Mundo Obrero Chile

TRIBUNA ABIERTA

Desde la grúa: la precariedad, la inseguridad y la ausencia de las mutuales

Reproducimos la experiencia de un obrero de la construcción, su cotidianidad bajo las condiciones precarias de salud y seguridad a la que miles están expuestos bajo el capitalismo.

Lunes 16 de septiembre

Soy operador de grúa-torre, un obrero que trabaja en la precariedad de este sistema neoliberal, abusivo, que se refleja en las obras de construcción en Chile. Tengo horario de entrada pero no de salida. Ya entrando a funcionar la grúa-torre, desaparezco como trabajador, ahora soy uno con la máquina. Por supuesto ’el obrero tiene que estar dispuesto, con la mejor disposición’ eso es lo más importante para una obra en Chile: un operador sumiso que no se queje, que esté dispuesto a no tener horario definido de salida.

Este sistema neoliberal me empuja a vivir de las horas extras, así es fácil explotar a uno como trabajador, si no tienes la disponibilidad serás cambiado y traerá como consecuencia el despido, baja la remuneración y tu supervisor te anotará el día del conflicto por el solo hecho de no quedarte en horario de colación. No te subirá el sueldo, no, pues no tuviste disposición ¿Y el sindicato? Brilla por su ausencia, peor aún, apoya a la empresa. Teniendo claro todo eso, así parte mi día de operador.

Dependiendo de la obra en que esté trabajando, serán las condiciones de trabajo que ya siendo precaria en algunas partes, empeora en otras obras. Cuáles son estas condiciones precarias: estar desde las 8 de la mañana durante, un promedio, de 13 horas al día. En algunas, si no en la mayoría de las obras, se me obliga a comer en la cabina, sabiendo que al interior de la misma me toca orinar o defecar dentro de botellas, sin poder salir de aquella.

Entre comida y manipuladores (palancas) con bacterias, al tiempo se producen problemas digestivos y toca la ocasión que en medio de una emergencia digestiva, nuestras deposiciones van a un casco. Como me estoy todo el tiempo sentado, dependiendo del horario de la obra, eso me trae trastornos físico y mentales, por lo monótono y por el estrés de las condiciones de mi trabajo. Las condiciones de las cabinas dejan mucho que desear, pues estas no están hechas para que un operador pase más de 6 horas en ellas, ya que no entregan el confort básico para trabajar con una buena visualización, temperatura adecuada, asiento cómodo y manipuladores fáciles de accionar.

Las mutuales de seguridad son parte importante y cómplices de la precarización de nuestro trabajo, ya que sólo hace cumplir las normas de seguridad o entregar documento de aprobación para estar apto para trabajar, pues según ellos somos personas capaces de trabajar en estas condiciones. La salud de los trabajadores no les es importante, como tampoco lo son las condiciones laborales del puesto de trabajo de uno. como operador de grúa.

La Ley N° 16.744 establece que una enfermedad profesional es aquella causada de manera directa por el ejercicio de la profesión o del trabajo que realiza una persona y que le produzca incapacidad o muerte: o sea, no te atenderán si por ocasión del trabajo se van produciendo trastornos musculares, esqueléticos, digestivo, visuales, mentales, etc.

Para prevenir, los examen preocupacionales que le hacen al operador van detectando este tipo de trastornos, esos trastornos se deben atender de forma particular sin hacerse cargo las mutuales si estos se agravan, o si por ejemplo, si vas a la mutual por un problema de hernia cervical que es lo común que le suceda a un operador de grúa por la posición diaria que trabaja, estas no se hacen cargo de las enfermedades profesionales que se obtienen en este tipo de trabajo.

Finalmente, la enfermedades profesionales quedan a cargo del bolsillo de los mismo trabajadores, no de las mutuales, sea en el seguro público o privado. Por eso es importante que el trabajador sea parte de las leyes laborales, higiénicas y de seguridad, no a cargo solamente de las mutuales.

Como para finalizar y retomar la precarización de nuestra labor, incluso la discusión de las 40 horas no cambia mi bienestar ni mis condiciones para trabajar, la precarización será la misma: los mismos horarios de salida, las mismas condiciones precarias y esas 5 horas que ahora se reducirían solo se transformarán en otras 5 horas extras, y es todo.

Te puede interesar: Comisión de control de seguridad e higiene: la experiencia del Astillero ASTARSA en Argentina

Controlar la organización del trabajo para enfrentar la violencia y la enfermedad laboral






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Trabajadores de la construcción   /   Precariedad laboral   /   Precarización laboral   /   seguros médicos   /   Construcción   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO