×
×
Red Internacional

Asia Central.El precio del gas, la chispa de una revuelta general en Kazajistán

La represión se desata contra los manifestantes en medio de un apagón total de Internet en el país. Una revuelta que preocupa a Rusia pero que tampoco conviene a las potencias occidentales. Una revuelta contra el capitalismo "de transición" del país de Asia Central.

Domingo 9 de enero | Edición del día

Es el precio del gas el que esta vez ha sido la chispa de una profunda explosión social. Porque si todo empezó por la subida exponencial del precio del gas (tras el fin de los subsidios y los controles de precios decretados unos años antes) el malestar era profundo. Y parece haberse desarrollado durante años, durante décadas.

Ante una protesta del oeste del país, una región rica en recursos de gas y petróleo, y que rápidamente se convirtió en nacional, el presidente kazajo, Kassim-Jomart Tokayev, intentó calmar la situación haciendo concesiones a los manifestantes. Así, disolvió el gobierno, "suspendió" el aumento del precio del gas y reintrodujo temporalmente los controles de precios. Tokayev incluso hizo dimitir a Nursultan Nazarbayev, el hombre que gobernó el país de 1990 a 2019, desde su puesto en el Consejo de Seguridad, siguió ejerciendo el poder real en Kazajstán.
Pero nada ayudó, las protestas continuaron.

Si el presidente Tokayev ha tomado tales medidas es porque la situación se ha vuelto dramática. Las protestas han dado un giro revueltista. Varios edificios oficiales fueron invadidos y en algunos casos incendiados, sobre todo en Almaty, la capital económica del país. Los manifestantes tomaron el aeropuerto de la ciudad durante varias horas antes de ser expulsados por las fuerzas represivas. En una ciudad cercana a Almaty se desatornilló una estatua del líder Nazarbayev.

El gobierno se apresuró a lanzar la represión. El país se ha hundido por completo en un apagón de Internet e incluso las comunicaciones telefónicas se han vuelto difíciles. Los enfrentamientos entre fuerzas represivas y manifestantes fueron muy duros, dejando varios muertos y heridos, en ambos bandos. Para afrontarlo, el presidente kazajo apeló a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) formada por varias ex repúblicas soviéticas, incluida Rusia.

Tan pronto como se hizo el llamado, tropas de Rusia y otros países desembarcaron en Kazajistán con la misión, en particular, de proteger la infraestructura, dejando el campo abierto a la represión de las fuerzas de seguridad locales.

Sin embargo, algunos analistas consideran que el llamamiento a las fuerzas de la OTSC estuvo motivado en parte por la desconfianza de las autoridades en la lealtad de ciertos elementos de las fuerzas armadas. Finalmente, aunque sigue siendo muy difícil obtener cifras fiables, estamos hablando de "decenas" de muertos y 1000 heridos del lado de los manifestantes, al menos 18 policías muertos y 750 heridos. También hay alrededor de 2.000 detenciones.

No es posible decir con certeza hasta dónde llegará esta revuelta. Muchas hipótesis sobre las motivaciones de esto inundan los periódicos: conspiración occidental, lucha interna entre facciones de la oligarquía ... Pero más allá de estas consideraciones sobre quién podría beneficiarse de la situación, una cosa parece ser unánime: este movimiento está expresando las frustraciones y profundas quejas de la sociedad instaladas en las últimas décadas conocidas como "transición" desde la caída de la Unión Soviética a principios de los noventa.

Una revuelta contra el régimen capitalista "de transición"

Como explica Aynur Kurmanov del Movimiento Socialista de Kazajistán: “Los trabajadores de Janaozen fueron los primeros en levantarse. La subida del precio del gas solo sirvió como detonante de movilizaciones populares. Después de todo, la montaña de problemas sociales se ha estado acumulando durante años. El otoño pasado, Kazajistán se vio afectada por una ola de inflación. Hay que tener en cuenta que los productos se importan a la región de Mangistau y que allí siempre han sido de 2 a 3 veces más caros. Pero en una ola de alza precios a fines de 2021, el costo de los alimentos ha aumentado aún más y sustancialmente. También se debe tener en cuenta que el occidente del país es una región donde el desempleo es alto. Durante las reformas neoliberales y las privatizaciones, la mayoría de las empresas cerraron allí. El único sector que todavía funciona aquí es el de los productores de petróleo. Pero en su mayor parte, están en manos de capital extranjero. Hasta el 70% del petróleo kazajo se exporta a los mercados occidentales, y la mayoría de las ganancias también se destinan a propietarios extranjeros."

Un manifestante entrevistado por The Guardian también señaló razones que van más allá del aumento del gas, como la corrupción, el nepotismo, las desigualdades sociales. “Nazarbayev y su familia monopolizaron todos los sectores, desde los bancos hasta las carreteras y el gas. Estas manifestaciones tienen que ver con la corrupción (…) Todo empezó con la subida del precio del gas, pero la verdadera causa de las manifestaciones es la mediocridad de las condiciones de vida de la gente, los precios altos, el desempleo, la corrupción", explica.

De hecho, en muchos aspectos, Kazajistán es un caso de libro de texto de los "países en transición" de la Unión Soviética. En estos países, la restauración del capitalismo y la "estabilidad" fueron aseguradas por un régimen dictatorial, profundamente corrompido directamente por la burocracia estalinista del Partido Comunista en la ex URSS. Es quizás uno de los países donde la transformación de burócratas en burgueses ha sido más explícita. El presidente del país durante este período de reintroducción del capitalismo, Nursultan Nazarbayev, fue Primer Ministro en 1984 y luego se convirtió en Primer Secretario del Partido Comunista de Kazajistán a fines de la década de 1980. Después de la caída de la URSS, no solo se convirtió en el "hombre fuerte" del país, sino que su familia se convirtió en una de las más ricas del país, donde el salario promedio era de apenas U$S7.000 dólares al año. Además de esto, cabe señalar que Nazarbayev conservó el estilo arrogante y el culto a la personalidad típico del estalinismo. Por lo tanto, la antigua capital del país, Astana, pasó a llamarse por el nombre de pila de Nazarbayev: "Nursultan".

En este contexto, no es de extrañar que el odio popular también se dirija hacia este personaje, con manifestantes coreando numerosas consignas contra el expresidente, que hasta ahora sigue siendo muy influyente en la política del país. Pero a través de él, lo que es ampliamente denunciado por jóvenes y trabajadores es todo el régimen, este capitalismo "transicional" que no es más que un modelo de capitalismo, dependiente de la exportación de hidrocarburos, muy duro para los explotados del país pero muy amigables con los grandes capitalistas kazajos y de las multinacionales.

Un régimen amigo de Rusia pero también de las multinacionales occidentales

De hecho, si uno puede tener la impresión de que Kazajistán es uno de esos países que forman parte de la "zona de influencia" de Rusia, la realidad es mucho más compleja. El país ciertamente ha sido un socio privilegiado de Rusia durante todos estos años, pero su gobierno siempre ha trabajado para mantener muy buenas relaciones con China y con las potencias imperialistas occidentales. También es una forma de contrarrestar la influencia rusa.

Para atestiguar esta proximidad con el capital occidental, podemos citar un artículo muy elogioso en Forbes de julio pasado donde se podía leer: “Las empresas occidentales, lideradas por grandes nombres estadounidenses, comenzaron a invertir primero en el sector del petróleo y el gas, luego en muchos industrias. Van desde General Eléctric, que tiene intereses en ferrocarriles y energías alternativas, hasta el gigante de la ingeniería Fluoride, pasando por empresas de bienes de consumo como PepsiCo y Procter & Gamble. La inversión extranjera directa total ascendió a U$S161 mil millones en 2020, incluidos U$S 30 mil millones de los Estados Unidos”. Por su parte Euronews el pasado mes de diciembre mencionó a las multinacionales que recibieron un premio a la “larga colaboración” con Kazajistán durante un foro de inversión: “Entre estas empresas se encuentran el grupo energético Chevron, la multinacional francesa Total Energies, el grupo Hevel Energy, el grupo industrial georgiano, Goldbeck Solar, la empresa parisina Danone, gestor de activos suizo INOKS Capital, la empresa farmacéutica polaca Polpharma, la multinacional láctea francesa Lactalis y muchas otras”. Nótese el gran número de multinacionales francesas.

De hecho, Kazajistán es un país muy importante a nivel regional pero también mundial. Y por eso la situación está siendo seguida muy de cerca por Moscú y las capitales occidentales. Como señala Emma Ashford para el grupo de expertos pro imperialista Atlantic Council: “Kazajstán es sorprendentemente importante para las economías de los estados de Europa y, en menor medida, de Asia, ya que su estabilidad política le ha permitido convertirse en un importante exportador de petróleo, gas natural y carbón. Kazajistán es también un importante país de tránsito energético para los estados vecinos de Asia central ricos en recursos. Las protestas ya afectaron a los trabajadores del campo petrolero Tengiz, aunque la producción aún no se ha visto afectada. Si estas protestas se vuelven lo suficientemente grandes como para interrumpir la producción o el tránsito de energía, podrían tener repercusiones económicas desproporcionales a la importancia política de Kazajstán."

Para Rusia, finalmente, lo que está sucediendo en Kazajistán es de particular importancia. El país de Asia Central es fundamental para la estrategia de defensa de Rusia. Su desestabilización preocupa a las autoridades rusas que dedican gran parte de su energía a preservar toda una red de países que protegen a Rusia de cualquier posible ataque. Y esto es aún más importante dado que Moscú se encuentra en una situación muy tensa con Ucrania y las potencias occidentales. en su frontera occidental.

La crisis en Kazajistán no estaba en los planes de nadie, ni de los analistas rusos ni de los analistas occidentales. Esta es una mala sorpresa para Moscú. No es de extrañar que los periódicos pro rusos hayan gritado contra la "conspiración" occidental, sin presentar ninguna prueba, por supuesto. Pero la realidad es que Putin y su régimen son profundamente contrarrevolucionarios, opuestos a cualquier acción directa de las masas. Un "instinto de supervivencia" aprendido sin duda alguna en la escuela de la KGB estalinista de la que procede Vladimir Putin.

En un mundo donde la competencia entre poderes es cada vez más dura y directa, con fricciones constantes y amenazas de conflictos interestatales, los conflictos de clases a gran escala, que a veces parecen desaparecer de los cálculos de las clases dominantes, se acrecentarán.

No podemos saber cómo se desarrollará la situación en Kazajistán. Quizás el régimen logre salvarse reprimiendo con la ayuda de sus aliados y canalizando las movilizaciones.

Pero esta es una advertencia. No solo para el liderazgo kazajo, sino para toda una serie de regímenes autoritarios en la región y en todo el mundo.
La clase obrera y la lucha de clases no dejarán de invitarse mutuamente al próximo período.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias