×
×
Red Internacional

Los datos corresponden al segundo trimestre del año, según informó el Indec. Persiste la desigualdad de ingresos entre hombres y mujeres. En el caso de los hogares la mitad vive con menos de $97.000. Los costos de la inflación recaen sobre las mayorías populares.

Jueves 22 de septiembre | Edición del día

La elevada inflación de este año fue otro golpe para los ingresos. Según datos del Indec publicados este jueves, el 60% de los trabajadores percibió menos de $70.000 en el segundo trimestre del año. Mientras que el 80% de los asalariados ganó menos de $100.000 en el mismo período. Es decir, que la mayoría de la clase trabajadora vive con ingresos por debajo de la canasta de consumos mínimos que realiza la Junta Interna de Ate Indec (el promedio del segundo trimestre fue de $161.853). Dicha canasta no es un ideal ni un óptimo, pero se acerca a lo que se necesita para llegar a fin de mes.

Te puede interesar: El salario debería ser como mínimo de $ 179.990

También el informe expuso la gran desigualdad en ingresos entre varones y mujeres. En el segundo trimestre del año los varones tuvieron un ingreso promedio de $76.306, mientras que el de las mujeres fue de $56.997.

En el caso de los hogares, cuando se considera el ingreso total el 50% tenía ingresos menores a $97.000. En tanto, la brecha entre los hogares con más y menores ingresos es de 13,3 veces, considerando que en el primer caso el monto total de dinero ingresado al hogar fue de $354.033 y en el segundo, de $26.577.

Otro dato alarmante del documento es la desigualdad de ingresos entre los trabajadores formales e informales. El informe señala que el ingreso promedio de las personas asalariadas con descuento jubilatorio fue de $89.630, mientras que en el caso de aquellas sin descuento jubilatorio, el ingreso promedio equivale a $38.476. Un ingreso de miseria para los no registrados. Además, este miércoles el Indec dio a conocer que hubo un fuerte aumento del empleo no registrado que alcanzó el 37,8% de los asalariados, el valor más alto de los últimos siete años. También el poder de compra de los trabajadores no registrados tuvo un fuerte desplome en los últimos años, la caída es del 32 % desde octubre de 2016 a junio de este año, según datos del Indec.

Por último, el Indec informó que el coeficiente de Gini del ingreso per cápita familiar de las personas fue de 0,414 para el segundo trimestre de 2022 mientras que en el mismo trimestre de 2021 fue de 0,434, lo que refleja una leve reducción de la desigualdad.

La recuperación de la economía no implicó una mejora de las condiciones de vida de las mayorías populares, la inflación carcomió el poder de compra. El gobierno del Frente de Todos prometió recomponer salarios y jubilaciones, pero no se recuperó todo lo que se perdió con Macri. Mientras tanto los grandes empresarios ganan. La inflación fue uno de los mecanismos centrales por los cuales se produjo desde 2018 hasta 2021 una gran transferencia de ingresos desde la clase trabajadora hacia el gran capital, así el centro CIFRA calculó en U$S70 mil millones esa transferencia, la cual mayormente operó durante el Gobierno del Frente de Todos.

Frente al aumento de precios que deteriora los salarios y jubilaciones, al tiempo que engrosa los bolsillos de los grandes empresarios como los del sector alimenticio, la izquierda propone cuatro medidas: suba de emergencia para recuperar lo perdido, reapertura de paritarias, salario que cubra la canasta familiar, clausula gatillo automática ante el aumento del costo de vida.

Te puede interesar: El ajuste estruendoso de la inflación


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias