×
×
Red Internacional

El informe del Indec indica que un hogar integrado por dos adultos y dos menores necesitó $ 49.465 para no caer en la indigencia y $ 111.298 para no ser pobre. En los últimos doce meses, el costo de la canasta de alimentos avanzó 70,6 %. Ningún trabajador debería ganar menos que $ 179.990 en julio, según estimó la Junta Interna de ATE-Indec.

Jueves 18 de agosto | Edición del día

El valor de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó 6,3 % en julio, lo que implica que un hogar compuesto por cuatro integrantes necesitó $ 49.465 para comprar la comida indispensable que marca la línea de indigencia, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En tanto que una familia de cuatro integrantes necesitó $ 111.297,57 para superar el umbral de pobreza. La Canasta Básica Total (CBT), además de alimentos, reúne indumentaria y transporte, subió así 6,8 % en julio marcando una fuerte suba de la línea de la pobreza que calcula el organismo.

En los primeros siete meses del año la Canasta de Pobreza (CBT) aumentó 46,2% y la Canasta de Indigencia (CBA) 50,1%, diferencia que se debe a esencialmente en que las tarifas de los servicios públicos, y el transporte, se encontraban con escasos aumentos por lo cual aumenta la ponderación que tiene la comida dentro de los índices.

Asimismo, en los últimos doce meses, el costo de la CBT subió 64,7 % y el de la CBA avanzó 70,6 %, precisó el Indec.

Sin embargo, la CBT, canasta que mide el umbral de pobreza de acuerdo al Indec no incorpora gastos importantes de las familias trabajadoras como el pago del alquiler. En este sentido, la Canasta de Consumos Mínimos que elaboran los trabajadores de la Junta Interna de ATE-Indec indica que "un Hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijxs en edad escolar necesitó, en julio de 2022, de $ 179.990 para satisfacer sus necesidades. Este valor se compone de $ 61.383.- necesarios para adquirir una Canasta Alimentaria Mínima y de $ 118.607 para acceder a otros bienes y servicios básicos". Y agregan que "ningún trabajador debería ganar -de bolsillo- menos que el valor calculado en este ejercicio".

Los sectores de menores ingresos son los más afectados por la suba del precio de los alimentos. La inflación en julio alcanzó el 7,4 %, el nivel más alto desde 2002. El poder adquisitivo de los ingresos se deteriora por la elevada inflación. De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado que releva el Banco Central, para fin de año la suba de precios promedio superará el 90 %.

El Índice de Salarios de junio, que publicó el Indec el jueves de la semana pasada y que muestra una foto "vieja" por cuanto no tiene en cuenta el salto de precios de julio, muestra que el poder de compra en el sector privado registrado cayó un 20,5 % en relación a 2015 (junio 2022 versus octubre 2015).

Te puede interesar: Inflación y salarios: ¿el Gobierno propone reeditar el pacto social?

En el caso de los trabajadores del sector público la merma fue del 27,6 % en el mismo período. En tanto los trabajadores informales entre octubre de 2016 y junio de este año perdieron un 32%. El bono a los jubilados que anunció Sergio Massa solo representa una suma de $ 233 por día. Muy atrás quedaron las promesas del Frente de Todos del regreso del asado a la mesa o recuperar lo que se perdió durante el macrismo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias