×
×
Red Internacional

CULTURA. Este 1 de mayo, trabajadores del arte y cultura salimos a marchar. No se vive del arte con un bono anual de $450.000 mil pesos

Realmente hacer arte es una resistencia, quienes hoy lo pueden hacer de manera independiente han tenido que ir contra viento y marea. Inestabilidad económica, falta de seguridad social, necesidad de tener más de un empleo, lo que dificulta la creación; además sin espacios para poder realizarlo, y así suma y sigue, agravado además por la crisis económica, donde el alza del costo de la vida se hace sentir.

Valeria YañezActriz Colectivo Artístico Tarea Urgente, comunicadora de la salud en Atención Primaria, ex candidata a Constituyente y Diputada.

Sábado 30 de abril | 15:21

Hay una invisibilización evidente en el rol de las y los trabajadores del arte y la cultura en materia de políticas públicas, que se arrastra por más de 30 años, y se mantiene; muchos se llenan la boca hablando de los derechos humanos, del derecho al arte y la cultura como fundamental, pero “otra cosa es con guitarra” la cual parece que recién está tocando Julieta Brodsky, Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Polémica generaron los dichos sobre el derecho de autor de la ministra, creo que pone en evidencia cómo esta cartera comprende el arte y la cultura. Desde una posición de elite cultural, desconociendo por completo como se vive y se hace arte en Chile.

La semana pasada, en una entrevista con CNN Chile, la ministra valoró el trabajo realizado por la Convención Constitucional, que a principios de Abril rechazó el artículo que consagraba los derechos de autor: "las características específicas que tiene el trabajo cultural (...) hacen que sea necesario el derecho de autor, pero entendiéndolo desde una lógica laboral, desde una lógica de derechos laborales de los trabajadores culturales. Pero tiene que tener ciertos límites y siento que ahí la Convención ha tratado de generar este equilibrio, así que espero que efectivamente logren sacar la norma".

¡QUE! ¡Impactante! La Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio iguala el derecho de autor a los derechos laborales! Luego de una ola de denuncias, se reunió con los gremios de las culturas, y tuvo que salir a desdecirse. ¡¿Como si las y los creadores vivieran de los derechos de autor?! ¡Si con suerte se cobran! Solo como dato, el 2016 se promulgó la ley que reconoce el derecho de autor de directores y guionistas, Ley Ricardo Larraín, pero a seis años y contando aún los canales no han cumplido con las y los autores.

Luego, hablando de migajas, cuando anunciaron el ​​Plan Chile Apoya y el Bono cultural de 450 mil pesos para trabajadores del arte y la cultura, busqué si sería mensual o anual, ilusa! ¿Cómo se me ocurre llegar a pensar que sería mensual? Es solo un dulce de menta que se deshace en el pago de una deuda. Es como pensar que se puede vivir con un sueldo mínimo de $400.000 mil pesos, cuando el costo de la vida aumentó en un 13%.

Pero aquí hay hipocresía de parte del gobierno, Boric ya había dicho que respetaría el presupuesto del año 2022 que había establecido el gobierno de Piñera, entonces surge la pregunta: ¿de dónde sale este dinero? Lo que no dice, es que el bono es producto de una lucha de sindicatos, gremios y organizaciones de la cultura, por visibilizar la crisis vivida por la pandemia, y que quedó establecido en la Ley de Presupuestos 2022. (P50 y glosa 27.3) Donde señala que “Por orden del Presidente de la República” y suscrito por el Ministerio de hacienda, un pago directo, que contempla una única vez, un aporte máximo de $500.000 pesos, que incluye hasta $ 14.780.000.000 pesos a repartir. El gobierno actual definió el monto único de $450.000 mil pesos para ampliar la cobertura de 32.844 destinatarios. Es decir, quiere hacer un giño, un símbolo, de preocupación hacia quienes trabajamos en el rubro del arte, la cultura y el patrimonio, con una política que ya había quedado amarrada en el gobierno anterior, y que por lo demás de una migaja. Con $450.000 mil pesos no se vive. “¿Pero algo mejor que el otro gobierno, no?” me decía una persona, buscando mi aprobación del gobierno. Y bueno si se considera que con Piñera había que postular a un fondo concursable para obtenerlo, claro! Pero ese no puede ser el debate de políticas públicas en materia de arte, cultura y patrimonio, que ha sido letal en base a fondos concursables, bajo una lógica de competencia con tus colegas del rubro para poder postular recién a un financiamiento.

Qué demandas programáticas son fundamentales para la cultura, el arte y el patrimonio

La discusión debería partir por estatizar los centros culturales, con financiamiento permanente, basal 100% por el estado, y gestionados por sus trabajadores y comunidades, financiado con el impuesto progresivo a las grandes empresas, que además repartieron cientos de millones de pesos en utilidades entre sus accionistas. Terminar con la Ley Valdés de los años 90, que facilita la exención tributaria de las grandes empresas a través de donaciones culturales, y así además se lavan la cara las grandes empresas como la minera BHP Billiton.

Imaginemos que esto está resuelto, y tenemos espacios culturales y condiciones laborales para creadoras, creadores, cultores… se presenta otra problemática, y tienen que ver con el público, cómo hacer que las salas de teatro se llenen, si la gente no tiene tiempo libre para poder acceder a ella, con jornada que superan muchas veces las 45 horas, (turnos, horas extras, pluriempleo) eso sin contabilizar el tiempo de traslado entre el trabajo y el hogar. Por tanto la pelea por el derecho al arte y la cultura, está indisolublemente ligada con la pelea por el derecho al ocio, es decir, la reducción de la jornada laboral.

Trabajemos 6 horas, 5 días a la semana

El proyecto que se debate de las 40 horas pone su eje en la productividad, Mario Marcel ya lo sostuvo, y según el FMI (Fondo Monetario Internacional)a mayor flexibilidad, mayor productividad. El foco está en el mercado y en las ganancias empresariales. Dejando totalmente de lado las condiciones de vida de las y los trabajadores que se han ido precarizando aún más.

En vísperas de un primero de mayo, día internacional de les trabajadores, conmemoración del movimiento obrero internacional y la lucha por la jornada laboral de 8 horas, cabe la pregunta de cómo ha avanzado esta demanda. Recordemos que el 1° de mayo se enmarca en la huelga que encabezaron los obreros de Chicago en el año 1886, donde luego de lucha represión y juicios injustos, dirigentes obreros fueron condenados a cadena perpetua y a la horca. En un mundo donde la tecnología ha permitido producir mucho más en menos tiempo, es una locura que esta demanda se mantenga tal cual ¡Han pasado 136 años! ¡Trabajemos 30 horas a la semana! Vinculado a un sueldo mínimo desde los $650.000 mil pesos, para que la población y trabajadores puedan tener acceso a la cultura y el arte.

Desde el PTR (Partido de Trabajadores Revolucionarios) y La Izquierda Diario, levantamos las banderas por una alternativa de los trabajadores, internacionalista, socialista y revolucionaria, planteamos además la lucha por el reparto de las horas de trabajo entre quienes puedan y quieran trabajar, sin rebaja salarial, que no solo se enfrentaría el problema de la cesantía o falta de trabajo, sino también se podría conquistar tiempo libre para el ocio, la cultura y el disfrute de la vida.

Ante el escenario que se nos presenta, es más necesario que nunca levantar una alternativa política independiente del gobierno, que pelee por un programa político para que la crisis la paguen los empresarios y no las y los trabajadores.

Hoy en día, ante la realidad que nos obliga a trabajar largas jornadas para ganar un sueldo de supervivencia, desarrollar la creatividad en total libertad es algo imposible. Conquistar esa libertad requiere transformar la sociedad. Es necesario luchar contra la conciencia que se pretende instalar a partir del desvío institucional facilitado por el Acuerdo por la Paz y la Convención Constitucional, institución que busca cambiar algo para que nada cambie. Acabemos con el mercado y la elitización del arte y la cultura para el libre desarrollo de nuestra imaginación. Este 1° de Mayo levantemos juntes una alternativa con independencia política que se proponga luchar por estas demandas.

Te puede interesar: Por un 1 de mayo internacionalista y contra la guerra. Que la crisis la paguen los capitalistas, no las y los trabajadores




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias