×
×
Red Internacional

CRISIS DEL SALMÓN. Demandas cruzadas: cierre definitivo de las salmoneras o reincorporación de los trabajadores despedidos

Alrededor de 600 personas marcharon ayer en Puerto Montt entre estudiantes, cesantes de la industria del salmón, pescadores y dirigentes sociales. Las demandas se cruzan, de un lado está el cierre de la industria y, por otro, la reincorporación.

Jueves 5 de mayo de 2016 | 19:03

Las exigencias son variadas. Por una parte, los pescadores y comerciantes ven mermada su actividad económica por la crisis ambiental, producto de la contaminación de la flora y fauna marina. Lo que se produjo por los cientos de toneladas de salmones muertos eliminados en el mar por parte de las salmoneras.

El Gobierno, por su parte, como es de costumbre, responde con bonos. La "solución" ofrecida a los pescadores son 100 mil pesos. Estos, por supuesto, consideran que esta medida es una burla, ya que evidentemente con ese dinero no se puede sostener los gastos de una familia, que perdió su sustento por la irresponsabilidad de los empresarios. El Gobierno no supo poner atajo. Los pescadores y comerciantes exigen una verdadera ayuda para apalear esta crisis ambiental y el cierre de las salmoneras.

En la otra cara están las trabajadoras y trabajadores salmoneros despedidos, a los cuales el Gobierno no les ha brindado ninguna ayuda. Además, sin su fuente laboral les es difícil encontrar otro trabajo, ya que en su mayoría llevan una vida trabajando en la industria, y al ser miles los despedidos es aún más compleja la situación laboral.

El cierre de las salmoneras vendría respondiendo a una solución ambiental, pero también sería la pérdida laboral de más de 70 mil trabajadores de las regiones afectadas; por ello no sería una salida viable para una inmensa mayoría.

La solución económica y ambiental de esta crisis: la toma de la industria

No podemos mantenernos ajenos al problema económico ni al problema ambiental. Se hace imperante que el control de la producción esté en manos de las y los trabajadores de la industria del salmón que, al contrario del control capitalista, no se pondría en primer lugar la ganancia sobre el impacto ambiental y la vida de las personas. De este modo, se podría dar respuesta a los dos grandes problemas que mantienen a la región en crisis. Es decir, la unidad de trabajadores y pescadores artesanales es clave potenciarla, pues aquí los responsables son los empresarios y las autoridades que reciben sueldos millonarios y viven realmente en otra realidad.

El ejemplo de toma de fábricas no es algo nuevo. Basta con mirar la fábrica de cerámicas Zanon, en Neuquén, Argentina, que funciona desde el 2002 bajo control de sus trabajadores; esto como respuesta a la crisis del 2001 que vivió dicho país, y que desembocó en cierre de fábricas y en empresarios que dejaron en la calle a cientos de familias trabajadoras.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias