×
×
Red Internacional

Entrevista / Música. Dany Jiménez: “En un tiempo muy cercano uno se va a transformar en su propio medio”

Diversificado en varios formatos en Vorterix, el divulgador de cultura musical dirige unos novedosos tours de rock por el AMBA y nos cuenta su experiencia con los Funky Torinos.

Juan Ignacio Provéndola@juaniprovendola

Lunes 8 de agosto | Edición del día
Dany Jiménez ante un micrófono pero en este caso para desplegar su música. Foto: KVK.

La primera voz que se oyó en el aire de Vorterix aquel inaugural 1º de enero de 2012 fue la de Dany Jiménez. Diez años y medio después, el periodista y músico deja su habitual tira diaria de tres horas (primero “Delicias de un charlatán”, luego “Charlatown”) para diversificarse en otras tareas dentro de la plataforma: protagoniza columnas en otros programas, hace sus propios podcasts y también asume la dirección musical de la emisora, además de conducir el envío diario “Newsterix”.

Formado en radios independientes del oeste del conurbano, Dany Jiménez fue buscando su propia identidad en San Justo, desde donde aún hoy viaja todos los días hacia Colegiales para seguir experimentando diversos formatos. Una vieja escuela que no reniega de los nuevos tiempos. “Creo que hay un como recelo del ‘fundamentalismo’ de la radio a diferentes proyectos que ya suman imagen. En teoría, la imagen rompe todo concepto de radio. Lo cual está bien: Vorterix es una plataforma que toma cosas de la radio, pero que va mutando directamente hacia otro lugar”.

“Las plataformas van expandiéndose cada vez más, y hoy quizás, una voz sola ya resulte insuficiente. Hay que ver hasta dónde los medios tradicionales seguirán sosteniendo esa estructura cuando el público vaya creciendo y se enganche a un estímulo audiovisual. Si miramos hacia adelante, me parece que en un tiempo muy cercano uno se va a transformar en su propio medio”.

Dany Jiménez, una de las voces actuales de la radio.
Dany Jiménez, una de las voces actuales de la radio.

En ese sentido, Dany logró generar una forma propia como divulgador de la cultura musical que le permite incluso exceder a la radio en sí. Ejemplo de esto son sus innumerables cursos online vía Somos Fanaticus, aprovechando el crecimiento que la virtualidad ya venía experimentando y la pandemia aceleró. Pero al otro lado de las restricciones cuarenténicas, cuando poco a poco se retomaron los viejos hábitos presenciales, Jiménez propuso algo que había descubierto en Inglaterra en el 2000 y que acá todavía no se explotaba. “Una idea alucinante que en Argentina quizás se aplica en tours de arquitectura, de fotografía, pero llamativamente no en la música”, dice. “Afuera lo ven de otra forma, lo valoran como un patrimonio cultural, pero acá no hay ni placas, lo dejamos pasar y ni nos damos cuenta. Son recorridos que, a mí personalmente, me emocionan, me movilizan”.

Se refiere a los Rock Tours que inició en diciembre pasado en el eje Hurlingham-Palomar, recorriendo lugares vinculados a la historia de Sumo, Las Pelotas, Divididos, Los Piojos, Arco Iris, MAM y Caballeros de la Quema, entre otros, luego continuó en abril por San Telmo y el Microcentro (Cemento, Palladium, el Parakultural, Arpegios, La Trastienda, los estudios ION, el Luna Park) y en junio sumó la ruta Abasto-Once (Halley, La Cueva, La Perla, el Einstein, el teatro Apolo). El próximo será el domingo 14 de agosto por Palermo, el Bajo Belgrano y Núñez, “zonas más spinettianas y ceratianas”, anticipa.

De la anguila al Torino

Free Anguila no es una banda que se armó. Simplemente fue apareciendo, hasta que en 2017 se constituyó como tal. Funk, soul y negritud: tres elementos que también se imbrican entre los gustos musicales de Dany, la voz cantante de un combo que la pandemia desaceleró. “Hasta febrero de 2020 veníamos muy bien, habíamos metido más de cincuenta shows en dos años, un montón para una banda under”.

“Creo que el concepto de under cambió mucho en el tiempo”, aclara Dany Jiménez. “En los ’80 y ’90 creo que el under era la nada, tocar para veinte personas, y después estaba el todo, Obras. Pero a partir del 2005 y 2006 me parece que eso empezó a cambiar: una banda como la nuestra, que lleva cincuenta u ochenta personas, tiene muchas más alternativas para tocar”.

Mientras la Anguila entraba en hibernación, Dany recibe una sorpresiva invitación para cantar tres o cuatro canciones en un show. “Pero en el medio la lista se fue acortando, y además aparecieron presentaciones en otros lados. Entonces me toca hacerme cargo de unos diez o doce temas”. Los Funky Torinos se estaban rearmando para una caravana de celebración a la obra de Willy Crook y Jiménez se convertía en una de las voces centrales.

“Siempre fui fan de ellos, tal es así que en los 90s armé una banda inspirada en Big bombo mamma, el primer disco de Willy. Y, de repente, poder tirar paredes con Fernando Lupano, Patán Vidal, Valentino o Timothy Cid, que son los mismos Funky Torinos que yo veía en el Imaginario Cultural allá por el ’97, me mueve muchos recuerdos”.

“Antes de ensayar con los Funky Torinos tuve mi propio ensayo, en casa, yo solo frente a las canciones. Y también a sus letras. Reemplazar a Willy es imposible; imitarlo, ridículo: no solo tenés que replicar una voz, sino también un aura, un espíritu, una forma. Además, tenía unos fraseos muy de él”, reconoce. “Lo más importante es sostener el buen gusto, la elegancia, la refinación. Grandes canciones que él además supo arropar con los músicos que lo rodearon siempre, una embajada del refinamiento increíble”.

“Lo que a mí me acerca a esas canciones es cierta oscuridad que Willy tenía, provenientes del rock y del funk. Humildemente, creo que los proyectos en los que estuve iban también por ese lado, entonces encontré ahí un punto de conexión para proyectar la voz y la interpretación”.

El repertorio de esta gira celebración de los Funky Torinos se concentra a los primeros cuatro discos de estudio de Crook: Big bombo mamma, FT, Eco (principalmente) y Fuego amigo. “La más difícil de interpretar para mí acaso sea ‘Wrong but strong’, un puñal al corazón que tiene la pesadez del rock y una coda muy épica”, reconoce. “Tiene letras que son muy sarcásticas y sagaces, habla del amor con una vuelta para que no sea meloso y juegos de palabras muy inteligentes que demostraban su sentido del humor, único”.

“Es cierto que el funk o el soul no son músicas de multitudes, salvo que las lleves hacia el pop”, reconoce. Aunque se rinde ante lo evidente: “Cuando terminas de ensayar una canción como ‘Kings’, o como ‘Lite’, o como ‘Back to Life’, decís: qué increíble que este tipo haya compuesto músicas tan maravillosas, y que quizás, por esa picardía del inglés, acá, en Argentina, hayan quedado para un grupo de fanáticos de culto que habremos llenado un teatro alguna vez”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias