×
×
Red Internacional

Elecciones 2021.El día después: Debates en la izquierda y primeras rencillas en Apruebo Dignidad ¿Girar al centro para ganarle a Kast?

En Apruebo Dignidad comienza a deslizarse una fuerte discusión respecto de la orientación programática y la estrategia electoral para ganarle a Kast en segunda vuelta.

Joaquín RomeroSantiago de Chile

Martes 23 de noviembre | 08:35

No habían transcurrido 24 horas desde que se conocieron los resultados, para que trascendiera la primera discusión pública entre el Partido Comunista y sus socios del Frente Amplio. Conocidos los cómputos de las elecciones del domingo, el hecho de que Boric pasara a segunda vuelta con una leve desventaja frente al candidato de la extrema derecha, ha generado un intenso debate respecto de como orientar la campaña electoral en segunda vuelta.

Este debate tuvo su primer trascendido a la prensa. Durante la jornada del lunes Gabriel Boric aseguro, como parte de un primer intento de dialogar con el centro y el sentimiento "anticomunista" que Daniel Jadue no ocuparía un lugar en su gobierno y que se necesitaban personalidades transversales. El Partido Comunista no tardo en responder. Procedo a reproducir las declaraciones de los involucrados:

Este intercambio a través de los medios y las redes sociales es una expresión de la "interna" que actualmente se ha desatado en Apruebo Dignidad. El debate respecto a que estratégia adoptar para encarar la segunda vuelta mantiene tensionada la alianza entre el Partido Comunista y el Frente Amplio. Dada la herencia stalinista que aún se impone en la izquierda chilena, el temor a un debate franco y abierto por miedo a las “divisiones” , evita que los partidos involucrados se refieran oficialmente al contenido de esta discusión.

Esto no ha evitado que sus militancias se expresen abiertamente en redes sociales. Estas opiniones nos entregan , junto a los datos concretos de la jornada electoral, los elementos que disponemos para elaborar este artículo. Nuestro objetivo es aportar al debate estratégico que se nos presenta en el escenario de la segunda vuelta presidencial.

Los resultados del 21 de Noviembre.

La noche del domingo quedó establecida la composición del nuevo Congreso Nacional que se inaugurará el próximo 11 de marzo, junto con el mandato del nuevo presidente que será definido este 19 de diciembre.

La elección parlamentaria era importante para Apruebo Dignidad. En dicha elección las fuerzas políticas de la coalición se jugaban el peso político que estas tendrían en el actual ciclo político. Conocido los resultados, las cuentas no eran muy alegres en la alianza entre en FA y el PC dado el avance de la derecha en el parlamento. Pero la nueva distribución de fuerzas traería novedades en el escenario.

Apruebo Dignidad pasó de tener 26 escaños en la cámara de diputados a 37. El PC creció de 9 a 12 diputados y desplazó a RD como el partido más grande del bloque. RD, el partido más moderado del Frente Amplio, disminuye su representación pasando de los 10 escaños que había escogido en 2017 a 8. El resto de los partidos del “alá izquierda del FA” como Convergencia Social, el partido de Boric, pasará a ser el partido con más diputados del FA pasando de 3 a 9 diputados y Comunes pasará a de 2 a 6. El FRVS retrocede de 4 a 2.

Te puede interesar:Parlamentarias: Derecha mantiene presencia en diputados y gana la mitad del senado, Apruebo Dignidad iguala a la ex Concertación en diputados

En RD las aguas estaban bastante convulsionadas. Al sabor amargo del domingo se le sumaba que el grupo fundador del partido recibió una dura derrota al quedar fuera de la cámara el actual diputado Miguel Crispi (quién perdió la reelección en el distrito 12) y Sebastian Depolo quién obtuvo un pobre desempeño en la elección a senador. Giorgio Jackson tampoco sacaba cuentas alegres dado que en el distrito 10, donde actualmente se desempeña como diputado, no logró elegir a su candidata, la cual quedó fuerza del congreso.

Es decir, un primer elemento a considerar es que uno de los grupos de “fundadores” claves en la conformación del Frente Amplio ha perdido notablemente influencia en el congreso. Este grupo ,sin embargo, tiene un importante peso en el comando de Gabriel Boric, dado los lazos de afinidad que les une generacionalmente al candidato presidencial de Apruebo Dignidad. En el caso de RD se fortalece un sector que si bien ha gobernado el partido, necesitaba a este sector “fundador” para poder articular su partido. Catalina Perez, quién fue presidenta de RD , saca cuentas alegres dado que los diputados de RD electos tienen mucha más afinidad con su propuesta de RD y ella misma obtuvo la primera mayoría en Antofagasta, resistiendo con un electorado propio al fenómeno de Parisi en el Norte.

Esta distribución de fuerzas entre sectores más moderados y más de izquierda es la base de la pugna que existe en dicho conglomerado respecto a la estrategia para enfrentar en primera vuelta. Pese a que el sector más de izquierda salió numéricamente fortalecido, el hecho de que la derecha hubiese ganado parcialmente la parlamentaria, le da a los sectores moderados, atrincherados en el comando de Boric, la base de maniobra para chantajear con un giro al centro.

La orientación programática de la campaña

La relación de fuerzas, dicen los moderados, es lamentablemente desfavorable por lo que hay que olvidarse de que el gobierno de Boric podrá realizar transformaciones. La izquierda reformista acostumbrada a realizar análisis simplistas igualando el ánimo de la población a los resultados electorales (sin matizar que las elecciones son solo una medición, de tantas otras, de las fuerzas sociales en pugna) , tiende a creer que como Kast obtuvo una leve ventaja y la derecha controla los quórums de ambas cámaras del congreso, entonces la gente se ha derechizado y quiere orden.

Pese a que los votos de Kast sumado a Sichel no superan al número votante clásico de derecha, el análisis de los sectores moderados es que hay que tomar la agenda del ultraderechista y “leerla en clave progresista”. Claramente eso es más cómodo que preguntarse el porque en los sectores populares donde el candidato obtuvo buenas votaciones, sin embargo, la abstención sigue siendo alta o en el votante crítico que confió en la demagogia populista de Parisi quién tuvo un discurso anti-elite mucho más fuerte que el de Boric lo que fue coronado con un triunfo importante.

El mal memorismo y el “pánico al fascismo” presiona para que el sector de "izquierda" evite pronunciarse respecto a la orientación programática general de la campaña y acepte a regañadientes recortar la oferta en aras del bien mayor que es ganarle a Kast. Seguridad y orden remplaza a la los derechos sociales. Boric busca una imagen más "presidencial" tratando de tomar el discurso de Kast.

A la mañana siguiente de los resultados Gabriel Boric aparecía en la prensa dando un giro conservador en su programa respecto al control de las fronteras, el narcotrafico y la seguridad. Incluso su proyecto de "reforma a carabineros" o de "indulto a los presos políticos" quedara probablemente guardado en un cajón. Parece imponerse la tesis de que hay que apropiarse de la agenda de Kast y darle una lectura "progresista", algo tan absurdo que Carabineros dejará de ser una institución represiva solamente por incorporarle en sus protocolos el uso de lenguaje inclusivo.

Evitando hacer ningún balance crítico o serio respecto de las actuaciones políticas de la coalición durante los últimos 2 años. En el discurso nada se dice de cómo la parálisis del Frente Amplio y el PC para enfrentar el ajuste que Piñera descargo sobre los trabajadores con la excusa de la pandemia, los constantes llamados a no movilizar cuando el hambre azotaba a los sectores golpeados por el desempleo y aceptar una medida demagógica como el retiro del 10% de los fondos de pensiones en vez de afectar las grandes fortunas del país, fueron lentamente minando el entusiasmo de amplios sectores populares con la "izquierda".

Para que hablar de las actuaciones de la Convención Constitucional cuya nula capacidad de producir cambios desde su instalación y su completa subordinación al régimen existente y a las prácticas de la casta política, le ha quitado credibilidad ante amplios sectores. Pese a que precisamente el camino hacia el centro de apruebo dignidad es lo que progresivamente los ha ido debilitando, todo indica que Gabriel Boric insistirá en dicho camino. Habría que cambiar el dicho popular y escribirlo como "los reformistas son los únicos que tropiezan dos veces con la misma piedra".

Sin embargo, el intento del sector moderado por hacer la mayor cantidad posible de concesiones los lleva inevitablemente a poner en duda el rol que jugará el Partido Comunista en un futuro gobierno de Boric, algo que es recibido con alarma en el principal socio de Apruebo Dignidad. No pocos deslizan la broma de que el actual candidato tendría el mismo nombre que Gabriel González Videla, el histórico presidente radical que ganó en los años 40 del siglo pasado con apoyo de los comunistas y luego los expulsó del gobierno decretando la ley maldita que proscribió al PC.

Un desenlace (aún) abierto

La fragmentación del congreso augura que el próximo presidente deberá conformar una coalición parlamentaría para poder sostenerse en el poder. Se da la paradoja de que en un régimen hiperpresidencialista , el presidente depende del parlamento para sostenerse. Dado que ninguna fuerza obtuvo una mayoría, requiere de formar una nueva coalición. Con esto se mantiene una tendencia dentro del régimen que ya venía expresándose desde la rebelión con el debilitamiento de la figura presidencial provocado por la crisis política en curso.

Te puede interesar: Los resultados de las elecciones presidenciales: un primer panorama

Kast parece más próximo a lograr dicho objetivo. La derecha esta a pocos votos de la mayoría en la cámara de diputados y en el senado logró un empate. No faltarán los democratacristianos dispuestos a dar gobernabilidad, de la misma manera que lo hicieron durante el gobierno de Piñera, votando hasta sus leyes más aberrantes.

Sin embargo, esta situación de estar encerrado en este laberinto institucional es exclusiva responsabilidad del Frente Amplio quien con su apuesta de conciliar con las instituciones existentes terminó apostando por una convención amarrada a un parlamento conservador al negarse , en el momento más álgido de la rebelión, a dejar caer al régimen y reemplazarlo por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.

Un proyecto de izquierda que busque en estos momentos basar su hegemonía en el parlamento conservador esta condenado a repetir la historia de la transición convirtiendo una eventual victoria de Boric en un breve paréntesis. Se puede frenar al fascismo de Kast este año para terminar abriéndole la puerta en 4 años más. La única hegemonía que puede construirse para garantizar cambios es movilizar ampliamente a los sectores populares con un programa que responda a las necesidades reales y planteadas por la rebelión, para que una derrota de Kast sirva como reimpulso para volver a movilizarse contra la herencia de la dictadura.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias