×
×
Red Internacional

Economía.Gradualidad para reformas mínimas: el pauteo de los economistas y empresarios hacia el nuevo presidente Gabriel Boric

Los mercados nacionales financieros reaccionaron de inmediato al triunfo del candidato Gabriel Boric miembro de la coalición de centro izquierda reformista Apruebo Dignidad. El dólar registró una alza de 34 pesos, la más alta desde la crisis económica de 2008. El mercado se hace inestable cuando asume un nuevo gobierno pero, la elección del gabinete, las primeras medidas del nuevo gobierno y la instalación de un nuevo presidente (tras la rebelión popular de 2019 y con un proceso constituyente en curso) hacen de esta nueva elección un escenario totalmente nuevo e incierto para las relaciones sociales en el país.

Gabriel MuñozLicenciado en Historia

Viernes 24 de diciembre de 2021 | 19:54

Las señales que esperan de Boric los economistas

Según el economista Raphael Bergoeing (presidente de la comisión nacional para la productividad y experto colaborador de los gobiernos de Piñera y Bachelet) este es un gobierno particular, que tiene un programa más agresivo, realizará cambios en poco tiempo y eso genera susto". La primera recomendación para ganarse el apoyo del mercado sería la gradualidad y la lentitud en la aplicación de los cambios, sobre todo, económicos. "Esa ha sido la experiencia, muchos creen, que tuvo el segundo gobierno de la presidenta Bachelet". La composición del gabinete sería la segunda señal que espera el economista. Según él éste elenco de ministros debe equilibrar figuras jóvenes y a los "seniority", refiriéndose a los políticos que ya fueron ministros, "que conocen los mercados" y que le darían muestras de tranquilidad a los inversionistas extranjeros.

Bajar las expectativas y una agenda menos ambiciosa

La recomendación es priorizar, elegir un foco y que estas reformas salgan bien implementadas. "Si hay una agenda ambiciosa, y si no se pueden llevar a la práctica, la ciudadanía se decepciona". Para el economista del establishment se trata de hacer lento la aplicación del programa, pedir a la ciudadanía mesura y no perder la confianza de los inversionistas. Las clasificadoras de riesgo, empresas privadas, evalúan cuán confiable es un país en el corto y largo plazo. En el lenguaje de las ganancias capitalistas miden qué probabilidades hay de que un país no pague la deuda que contrae. Chile era según Bergoeing un país preocupado de la "microeconomía", pues durante muchos años la "macroeconomía" se encontraba estable: la deuda pública, la inflación, la inversión, el empleo y el crecimiento general.

La urgente necesidad de reformas sociales chocará con la moderación del gobierno de Boric

Tras una semana del triunfo del candidato Gabriel Boric en todos los lugares de trabajo se habló de cuáles serían las primera medidas y cuáles eran más urgentes que otras. En televisión y radio se instalaba la idea de "reducir la jornada laboral a 40 horas", "aumentar el sueldo mínimo", "liberar a los presos políticos" de la rebelión popular, "terminar con el negocio descarado de las AFP". La respuesta de los periodistas repitió una y otra vez la tesis de Bergoeing, "bajar las expectativas" pues somos un país frágil para los inversionistas.

Gabriel Boric hasta el momento se ha inclinado del lado de los economistas neoliberales con evasivas en relación a que tan rápido o lento sería la aplicación de su programa. Y Giorgio Jackson ya anticipó que la conformación del gabinete seguirá la recomendación del equilibrio entre lo nuevo y lo viejo, entre los jóvenes del Frente Amplio y el PC y los viejos de la ex Concertación. El bloque socialdemócrata PS, PPD, PL y PR ya mostró su disponibilidad para ingresar al gabinete y dotar de "experiencia" al jóven presidente. Incluso se habla de tener un ministro de Hacienda exportador del último gobierno de Bachelet.

Los empresarios por su parte celebran estas señales y seguirán pauteando al presidente electo buscando su moderación. Richard Von Appen planteó abiertamente que muchas de las propuestas de Boric relacionadas a salarios y jornada laboral "van a tener que ser graduales".

Terror económico

La fórmula gradualidad para reformas mínimas es el dogma que se instaló toda esta semana cuando ni siquiera ha asumido el electo gobierno y mientras todavía no termina el de Piñera. El diario pro capitalista La Tercera inició también su campaña del terror. Informó que luego de las elecciones los inversionistas locales decidieron concretar sus inversiones fuera del país y que sólo un reducido puñado de inversionistas se mantiene a la espera de las primeras acciones del nuevo presidente.

Hablan como si la decisión de un presidente estuviese generando el desastre venidero cuando en realidad la crisis económica ya está presente en Chile y la fuga de capitales, que se traduce en inflación, ya es un fenómeno instalado, incluso antes de la elección presidencial. 600 mil empleos aún no se recuperan, tras dos años de pandemia. Los nuevos trabajos creados son precarios y no productivos, ligados al comercio. La enorme expectativa en Boric es el mecanismo de defensa básico que tienen los trabajadores para sobrevivir e impedir que se sigan deteriorando sus condiciones.

La dinámica de aumento de expectativas y defensa de condiciones de vida podrá alentar nuevos fenómenos de luchas sociales y sindicales. Lo muestra la movilización de los pescadores de la bahía de Quintero. Quienes denuncian el derrame criminal de petróleo sobre las costas que perjudica directamente el trabajo de los pescadores independientes.

No habrán cambios si no hay movilización

Trabajar menos, ganar más, tener mejores pensiones, serán reformas que no serán posibles si no hay luchas que peleen por ellas y que corran el cerco de los empresarios y sus economistas. Boric está siendo preso, antes de asumir, de las exigencias del modelo de los 30 años. Harán de todo para impedir reformas en favor del pueblo trabajador porque su noción de éxito y crecimiento es directamente proporcional a la explotación que aplican hacia los trabajadores.

Es urgente comenzar a discutir qué izquierda construir y defender durante el futuro gobierno de Boric. Pese a la derrota de Kast, la derecha se mantiene fuerte en el parlamento. Los dueños del país ya anuncian desaceleración e inflación, para que la paguen los hogares trabajadores. Es por esto que es indispensable retomar las demandas de octubre de 2019. El indulto a los presos políticos, la desmilitarización del Wallmapu, el fin a las AFP, un salario de 600 mil pesos reajustable según la inflación, poner término a las listas de espera y al lucro con la salud pública, prohibir los despidos en los servicios básicos como la salud y la educación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias