×
×
Red Internacional

El sábado recién pasado se inundó la maternidad del Hospital Barros Luco con aguas servidas producto de la falta de mantención, y además el servicio de medicina se encuentra en estado de alerta por falta de personal.

Valeria YañezActriz Colectivo Artístico Tarea Urgente, comunicadora de la salud en Atención Primaria, ex candidata a Constituyente y Diputada.

Agrupación "Abran Paso"Agrupación de trabajadoras y trabajadores de la salud

Lunes 1ro de agosto | 16:54

Hace años habían comenzado las fallas estructurales en distintos puntos del hospital, en el Servicio de Maternidad la situación de las aguas servidas se viene arrastrando desde hace mucho tiempo.

Para el terremoto del 2010 los pabellones de parto y ginecología se fracturaron, se abrieron grietas grandes en los muros, con fallas estructurales, los cuales fueron rellenados con pasta muro, fueron lijados y pintados, en un zócalo que sostiene a todo el edificio hospitalario.

Hace meses que estábamos con goteras en las distintas partes de la mater, lo único que hacían: subían unos maestros en el entre techo, les ponían unos baldes, se llenaba de gotera, vaciaban el balde y cerraban otra vez, hasta que la situación colapsó. Se juntó agua en el entre techo y empezó a salir por todos lados” nos menciona una TENS del servicio.

Los pabellones, la recuperación, el pre parto y la urgencia se inundaron. Las pacientes están siendo derivadas a otros hospitales, y solo están atendiendo situaciones de urgencia.

En el Servicio trabajan un total de 145 personas; matronas, técnicos, auxiliares, médicos, quienes vieron afectada su labor, además de toda la población de la zona sur de Santiago donde viven familias populares y trabajadoras.

Por su parte del Servicio de Salud Metropolitano Sur (SSMS) emanó un comunicado donde plantea que fue cerrada por una fuga de aguas residuales y se dieron dos días para solucionar todo, pero omiten que era una situación que las y los trabajadores denunciaban hace tiempo, por múltiples fallas de funcionamiento, que se traduce que que no tienen calefacción, goteras y múltiples fallas. Los aires acondicionados incluso no pueden instalarse, por la falta de una buena instalación eléctrica.

Además a esto se suman las movilizaciones que han venido realizando las y los trabajadores de la Urgencia del hospital por la falta de personal y el reciente paro de brazos caídos que realizaron TENS del Servicio de Medicina por la misma razón "Ya nos cansamos, van muchos días seguimos donde somos 4 TENS" menciona una funcionaria. Están en alerta para que traigan más personal.

Es una situación que se arrastra de años; no olvidemos la operación con celular por corte de luz, el “bloqueo de las 27 camas” del servicio de medicina que se movilización en pandemia por falta de personal, y que desencadenó una movilización develando falta de calefacción y agua caliente, problema que aún se mantiene, y que en abril del presente año a ya se habían movilizado.

Te puede interesar: Hagamos como en el Hospital Barros Luco: ¡A movilizarnos en unidad!

Es urgente un nuevo hospital, otro proyecto que lleva años de retraso, y que a la fecha acumula días y millones de pesos en multas, el gobierno de Bachelet lo prometió, el Piñera dijo que se convertiría en el Hospital más grande, pero nada de eso ha pasado.

Te puede interesar: Nuevo Hospital Barros Luco ¿otro elefante blanco?

Basta de soluciones parche a la crisis del hospital y la salud pública

El problema del Hospital Barros Luco Trudeau es estructural, es el desfinanciamiento de la salud pública y los más de 30 años de herencia de la dictadura, del desarrollo libre y expansivo de una salud privada que desmanteló la publica. La compra de insumos y camas a un valor muchísimo mayor. Ante el pilar del negocio de la salud la Nueva Constitución en el Artículo 44 plantea justamente que: “El Sistema Nacional de Salud podrá estar integrado por prestadores públicos y privados. La ley determinará los requisitos y procedimientos para que prestadores privados puedan integrarse a este Sistema.” Por tanto la Nueva Constitución no toca el negocio de la salud y no se vislumbra que se van a acabar este tipo de situaciones y soluciones parche, pues dependerá de éste congreso que está dirigido por la derecha y la ex concertación. No podemos quedarnos esperando de brazos cruzados, y que la crisis recaiga nuevamente en nuestros hombros.

Por tanto es más necesario que nunca mantenerse organizados y que las y los trabajadores y usuarios que denuncien, saquen la voz y puedan movilizarse para cambiar esta situación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias