×
×
Red Internacional

Favorecido en los 90s, hoy es el grupo que más dinero se lleva en ganancias y en subsidios de transporte de pasajeros en el AMBA. No solo tienen líneas de colectivo, también producen chasis, carrocería y una empresa de seguros en el mismo rubro. Un negocio redondo sostenido por el Estado.

Roberto AmadorObrero de Madygraf y docente de escuela secundaria

Kevin WrightPeriodista y docente

Viernes 5 de agosto | Edición del día

A más concentración de empresas, de ganancias, de dinero, de decisiones que influyen en la vida de millones, más duros son con sus propios trabajadores. DOTA SA corresponde a las siglas de Doscientos Ocho Transporte Automotor Sociedad Anónima. Fue fundada en 1955 por la familia Faija que operaba a su línea madre, la 28, muy conocida por recorrer la General Paz.

La empresa que más gana en el negocio de los bondis

Primero una curiosidad, no hay balances públicos de DOTA desde el 2004. Pero sí podemos ver algunos números más actuales. En 2019 recaudó más de 2 millones de pesos por coche y recibió más de 3 millones 150 mil pesos en subsidios por coche. En el mismo año generó más de $6.800 millones por la venta anual de boletos y recibió una compensación de más de $10.600 millones del Estado por los mismos. Esta información la detalla una auditoría del Ministerio de Transporte. Una montaña de guita.

También reciben subsidios al combustible, les venden el gasoil más barato. Con leyes favorables y millones del Estado, entre 1990 y 2019, DOTA pasó de operar una sola línea, la 28, a operar 180 líneas de colectivo. Subsidios, persecución sindical y usuarios cautivos es la palanca de su gran ascenso.

A todo esto, hay que sumarle que controlan y ganan mucho dinero con Argos Compañía Argentina de Seguros que brinda servicios de seguros para transporte de pasajeros.

También poseen la empresa Megacar, representante de la compañía brasileña Industria Agrale, que produce chasis y se convirtió en el mayor competidor de Mercedes Benz. En diez años tuvo un crecimiento enorme, en 2009 Agrale vendía el 5% de los chasis, para 2019 más del 28% de las unidades llevaban su marca.

Además, la lista sigue, son dueños de la fábrica de carrocería Todo Bus SA que produce colectivos para sus propias líneas, como también para otras.

Como nada los detiene, para acceder a nuevas líneas, hacen una maniobra: DOTA les ofrece los bondis para que renueven su flota, supongamos 30 colectivos nuevos para estas empresas, y cuando no pueden pagar les pide un porcentaje de acciones a cambio y así comienzan a extender sus tentáculos.

Abril 2022. El ministro de Transporte de la PBA, Jorge D'Onofrio, visitó DOTA.
Abril 2022. El ministro de Transporte de la PBA, Jorge D’Onofrio, visitó DOTA.

Según el gobierno, solo en el AMBA, DOTA cuenta con más de 12.500 empleados. Con estas tres ramas de la industria y los servicios en su poder, es el mayor emprendimiento llevado adelante por una empresa de transporte.

Buenos Aires tiene una de las flotas de colectivos más grande del mundo, con 18 mil unidades. Siendo que el 65% de los ingresos de los operadores de colectivos en el AMBA provienen de compensaciones que les da el Estado. Un mercado por demás jugoso.

Claro, si producís las carrocerías, los chasis, manejas los colectivos, vendes los seguros, y a eso le agregas una enorme cantidad de subsidios, te da como resultado un negocio redondo.

¿A dónde va toda esa guita?

A sus bolsillos. La mayoría de las rutas o recorridos son casi exclusivos por línea, convirtiendo a los pasajeros en clientes cautivos de los dueños.

Como planteó recientemente la diputada del PTS en el Frente de Izquierda Unidad, Myriam Bregman, cuando le preguntaron por la suba de las tarifas: “habría que investigar a dónde fueron todos los subsidios que han recibido estos años, porque no se ve que haya mejorado notablemente la calidad del transporte público en la Argentina, sino todo lo contrario”. También dijo que el servicio de trenes y colectivos “debería ser totalmente estatal y controlado por los trabajadores, organizando el recorrido con participación de los vecinos (...) ¿Quién sabe cómo funciona el servicio? Los trabajadores y los usuarios, saben cuáles son los problemas que enfrentan cotidianamente”.

Te puede interesar: No hay bolsillo que aguante: trenes y bondis ya valen un 40 % más en el AMBA

Donde manda capitán, no manda marinero

Estos poderes concentrados son utilizados para sacar más y más márgenes de ganancia a cualquier costo, por eso atacan a los trabajadores que se organizan y defienden sus condiciones de trabajo.

Hace más de diez años, cuando DOTA junto a otros grupos compraron la línea 60, lo primero que hicieron fue incumplir la normativa laboral vigente: liquidaron mal las vacaciones, no pagaban las horas extras. Los trabajadores tuvieron que pelear para defender sus derechos.

En el verano de este año, de manera provocadora la empresa persiguió, despidió trabajadores y echó a un delegado de la línea 60. Los despidos fueron denunciados y, en estos momentos, los choferes se mantienen peleando para que los reincorporen. Con medidas de lucha, como un corte de la Panamericana en Maschwitz y bloqueo en la terminal de Barracas.

Te puede interesar: Trabajadores de la línea 60 pararon: “Hoy, estamos acá, al pie del cañón”

Los verdaderos ganadores de la crisis

En un momento muy crítico del país, con la mitad de la población bajo la pobreza, considerando que en el último mes hubo una suba de alimentos en el conurbano del 11%. Y a pesar de sus grandes fortunas, estos días vimos como las patronales del transporte de colectivos presionaron y lograron que aumente el boleto.

Más inflación, menos alcanza el sueldo. Usuarios y trabajadores pagan los costos de su sed de ganancias, pasajeros y colectiveros están llamados a ver quiénes son sus amigos y quiénes sus enemigos. La Izquierda Diario se pone a disposición de eso.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias