Internacional

ISRAEL – PALESTINA

El parlamento de Israel legaliza la ocupación de territorio palestino

Israel aprobó una ley que legaliza 4.000 casas de colonos construidos en terrenos, ocupados ilegalmente, en Cisjordania . La medida que ha generado preocupación y una fuerte repercusión internacional.

Diego Sacchi

@sac_diego

Martes 7 de febrero de 2017 | 11:09

Con 60 diputados a favor y 52 en contra, la Cámara de diputados israelí (Kneset) aprobó un proyecto que legaliza de manera retroactiva miles de viviendas en asentamientos construidos en tierras privadas palestinas en el área C de Cisjordania (bajo completo control israelí), ocupada desde 1967. Israel podrá declarar como tierra estatal las propiedades y negar a los dueños el derecho de uso hasta que se alcance un acuerdo.

Israel "acaba de aprobar una ley para legalizar el robo de tierra palestina. El saqueo es ilegal", afirmó en un comunicado el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, que aseguró que con este paso el Gobierno permite que los colonos y "fuerzas de la ocupación continúen sus ataques contra los palestinos y su tierra".

La ley ha sido criticada las autoridades palestinas y la consideran un golpe a sus esperanzas de formar un Estado. El fiscal general de Israel, previendo el rechazo que puede generar la ley, ha dicho que es inconstitucional y que no la defenderá ante la Corte Suprema.

Una ley celebrada por la ultra derecha y los colonos

Aunque la legislación fue apoyada por la coalición de centroderecha del primer ministro Benjamin Netanyahu, y fue aprobada por 60 votos a favor y 52 en contra, ha elevado las tensiones en el Gobierno.

Quienes celebraron la votación fueron los miembros de la ultra derecha israelí. La ley ha sido alabada como paso "histórico para el movimiento colono" por la derecha más extrema. El proyecto, impulsado Naftali Benet, líder del partido procolonizador y principal socio de la coalición de Gobierno Hogar Judío, tiene como objetivo "regular y permitir el continuo establecimiento y desarrollo" de los asentamientos en judíos en Cisjordania.

Benet celebró el triunfo de un proyecto personal que muchos han visto como una imposición sobre el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y aseguró tras la votación que "esto es democracia. El gabinete lleva a cabo exactamente el propósito para el que fue elegido: gobernar", informó el diario "Haaretz".

El partido de extrema derecha Casa Judía, un miembro de la coalición gobernante que busca atraer a votantes de la tradicional base del Likud de Netanyahu, presionó por la aprobación de la ley después de la evacuación forzada de 330 colonos la semana pasada desde un asentamiento construido en terrenos privados de palestinos.

El Likud, se abstuvo de oponerse claramente a la ley presentada por uno de sus aliados. En las últimas semanas el gobierno ha perdido respaldo en los sondeos, en momentos en que Netanyahu enfrenta una investigación de la policía por sospechas de que abusó de su cargo, una acusación que él ha rechazado.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que, dado que se espera que la nueva ley enfrente demandas en las cortes israelíes, el gobierno de Trump "se abstendrá de comentar sobre la legislación hasta que exista un fallo relevante de tribunales".

Organismos de derechos humanos rechazan legalizar colonias en territorio palestino.

Las reacciones contra la nueva ley también han sido inmediatas. Diferentes organizaciones de derechos humanos israelíes la han criticado fuertemente.

La organización israelí de defensa de los derechos humanos Yesh Din la calificó de "ilegal", "inmoral" y que "premia el robo". "Tanto el primer ministro como el ministro de Defensa la calificaron de error y el fiscal general la considera inconstitucional. Y aun así el Gobierno cede el paso a los colonos", denunció en un comunicado.

"Hoy ha quedado claro que Netanyahu está dispuesto a comprometer el futuro tanto de israelíes como de palestinos para satisfacer a un pequeño grupo de colonos extremistas por el bien de su propia supervivencia política", criticó en un comunicado la organización pacifista israelí Shalom Ajshav (Paz Ahora), que denuncia la colonización.

El grupo coincidió en que este gesto "hace del robo una política israelí" y supone "un paso más hacia la anexión (de Cisjordania) al tiempo que se aleja de la solución de los dos Estados. Ante esta locura, debemos actuar como adultos responsables y acudir al Tribunal Supremo para derogar esta peligrosa ley".

La organización internacional Human Rights Watch advirtió al gobierno israelí de que "la administración (estadounidense de Donald) Trump no les puede proteger de la vigilancia de la Corte Penal Internacional, donde el fiscal sigue examinando la actividad en los asentamientos".

Varias organizaciones israelíes de defensa de los derechos humanos preparan una petición al Tribunal Supremo israelí para impugnar la Ley de Regularización. El portavoz de la organización Yesh Din, Gilad Grosman, aseguró a Efe que existen varios componentes que hacen esta ley "completamente ilegal" y anticonstitucional y, por lo tanto, esta "no puede seguir adelante".

La ley votada por el parlamento que legaliza la ocupación de territorios palestinos se podría transformar en una fuente de nuevas protestas y manifestaciones tanto en territorios palestinos como en el propio estado israelí.

En las últimas semanas manifestaciones y protestas contra el derribo de viviendas de palestinos y judíos árabes se vienen sucediendo. Este domingo miles de manifestantes, tanto israelíes como árabes con nacionalidad israelí, marcharon en Tel Aviv y sumaron sus voces para criticar las demoliciones ejecutadas por las autoridades israelíes en Qalansua, en el noreste de Tel Aviv y Umm al Hirán, en el desierto del Néguev, y pidieron el fin de esta medida.






Temas relacionados

Donald Trump   /   Estado de Israel   /   Colonialismo   /   Palestina   /   Benjamin Netanyahu   /   OLP   /   Israel   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO