×
×
Red Internacional

Graves antecedentes en Rajo Inca. Muertes obreras en Codelco: Exijamos la renuncia del Vicepresidente de Proyectos y las gerencias de las divisiones

Nuevos y graves antecedentes se dieron a conocer esta semana respecto al accidente que que dio muerte al trabajador Rubén Trigo Escobar de 50 años perteneciente a la empresa contratista Belaz Movitec que presta servicios de movimiento de tierra en Rajo Inca de El Salvador. El antecedente entregado por el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile(SERNAGEOMIN), dio a conocer que Rubén fue hallado 14 horas después del accidente fatal, lo que expresa una serie de irregularidades. Las y los trabajadores no podemos seguir permitiendo que nuestra seguridad esté a cargo de quienes ponen las ganancias por encima de nuestras vidas, y debemos exigir a los sindicatos de la Federación de Trabajadores del Cobre como a las Confederaciones contratistas paralizar partiendo por la exigencia de renuncia de la Vicepresidencia de Proyectos de CODELCO como de las Gerencias Divisionales de El Salvador y Chuquicamata.

Sábado 30 de julio | 11:58

La semana pasada dábamos cuenta del grave accidente que ocurrió en Chuquicamata Subterránea que cobró la vida de Sebastián Méndez, trabajador contratista mantenedor de la empresa Consorcio Ossa Pizzarotti, quien fue atropellado por un equipo manipulador telescópico mientras se encontraba en sus labores en el túnel 15 de inyección del proyecto subterráneo.

Diez días antes, también CODELCO daba cuenta de la muerte de Rubén Trigo, trabajador contratista de movimiento de tierra en el proyecto Rajo Inca de la División El Salvador, quien habría muerto después del deslizamiento del camión que operaba desde la plataforma de un botadero de material, cayendo unos 40 metros.

Desde CODELCO, tomaron medidas como la paralización de los proyectos por los fatales, sobre todo con el de la semana pasada en Chuquicamata Subterránea, los cuales desde este lunes comenzaron su retorno de manera gradual. Además la cuprífera estatal, haciendo eco del subcontrato, exigió respetar los procedimientos y los estándares de seguridad a las empresas contratistas, desentendiéndose de su responsabilidad como empresa mandante, cuando tiene el mismo grado de responsabilidad en los accidentes y muertes de trabajadores que las empresas contratistas y subcontratistas.

Te puede interesar: Ante la muerte de trabajador subcontratista en Chuquicamata Subterránea. Necesitamos Comisiones de Higiene y Seguridad bajo nuestro control y acabar con el subcontrato

En este marco de responsabilidades que tienen las empresas a la hora de asegurar las condiciones mínimas de trabajo, higiene y seguridad, es que salieron a luz antecedentes graves respecto a la muerte de Rubén Trigo, los cuales fueron dados a conocer por el SERNAGEOMIN, los que demuestran una serie de irregularidades y desprecio por la vida de las y los trabajadores.

David Montenegro, director nacional del SERNAGEOMIN, notificó que el 10 de julio recién a las 08:00 hrs se recibió la denuncia del accidente, cuando este había ocurrido a las 18:44 hrs del día anterior. Además se dio a conocer con esta irregularidad, que el cuerpo hallado 14 horas después fue en el sentido que desde la empresa en primera instancia estuvieron más preocupado de hallar el camión, una muestra de desidia patronal horrible.

Además, la investigación arrojó la falta de control de ingresos y salidas de la faena, por lo que no había una base de datos sobre el personal de trabajo en faena y las maquinarias, la empresa no dio cuenta tampoco de la falta de Rubén Trigo ni siquiera en el furgón de transporte, y para colmo no habían siquiera registros de las capacitaciones de los trabajadores involucrados directa o indirectamente en el evento. Finalmente se dio cuenta que el cuerpo de Rubén fue hallado a 10 metros del camión.

CODELCO y Belaz Movitec son responsables

Más allá de las exigencias que hace CODELCO en sus comunicados de cumplir con los estándares de seguridad, es igual de responsable que Belaz Movitec de la muerte de Rubén Trigo, y es que el subcontrato como amortiguador de costos que no sólo implica la operación, sino también la seguridad, es la herramienta que ocupa CODELCO como otras miles de empresas, para tercerizar responsabilidades en todo el espectro que involucra las condiciones de la clase obrera en sus lugares de trabajo.

Más allá que desde la Vicepresidencia de CODELCO haya paralizado por una semana los proyectos en diversas divisiones, con esto buscan salir libres de polvo y paja de su responsabilidad en la muerte de Rubén, al igual como lo hicieron con Sebastián Méndez en Chuquicamata Subterránea, quien murió por negligencia del Consorcio Ossa Pizzarotti y la Gerencia de Chuquicamata en momentos donde hacían mantención.

Tanto CODELCO como las empresas contratistas, son los ejecutores de las políticas de seguridad y de las condiciones laborales en la que trabajadoras y trabajadores ejercen sus labores.

Hay que exigir la renuncia de la Vicepresidencia de Proyectos y las Gerencias Divisionales de Chuquicamata y El Salvador

Este lunes, la Vicepresidencia de Proyectos comenzó a retomar las funciones de los proyectos de CODELCO de manera gradual, pero hasta ahora nadie se ha hecho responsable realmente de estas lamentables muertes obreras.

Los sindicatos de Chuquicamata y El Salvador, con el mismo ímpetu que desde la FTC recibieron la solidaridad de las y los trabajadores contratistas por el cierre de la Fundición en Ventanas, deberían junto a las Confederaciones de contratistas como la Confederación de Trabajadores del Cobre y sus diferentes federaciones regionales, deberían llamar a asambleas unificadas desde las bases para discutir un plan de lucha y un pliego de demandas para enfrentar la grave situación que llevó a la muerte de dos trabajadores, partiendo por exigir la renuncia de Marcos Bastías, Vicepresidente de Proyectos de CODELCO, del Gerente General de Chuquicamata Nicolás Rivera y del Salvador, Christian Toutin, siguiendo el ejemplo de la lucha que dieron en Radomiro Tomic los trabajadores dieron el año 2013 logrando la salida del Gerente de la División.

La lucha por conquistar Comités de Seguridad e Higiene controlado por las y los trabajadores

Como dijimos anteriormente, mientras se trate de costos los empresarios siempre estarán dispuestos a implementar políticas operacionales y de ritmos de trabajo que no atenten contra sus ganancias, con ello poniendo por debajo incluso nuestras vidas.

Las muertes obreras no son una casualidad, menos bajo la lógica de la producción 24/7 que vemos en sectores de la minería, la industrias, puertos, forestales, transportes, entre otros. Y es que la organización del trabajo bajo las manos ambiciosas de los empresarios, donde para estos somos parte de sus costos o números más que pueden afectar más o menos sus ganancias, nuestras vidas pasan a ocupar ese mismo lugar.

Aún no hay claridad de lo sucedido con Sebastián Méndez en Chuquicamata Subterránea, y ahora comienzan a salir a la luz los antecedentes nefastos con el caso de Rubén Trigo, quien sabe si era posible o no rescatarlo con vida.

Es por ello, que no podemos confiar en los empresarios ni sus procedimientos que determinan las políticas de seguridad, tampoco en los procesos investigativos que hacen las empresas que tienden a ocultar la verdad para zafar de responsabilidades, la única forma de saber la verdad es levantar comisiones de investigación independientes de la empresa. Es por eso que debemos ser nosotros las y los trabajadores quienes organicemos cuáles son las condiciones en las que se debería producir y en las que no. Si somos nosotros quienes estamos expuestos a centenas de riesgos dentro de las operaciones, deberíamos ser nosotros quiénes organicemos cuál es la mejor forma y condición de hacer cualquier trabajo.

Las y los trabajadores, debemos exigir en todos nuestros lugares de trabajo a los sindicatos la necesidad fundamental de impulsar Comisiones de Seguridad e Higiene organizadas por los propios trabajadores junto a profesionales de la salud en todo tipo de materias incluso ergonómicas, para determinar cuáles son las condiciones óptimas para producir, operar o mantener, no se puede quedar sólo en las declaraciones como lo hizo la Federación de Trabajadores del Cobre y las Confederaciones contratistas, hay que tomar medidas reales. Comisiones que midan realmente si los ritmos de producción impuesta por los empresarios son o no riesgosas para todas las aristas de la salud física y mental para cada uno de las y los trabajadores, no podemos seguir permitiendo que nuestras vidas dependan de la ambición de un grupo de empresarios, las y los trabajadores no somos números más ni menos de las ganancias y costos de los capitalistas, tenemos que organizar Comisiones de Seguridad e Higiene bajo nuestro control así como también a apuntar a terminar con el subcontrato que precariza hasta el punto de quitar la vida, porque nuestras vidas valen más que las ganancias de los empresarios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias