×
×
Red Internacional

Medio Ambiente. El agua en Chile: ¿Qué se necesita para acabar con la lógica mercantil y el extractivismo capitalista?

A raíz del debate constitucional que se encuentra a la espera de la votación que se realizará el día Viernes en el pleno de la convención, luego de la discusión de la comisión de normas transitorias y la existencia del borrador constitucional, es que se han presentado puntos respecto a la propiedad del agua, más no así su uso. Es fundamental, avanzar a pensar otra relación con el medio ambiente de conjunto, pero también con el bien natural agua.

Octavia HernandezEstudiante de Pedagogía en Historia y Geografía Ex-Pedagógico.

Martes 7 de junio | 07:26

A pesar de entrar a la recta final del debate del borrador final de la Nueva Constitución, aún quedan elementos que no se han definido totalmente por un lado y por otro existen una serie de elementos que sobrepasan un marco normativo dentro de este Estado o del Estado, tal cual como se conoce actualmente.

Intentemos responder qué es el Estado. Partamos por tomar la definición clásica de Lenin en El Estado y la Revolución y examinemos luego si los conceptos de Lenin ayudan a entender el Estado chileno.

En primer lugar, en su obra clásica Lenin, tomando a Engels, señala que el Estado es un producto del carácter incompatible de las contradicciones de clase y que tiene como objetivo central privar a las clases oprimidas de determinados medios y métodos de lucha para derrocar a quienes les oprimen. En segundo lugar, el Estado para Lenin consiste en "cuerpos armados especiales que disponen de cárceles y otros elementos". Esos cuerpos constituyen la fuerza que le permite ejercer su función: principalmente el ejército regular y las policías. Eso, en concreto, tiene que ver con la conformación de un poder público que ya no coincide con la población, es diferente a las personas comunes y corrientes, que se organiza espontáneamente a sí misma como fuerza armada. Lenin considera que el monopolio de la violencia a manos del Estado es un producto de los antagonismos de clase.

En tercer lugar, para Lenin, el Estado es un instrumento de explotación de la clase oprimida. Para realizar ese papel se requiere de una "casta" de altos funcionarios públicos que vive de los impuestos, con altas cuotas de privilegios y que son los dueños de la fuerza pública. Así, por medio del Estado, la clase económicamente dominante se vuelve políticamente dominante y adquiere nuevos medios para explotar y someter a la clase oprimida. Pero, ¿por qué referirnos a estas definiciones?. Una constitución política, en un Estado, rige todo lo anteriormente mencionado.

Entonces, ¿cómo pensar en el problema del agua?, antes de esto existen algunas afirmaciones que son compartidas, por sectores defensores del medio ambiente, las cuales apuntan al modelo económico Chileno profundamente Neoliberal y basado en una práctica extractivista que ve el agua como recurso explotable, no como un bien necesario para la subsistencia humana.

Actualmente el debate constitucional respecto a la discusión del agua se ha centrado en una premisa, de la necesidad de más Estado, lo cual resulta lógico, en medio de una gestión de los bienes naturales totalmente serviles al mercado y centrados en la propiedad privada, como son actualmente es la realidad de los Derechos de agua que son vitalicios y heredables. Con la votación que debe realizarse el día Viernes en el pleno de la Convención, esto cambiaría pasando estos derechos por medio de autorizaciones de uso hacia el Estado, el cual otorgará estas autorizaciones, y prohibiría los derechos de propiedad del bien común agua.

¿Es esto suficiente?

Actualmente, el tema del agua, es uno de los aspectos fundamentales a nivel mundial y en el Chile del Siglo XXI. Se reconoce el cambio climático y los costos que esto puede traer para el conjunto de la humanidad, de hecho ya existen unos primeros estudios que revelan que Chile sería uno de los países más afectados por esta situación. Un ejemplo latente que ya está ocurriendo es precisamente el avance del desierto de Atacama, donde ya se habla que para el año 2035 llegará hasta la V región de Valparaíso.

Es por esto que, el tema del agua se vuelve un aspecto fundamental, en un Chile, donde las tres principales actividades económicas que más consumen este bien, son la agricultura, la industria forestal y la minería. Donde estas reproducen la lógica extractivista, donde también poseen derechos de agua consuntivos y no consultivos, actualmente vitalicios o de más de 30 años, donde el saqueo del agua es impactante, solo BHP en Minera Los Bronces de la región Metropolitana declara utilizar 600 litros de agua cordillerana por segundo para el procesamiento del mineral, así también la industria forestal

Es necesario, avanzar hacia la nacionalización del conjunto de los recursos naturales, punto al que la Convención Constitucional y los sectores más a izquierda y los ligados al gobierno como el Frente Amplio y al Partido Comunista, directamente renunciaron a este punto. Negando así también la expropiación de estos bienes naturales, que actualmente se encuentran en manos de unos pocos que no es casual, que se encuentren dentro de las 10 familias más multimillonarias del país como la familia Luksic, Ponce Lerou y los Matte.

Esta nacionalización no sólo tiene que tener al Estado como protagonista, sino que tiene que ser bajo el control de los propios trabajadores y comunidades, quienes no poseen los intereses extractivistas de acumular y acumular ganancias multimillonarias a costa del medio ambiente y la vida.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias