en el centro la necesidad de una fuente laboral.

Te puede interesar: ¿Qué pasa con la implementación del cupo laboral trans?

Sobre el estado de implementación desde el Gobierno afirman que de los 135 organismos relevados sólo 12 cumplen el piso mínimo. En el Ministerio de Economía de un total de 2.460 puestos 1 está ocupado por una persona travesti-trans: 0,04 %. Situación similar sucede en el CONICET donde la relación es de 13.989 puestos a 3: 0,02 %. Hasta el momento hay 42 dependencias que realizaron 135 solicitudes de perfiles al Registro, y que en consecuencia enviaron 420 perfiles laborales. A su vez, aclaran que “la utilización del Registro para la contratación de las personas es de carácter opcional para los organismos”.

Los retrasos, la aplicación parcial y trabas para acceder a este derecho tienen antecedentes en los cupos conquistados a nivel provincial y municipal en todo el país. Por poner un ejemplo, en la provincia de Buenos Aires la ley impulsada por la activista pionera Diana Sacayán fue aprobada en septiembre de 2015. A mayo de este año habían ingresado a trabajar en la administración pública y en los municipios 176 personas travestis y trans, cuando el cupo mínimo de 1 % en la planta provincial equivale a 1790 personas.

Te puede interesar: Trabajo, reforma laboral y desocupación, ¿cuál es la salida?

El acceso al trabajo, y en qué condiciones, es uno de los principales temas de la agenda política bajo el fuego cruzado de la campaña electoral. “Si a los desocupados se suman los ocupados demandantes de empleo (17 %), las personas con problemas de empleo aumenta al 26,6 % de la población” muestra el informe sobre Trabajo, reforma laboral y desocupación elaborado por Izquierda Diario. A eso se le suma que el 70,3 % de jóvenes trabaja de manera precarizada.

Detrás de las puestas en escena del Gobierno y el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, que de cada medida tomada realizan múltiples anuncios y comunicaciones oficiales, hay miles de postuladas y postulados que aspiran a encarar sus vidas desde otro lugar, que no sea en los absolutos márgenes de la sociedad. Por eso urge la implementación efectiva del cupo laboral.

Te puede interesar: Dónde está Tehuel: el barbijo de Myriam Bregman en la previa del debate




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias