×
×
Red Internacional

Durante esta semana quedo en evidencia que fue el Banco Central quien subvencionó los tres retiros del 10% de los fondos de pensiones realizados por las y los trabajadores en contexto de pandemia.

Fernando JiménezTrabajador patrimonial y columnista de La Izquierda Diario Cultura

Sábado 25 de septiembre | 10:02

En un escenario de debate por el cuarto retiro de fondos de las AFPS, el diputado UDI, Guillermo Ramírez, declaró en el programa de Julio Cesar Rodríguez de Chilevisión que fue el Banco Central quien le “presto plata” a las AFPS para que estas pudieran subvencionar los tres retiros realizados por las y los trabajadores durante la crisis sanitaria.

Tal revuelo causó su declaración que el Banco Central salió a explicar el mecanismo realizado como parte de sus “facultades legales”:

“(…) desde noviembre de 2019, el Banco Central ha adoptado un conjunto de medidas excepcionales para enfrentar episodios de volatilidad financiera, asociados a ajustes abruptos y significativos de portafolio. Todas estas iniciativas, enmarcadas en su mandato legal, esto es el resguardo de la estabilidad de la moneda y la estabilidad del sistema de pagos, han tenido como objetivo principal mitigar el impacto de estos episodios sobre los mercados y, por ende, sobre las condicionas financieras que enfrentan las personas"

"(…) en atención a que la entrada en vigencia de las normas que permitían los retiros de ahorros previsionales involucraría una importante liquidación de activos por parte de las administradoras de estos fondos, y que la liquidación ordenada de dichos activos es esencial para preservar la estabilidad financiera y la eficiencia del proceso de formación de precios, el Banco Central implementó una serie de medidas en uso de sus facultades legales."

“(…) se implementó un programa especial de operaciones de compra al contado realizada conjunta y simultáneamente con una venta a plazo (a 1 o 3 meses), en el mercado abierto, de bonos emitidos por empresas bancarias (Programa CC-VP), por una suma de hasta por US$10.000 millones en cada ocasión (…) el Banco Central compró, al contado, bonos bancarios y, conjunta y simultáneamente, vendió a plazo instrumentos de la misma especie a la misma contraparte. Dichas contrapartes incluyen a todas las entidades participantes del Sistema de Operaciones de Mercado Abierto (SOMA), dentro de las cuales se encuentran las Administradoras de Fondos de Pensiones".

"(…) Si dicha contraparte no cumple la obligación de recompra a plazo de los bonos bancarios, estos permanecen en el balance del BCCh, en virtud de la transferencia de dominio producida por la compra al contado" “(…) hasta el momento, respecto de los dos primeros retiros, las recompras alcanzan el 100% del monto utilizado a través de esta facilidad", mientras que "en cuanto al tercero, el saldo vigente es de US$ 1.100 millones."

Finaliza el comunicado señalando que "estas operaciones no constituyen crédito, no han tenido efectos patrimoniales para el BCCh, y las AFP no han obtenido ganancia alguna producto de ellas".

Se debe aclarar que la operación realizada por el Banco Central es una estrategia más dentro del Mercado de Valores, es decir, de ese espacio compuesto por instituciones y agentes financieros que negocian activos (acciones, ahorros, inversiones entre otras) con la intención de aumentar el valor de las mismas. En este escenario se mueven las AFPS.

Tal mercado es tan frágil o volátil que cuando alguien vende muchas acciones en un corto tiempo, es un motivo de alarma para los mercados, por lo que se sospecha que algo anda mal y eso hace que bajen los precios de esos activos. Esto ocurre porque estas transacciones se sustentan en la especulación.

Ahora, en el caso que analizamos, si las AFPS hubiesen vendido abruptamente sus activos para sustentar los retiros, el precio de sus acciones hubiesen valido nada, por lo que las AFPS hubiesen tenido que vender más acciones generándose una especie de circulo vicioso que lo mas probable es que generara un colapso.

Por eso el Banco Central hizo la operación contraria, es decir, compro las acciones de las AFPS, porque en la dinámica del mercado de valores es clave el hecho de venta o compra de acciones, o sea si es que se va a buscar activamente el instrumento financiero o por el contrario el propietario de ese instrumento lo pone a la venta. Como el sistema opera en torno a la especulación, cuando se compra un instrumento se sospecha que ese instrumento implica algo bueno, por lo que a ese instrumento se le demanda en compra y su valor sube. De hecho, como las AFPS deben comprar de vuelta sus activos estamos hablando de dos operaciones de compra, por lo que esos activos van a subir de precio.

¿QUIÉNES SON LOS VERDADEROS BENEFICIARIOS DE ESTA OPERACIÓN?

Si bien se usa el argumento de que “no pierdan el valor” los fondos de los afiliados, para esta operación, los más beneficiados son los dueños de las empresas que comparten las acciones con las AFPS: las clínicas, bancos, supermercados, mall, es decir, los principales grupos económicos: Luksic, Matte, Paulmann, Said, Saieh, porque así sus acciones no se devalúan y eso es lo que más le importa al régimen, que no se devalúe el patrimonio del gran empresario.

La acción del Banco Central deja en evidencia que el modelo heredado de la dictadura y perfeccionado por los gobiernos de la ex concertación y nueva mayoría, en acuerdo con partidos como el PC y más actualmente el Frente Amplio, está hecho para permitir que grupos privilegiados acumulen grotescamente cada vez más riqueza, ya sea a costa del trabajo de las grandes mayorías, o utilizando nuestros ahorros de las pensiones, para especular en mercados y así seguir aumentando sus fortunas, y lo más violento de todo es que ¡es legal!.

En un escenario de campañas parlamentarias abiertas, se vuelve trascendental denunciar que el modelo cuestionado por millones de personas desde octubre del 2019 sigue más activo que nunca, porque existe todo un aparataje legal que permite su funcionamiento, por lo que mientras siga sosteniéndose el actual régimen y sigan ocupando los espacios de decisión política los mismos partidos serviles al empresariado nada va a cambiar.

Es por esto, que desde el Frente por la unidad de la clase trabajadora y el PTR, creemos que es vital tener representantes de la clase trabajadora en aquellos espacios monopolizados por los partidos de los 30 años, pero no para esperar que con una ley esto cambie, sino porque creemos en la necesidad de representantes que se propongan luchar por el conjunto de las demandas gritadas desde octubre del 2019, que busquen retomar el camino de la lucha, movilización y autoorganización de la clase trabajadora y el pueblo, con el ánimo de terminar con el Chile que sostiene el modelo de la dictadura. Es decir, representantes que se propongan luchar por un gobierno de la clase trabajadora, para que de una vez por todas dejen de gobernar en Chile los empresarios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias