Mundo Obrero Chile

NACIONAL

Fundación Sol: “En Chile hay un atraso salarial relevante”. ¿Cómo superarlo?

Un informe emanado por la Fundación Sol, hace una exhaustiva radiografía al salario en Chile, en un periodo que comprende a mayo del presente año. Elaboran además una propuesta de aumento salarial con “criterios de suficiencia”. A continuación abordamos los principales análisis, pero además el cuestionamiento al paulatino aumento que propone la institución.

Nathaly F. Torres

Trabajadora del comercio

Viernes 4 de junio

Un estudio elaborado por la Fundación Sol, entregado a fines de mayo, desmembró el salario mínimo en Chile, dejando preocupantes conclusiones. De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo, el Salario Mínimo constituye el monto mínimo de remuneración que un empleador debe pagar a los trabajadores asalariados por el trabajo desarrollado en un determinado periodo, sin que este monto pueda reducirse por medio de los procesos de negociación colectiva o un acuerdo individual. Éste tiene como fin el desarrollo de un nivel de vida “aceptable”, sin embargo, hoy día parece que esta noción ha quedado relegada a segundo o tercer plano, frente a los argumentos relacionados con los efectos de la crisis, el desempleo y las suspensiones. Tan crítica se ha vuelto esta discusión que el actual monto del salario mínimo en el país no permite a un hogar de 2, 3 y mucho menos 4 personas salir de la pobreza.

Hoy en Chile se registra que un total de 890.573 trabajadores asalariados (incluyendo a trabajadores externalizados del Estado) gana el salario mínimo, de los cuales la mayoría son mujeres con 463.136 trabajadores que ganan el sueldo mínimo o menos. El 56,4 % de los trabajadores que ganan el salario mínimo o menos, se encuentran en la Agricultura, Industria Manufacturera, Comercio y Servicio Doméstico

Por otra parte, este estudio también contempla un reajuste del Salario Mínimo con criterios de suficiencia (2021 – 2023) para una Recuperación no Precaria y busca dar cobertura a la línea de la pobreza de forma gradual. Considerando un hogar de 4 personas, se alcanzaría la línea de la pobreza en noviembre de 2023 con un Salario Mínimo bruto de $625.000, es decir, un reajuste pluri-semestral para que en los próximos dos años el valor del Salario Mínimo permita cubrir la línea de la pobreza para un hogar de cuatro personas.

El costo anual promedio proyectado por la Fundación Sol para el periodo (2021-2023) sería de US$456 millones. Eliminando la política de Ingreso Mínimo Garantizado (IMG) y direccionando esos recursos es posible aumentar el valor de la fuerza de trabajo, dejando el costo real de la propuesta en US$176 millones más de lo que se proyectaba gastar para el IMG. Esta suma de dinero representa un 0.06% del PIB de Chile. Sin embargo, la principal contradicción tiene relación con que sólo se piensa un aumento paulatino en el cobro de impuestos, además del redireccionamiento de los recursos ya destinados por el Estado para el combate de la crisis como el IMG, lo que implica tener que esperar 2 años para poder llegar al monto final de 625.000 pesos; esto como si Chile y los mega millonarios del país no contaran con los recursos para revertir la alarmante situación del salario mínimo en el país ahora mismo.

Por otro lado, el cobre es el recurso natural más estratégico que tiene el país, el cual ha ido al alza en las últimas semanas. Constituye casi la mitad de las exportaciones, y es responsable de los mayores ingresos fiscales (o sea de recursos para montón de planes estatales) después del IVA. Sin embargo, es una enorme riqueza que está en manos de grandes multinacionales y grandes fortunas, como los BHP Billiton o los Luksic, que saquean nuestros recursos, contaminan el medio ambiente y explotan a los trabajadores.

¿Por qué no poner toda esa riqueza en manos del pueblo entero, y gestionado por trabajadores y comunidades, sus recursos fueran en función de un plan en beneficio de toda la población? ¿Por qué seguir manteniendo este saqueo?

El cobre debe ser nacionalizado, sin pago a quienes lo han saqueado, gestionado por sus trabajadores junto a las comunidades y profesionales. Sus enormes recursos podrían ir en ayuda de la población y resolver las necesidades sociales de salud, educación y vivienda. Incluso poner esos recursos al servicio de la población hoy podría financiar de un plumazo el mismo proyecto recién presentado por la Fundación Sol.

Corresponde a las y los trabajadores junto al pueblo, protagonista de la rebelión popular del 2019, recuperar todas nuestras riquezas, lo que exigirá una lucha y movilización independiente. Los mineros pueden jugar un rol central en esta pelea, agrupando las fuerzas de la clase trabajadora junto al pueblo. Hay que fortalecer la lucha para un movimiento de estas características.






Temas relacionados

recursos naturales   /   Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Nacionalización   /   Salario real   /   Crisis    /   Cobre   /   Salario mínimo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO