Sociedad

ICÓNICOS

Falleció el icónico “divino anticristo”

Muchos rumores han corrido sobre José Pizarro y su interesante historia de vida, conocido por la gente de los sectores que solía recorrer, sus poesías y sus escritos sobre política, metafísica y la ideología Nazi.

Domingo 15 de octubre de 2017

El Divino Anticristo vivió en las calles de Santiago Centro por más de 20 años, en su juventud estudió en el Liceo Lastarria y su educación superior la inició cursando la carrera de Literatura en la Universidad Católica de Valparaíso, la cual cambió por Computación en la Universidad de Chile.

También fue voluntario de Bomberos en la Tercera Compañía de Santiago, y vio cómo un incendio destruyó la casa donde vivía con sus padres y hermanos en 1982.

Desde entonces transformó la calle en su nuevo hogar y durante sus primeros años se caracterizó por deambular por barrios como Bellas Artes, Lastarria y Portugal vestido de falda y con un pañuelo en su cabeza, ganándose el apodo de "la vieja loca" o "el viejo viaja". Además repartía fotocopias de sus escritos como “América Alemana” y “Solución”.

En 2006 estuvo internado en la Clínica Psiquiátrica Normita Fournet, donde fue diagnosticado con esquizofrenia paranoide crónica. Muchas personas, tras enterarse de que había sido internado, iniciaron incluso una campaña exigiendo su liberación.

Tras dos meses en el recinto, regresó a la calle. Desde ese momento, cambió su modo de vestir y actuar: la falda la sustituyó por pantalones y dejó de vender sus escritos, pero sólo durante un tiempo.

En vida, el "Divino Anticristo" -que incluso fue objeto de obras de arte- aseguró que nunca se interesó por vivir "encerrado entre cuatro paredes".

Lamentablemente, La madrugada de este sábado, pasadas las 04:00 AM, el cuerpo sin vida de Pizarro fue encontrado en Marcoleta, cerca de la esquina con Portugal. Se descartó la participación de terceros, aunque la causa de su muerte será investigada en el Servicio Médico Legal.

A pesar de ser un personaje habitual del centro de Santiago, poco se sabía con certeza de José Pizarro. Se dijo que había sido abogado, también que fue médico, que había encontrado la cura al cáncer, que se había casado y tenía un hijo, que era un filósofo alemán, una monja reencarnada. Los dos últimos fueron cartas de presentación esgrimidas por él mismo.






Temas relacionados

Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO