Internacional

BRASIL

Informe confirma que el Ejército viola los derechos humanos en favelas en Río de Janeiro

La Defensoría Pública reveló que, con la intervención militar en esa ciudad, se dan 30 tipos de violaciones a los derechos humanos de los habitantes de esos barrios.

Diego Sacchi

@sac_diego

Jueves 27 de septiembre de 2018 | 13:48

El estudio revelado este jueves, y conocido como "Circuito Favelas por Derechos", realizado por más de 25 entidades en defensa de los derechos humanos, resalta las distintas violaciones que sufrieron estas personas por parte de los militares y las dividen en cinco bloques: violación en domicilio, abordaje, mortalidad provocada por el estado, operación policial e impactos.

La Defensoría Pública de Río de Janeiro reconstruyó la situación que viven los habitantes de esos barrios ocupados por el Ejército. A partir de los relatos de los habitantes de las comunidades encontraron episodios de robo por parte de agentes de seguridad, de daño a su patrimonio, de agresiones sexuales, extorsiones, amenazas, agresiones físicas, ejecuciones o disparos al azar, entre otros.

La intervención y toma del control del orden en Río de Janeiro bajo el mando del Ejército, fue decretada el pasado 16 de febrero por el presidente golpista Michel Temer. El general del Ejército, Walter Braga Netto, que comanda la intervención llegó a afirmar que la misma era “un laboratorio para Brasil”.

El responsable de las visitas a las comunidades para el desempeño de este proyecto, Pedro Strozenberg, explicó que "los muertos son más visibles en las estadísticas y que los casos más expresivos, como las matanzas, son destacados en los medios, en cambio las violaciones se silencian, transformándose en sufrimientos patrimoniales, físicos y emocionales".

Strozenberg agregó que "Son relatos que exponen el miedo e invisibilidad al que cientos de miles de personas en Río de Janeiro están sometidas y demuestran que hay una forma de actuación recurrente en el modo en que las fuerzas de seguridad tratan a las comunidades", añadió el defensor público.

Justamente el informe destaca que hay "un conjunto de violaciones cotidianas que no salen en las estadísticas oficiales, pero contribuyen inmensamente a generar un sentimiento de miedo, desesperanza y revuelta en los habitantes de las favelas y de la periferia". También deja claro que esas violaciones no podrían llevarse a cabo sin una "validación oficial", aunque no se encuentren formalmente ordenadas por superiores. Un ejemplo de eso es la práctica de revisión de las mochilas de los niños.

Más información: Indignante: el Ejército revisa las mochilas escolares de los niños en Río de Janeiro

"Aquí tratan a todo el mundo como si fuera delincuente, o es madre y padre de vagabundo, si es mujer es mujer de vagabundo, si es niño es hija de vagabundo, hay un 99 % de habitantes y de trabajadores, pero ellos creen que todo el mundo aquí es un bandido", expresó una mujer entrevistada por la Defensoría Pública.

Los relatos muestran la impunidad con la que se manejan las fuerzas del Ejército. Un comerciante de una de las comunidades visitadas para el estudio relató que "el Ejército entró en su bar y robó la vídeo consola de su hijo y comió de sus productos", generando más de 4.000 reales (unos 1.000 dólares) de pérdida. "La gente trabaja para tener ese poco dinero y ellos se lo llevan", añadió.

El racismo, desprecio y abusos hacia las mujeres son también una práctica habitual de los uniformados. "Yo sé que sólo una mujer puede revisar a otra mujer, pero si no les dejamos nos dan un golpe en la cara", contó otra de las entrevistadas.

El informe confirma las denuncias sobre las violaciones a los derechos humanos y la represión en Río de Janeiro. Una de las personas que levantaba su voz denunciando esos atropellos fue Marielle Franco, que caracterizó su carrera política por su trabajo en defensa de los derechos humanos, especialmente de las mujeres negras. Su asesinato se dio a casi un mes de que el presidente brasileño, el golpista Michel Temer, decretara la intervención federal en Río y diera vía libre al accionar del Ejército en esa ciudad. La intervención es una medida inédita desde la promulgación de la constitución de 1989, recibió el apoyo de la amplia mayoría de la Cámara de Diputados y el Senado.

Te puede interesar: Seis meses sin justicia para Marielle Franco

El gobierno golpista y sus aliados utilizan al Ejército contra el pueblo, bajo un discurso de combatir la criminalidad. Pero la realidad es muy diferente, las organizaciones no gubernamentales que hacen un seguimiento a la intervención desde su comienzo alegan que las propias estadísticas oficiales indican que la criminalidad ha aumentado desde que los militares asumieron el control del orden público en Río.

Te puede interesar: Brasil: abajo la intervención federal, fuera las tropas de Río de Janeiro

Río de Janeiro fue la plataforma de una escalada represiva, que apuntaba a ser en realidad una prueba piloto para todo el país en cómo lidiar con el descontento y los intentos de resistir a la crisis generada por los capitalistas.






Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO