×
×
Red Internacional

Discurso en la ONU. Boric y su discurso de conciliación y continuidad con el régimen de los 30 años

En un discurso de 22 minutos, Boric se refirió a varios de los principales problemas que se viven a nivel mundial, desde la guerra en Ucrania, la guerra comercial o el conflicto palestino-israeli. Además habló sobre el malestar que pueden vivir las sociedad producto de la crisis post pandemia y la crisis climática. Dentro de su alocución se refirió que frente a las manifestaciones era más fácil representar el malestar que construir soluciones desde el gobierno.

Antonio PaezDirigente Sindicato Starbucks Coffe Chile

Miércoles 21 de septiembre | 06:57

En el marco de la 77° Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Gabriel Boric dio su discurso en la sede ubicada en New York, EEUU.

Durante su mensaje al pleno, Boric se refirió a los problemas que afectan al país y que explicarían el estallido social y el proceso político que vive el país desde octubre del 2019 hasta hoy. Además, criticó el modelo económico, señalando a Chile como uno de los más desiguales del mundo cuestión que “fractura la sociedad misma, destruye la cohesión social y, por lo tanto, termina siendo un impedimento para entendernos y construir juntos y juntas un devenir que sea más libre y justo”, señaló. Pero esta crítica al modelo es muy parcial y él y su gobierno representan una continuidad de las políticas implementadas por la dictadura y gestionadas por la Concertación (que además ahora es parte fundamental de su gobierno y posee ministerios claves de la administración), no por nada el gobierno se apresta a aprobar el TPP11 o ha dado prioridad a proyectos de inversión por sobre el “cuidado del medioambiente” por el que tanto apeló durante su discurso.

En un intento de “empate”, Boric señaló que las manifestaciones durante el estallido habían alcanzado un nivel de violencia inaceptable “como la inaceptable quema de estaciones del Metro y la vandalización de centros cívicos” dijo Boric y a reglón seguido denunció la “represión descontrolada, que terminó con muertes, heridos y más de 400 personas victimas con trauma ocular producto de la acción del Estado, lo que constituye, desde el punto de vista de nuestro gobierno y de organismos internacionales de DD.HH., en una grave violación a los DD.HH. que debe ser reparada y así lo será”, pero para Boric pareciera ser que las quemas del metro serian igual a los asesinatos de los agentes del Estado, la tortura y las violaciones de los DDHH, una cuestión inaceptable para las victimas de la represión que perdieron seres queridos y ver cómo cientos de agentes (policías y militares) siguen en total impunidad en sus puestos, cobrando sueldos mientras sus seres queridos ya no están o deberán vivir el resto de sus vidas con un ojo menos u otro tipo de secuelas.

Aquí el discurso de Boric cae por su propio peso, mientras condena las violaciones a los derechos humanos en el foro de la ONU, mantiene preso a Héctor Llaitul y su hijo, militariza el Wallmapu y mantiene en la impunidad a los agentes represores del Estado, dice que llegará la reparación pero al igual como lo hizo la Concertación en su momento, no señalan fechas ni urgencias.

Sobre el plebiscito y la victoria del rechazo , Boric señaló que “hoy como país estamos buscando nuevas fórmulas para construir ese lugar de encuentro entre todos los chilenos” y “a diferencia del pasado, en que las diferencias en Chile fueron resueltas a sangre y fuego, hoy las chilenas y los chilenos acordamos enfrentar de manera democrática nuestros desafíos”. Nuevamente Boric hace un constante llamado a la unidad de todos los actores políticos del país. Boric pretende que el nuevo proceso constituyente se haga de la mano de los sectores que avalaron las violaciones a los derechos humanos de ayer y hoy. Boric pretende que ese veto que no logró la derecha en la elección de constituyentes en el 2021, ahora lo tenga por secretaría y por un acuerdo entre los partidos tradicionales que revivieron luego de meses de política de conciliación y de gobernar con las ideas de la ex Concertación y la derecha.

Es más, Boric subrayó esta idea señalando que “El resultado del plebiscito en nuestro país nos ha enseñado a ser más humildes, la democracia debe ser humilde y asumir que la construcción del Chile que soñamos no está en las recetas de ningún sector en particular, sino en la síntesis que podamos hacer combinando lo mejor que cada uno pueda aportar”, es decir: si no gobernamos con todos, no es democrático, un desbarranque total.

De conjunto el discurso de Boric no es más que la consumación de la práctica que han tenido desde el gobierno en estos seis meses. Un gobierno que jugó sus cartas hacia la moderación, a la rebaja de las expectativas, de renunciar a su propio moderado discurso y a buscar consensos con los viejos partidos de los 30 años e incluso con la propia derecha.

No por nada señaló que una de las lecciones que ha aprendido es que es más fácil representar el malestar que producir las soluciones para el mismo, que quienes exigen soluciones confunden sus aspiraciones con la seriedad que exige gobernar. el chiste se cuenta solo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias