×
×
Red Internacional

MEDIO AMBIENTE.El saqueo del agua y la crisis climática: Se proyecta escasez de agua para el periodo 2030-2060

La crisis hídrica de la actualidad, se plantea como la más grande en los últimos 70 años. La privatización de los recursos básicos es indispensable en el modelo capitalista, esenciales para la acumulación de riquezas y la explotación. Es por esto que frente a la contaminación, sequía y crisis ecológica que nos azota a nivel mundial, debemos preguntarnos, ¿Quiénes tendrán la solución?

Lunes 11 de enero | 01:29

Durante los últimos años, hemos podido dar cuenta del avance de los procesos de sequía y crisis hídrica que se viven a nivel mundial, donde Chile concentra una de las mayores fuentes de reserva de agua ubicada principalmente en la zona Austral del país.

La crisis hídrica actual, se plantea como una de las más grandes en los últimos 70 años. En el norte del país, la contaminación causada por los desechos de la industria minera, en el centro-sur de Chile, los principales problemas de agua se presentan por el uso excesivo de la agricultura industrial, la zona sur mientras tanto, presenta una sequía que ha ido en aumento, sumada a la contaminación ambiental generada por la instalación de centrales hidroeléctricas y la sobre explotación de las empresas forestales.

Según el estudio “Actualización del Balance Hídrico Nacional” de la Universidad de Chile, el cual se encarga de presentar los posibles escenarios que puedan desarrollarse en torno a la disponibilidad del agua en todo Chile.

Obs.UST

El estudio dio cuenta de que durante el periodo 2030 a 2060 la zona centro y sur de Chile van a sufrir una fuerte reducción de sus fuentes de reservas hídricas, perdiendo más del 50% del agua. Esta tendencia al secamiento es dramática en toda la zona de estudio, pudiendo alcanzar en algunas zonas disminuciones en las precipitaciones sobre los 1.000 milímetros al año, asegura la investigación. Las zonas que más serían afectadas son desde Arica y Parinacota hasta la región del Maule, explicado por la baja de las precipitaciones de forma anual que llegarían a un 29%. Mientras que, en la zona sur, se prevé una disminución del recurso hídrico entre un 10% y 37%. Por último, en la zona Austral y Rapa Nui, se podría registrar una disminución del 40% de precipitaciones.

La privatización de los recursos hídricos

Desde la dictadura de Pinochet, Chile cuenta con la privatización de los recursos hídricos, el código de aguas del año 1981, terminó dividiendo derechos de agua con derechos de suelo. La privatización de los recursos básicos ha sido clave en la acumulación capitalista, mientras el gobierno de derecha y la ex concertación han mantenido el negocio con nuestros recursos naturales, e incluso, durante el año 2019, el gobierno de Piñera hizo el llamado a “duchas más cortas, reparar o cerrar bien las llaves, regar de noche y reutilizar el agua” y las estrategias de Recursos Hídricos.

Si bien, existe una implicancia de las precipitaciones para la disminución del recurso hídrico, es necesario poner énfasis en la privatización de los recursos, el derecho de agua y los derechos de suelo. María Cristina Fragkou, coordinadora de la línea de sustentabilidad hídrica ENEAS de la Universidad de Chile, da cuenta que, “Aquí (en Chile) se priorizan las actividades económicas como la minería, la agricultura de exportación y la forestal. Todas precisan de mucha agua y está garantizada mediante el sistema existente, como también la no priorización de usos en el Código de Aguas. El sistema existente de derechos de agua señala que son perpetuos, gratuitos e intransferibles. Son factores que impactan en cómo se distribuye el agua y que también generan escasez o agravan situaciones de carencia como es una sequía”

Recordemos que a fines del año pasado la noticia de la llegada del agua a la bolsa de valores de Wall Street se transformó en un golpe enorme a nivel mundial, a la crisis económica y la crisis sanitaria se le sumaba el carácter depredador del sistema capitalista, el lanzamiento del índice de precios del agua dulce, dejando entrever la nueva ofensiva de capital financiero sobre la gestión y especulación del agua.

Podría interesarte: El agua cotiza en Wall Street: ¿gestión de la escasez o asalto del capital financiero?

Las ganancias capitalistas y la clase trabajadora

La privatización de los recursos básicos es indispensable en el modelo capitalista, esenciales para la acumulación de riquezas y explotación de estos, pero no solo explotación de recursos naturales, sino que proviene directamente de la explotación de las y los trabajadores, con extenuantes jornadas laborales, precarización, exposición a minerales y químicos y accidentes laborales, donde la producción capitalista a costa de la plusvalía de la clase trabajadora, le permite generar y acumular capital, provocando desgracia, pobreza en la población y destrucción masiva del medio ambiente.

El acceso al agua, no puede ser sometido a las ganancias y dependencias capitalistas, es necesario terminar con la concesión de los recursos y acabar de formar directa con su privatización, el saqueo de los recursos naturales deben ser una discusión central, pero muy bien sabemos que los grandes dueños de las riquezas en Chile, no querrán acabar con sus lucrativos negocios a costa de los recursos naturales y de la clase trabajadora, ni tampoco nos entregarán por medio de sus supuestas políticas medioambientales soluciones a la crisis ecológica provocada por estos mismos, y es claro, la depredación del medio ambiente lo produce el uso totalmente irracional de recursos por quienes solo explotan a costa de sus millonarias ganancias.

Podría interesarte: Juan Sutil y el saqueo al agua

Frente a la contaminación, sequía y crisis ecológica que nos azota a nivel mundial, debemos preguntarnos quienes tendrán la solución, claramente ni el capitalismo verde ni en el reformismo verde nos entregaran soluciones reales, ya que no tocan el punto principal: El sistema capitalista.

Es por esta razón, que es totalmente descartable que estos terminen con la destrucción de los recursos naturales, siendo que son los mismos que lo generan, es entonces fundamental que la clase trabajadora se sitúe hegemónicamente para la destrucción del régimen y hacer suyas las demandas ambientales, no enfocadas meramente en mejorar la calidad de vida sino que entregando salidas a la contaminación y planes del capitalismo, y así, bajo un sistema basado en la solidaridad, recomponer “racionalmente el metabolismo natural entre la humanidad y la naturaleza, y que reorganice la producción social respetando los ciclos naturales sin agotar nuestros recursos, terminando al mismo tiempo con la pobreza y las desigualdades sociales” (1)

(1) Declaración internacional de la Fracción Trotskista - Cuarta Internacional (FT-CI) ante la Huelga Mundial por el Clima en Septiembre 2019.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias