×
×
Red Internacional

Se trata del poeta y doctor en Filosofía, Jorge Polanco, autor del libro Juan Luis Martínez, poeta apocalíptico, publicado por la Universidad de Valparaíso. La Fundación Juan Luis Martínez pide tres años de prisión y una elevada multa para Polanco, así como para los editores y diseñadores del libro. Aducen que se vulneraron los derechos de autor.

Cecilia Rodríguez@cecilia.laura.r

Gonzalo SchwenkeCrítico literario, Valdivia

Viernes 5 de marzo | Edición del día

Juan Luis Martínez (Valparaíso, 1942 – Villa Alemana, 1993) fue un poeta postvanguardista y artista visual que publicó La Nueva Novela (1977) y La Poesía chilena (1978). En vida, realizó unas pocas autoediciones de escasa tirada y, a 28 años de su fallecimiento, todavía es muy difícil, sino imposible, conseguir alguno de sus libros, por los cuales hay que pagar precios exorbitantes. Se creería que, en esta situación, la Fundación Juan Luis Martínez (JLM) —dirigida por la viuda, Eliana Rodríguez Labra y la hija, Alita Martínez Rodríguez— celebraría una publicación que tiene por objeto dar a conocer la obra del poeta. Sin embargo, sucede lo contrario.

El doctor en Filosofía Jorge Polanco enfrenta ahora la amenaza de prisión solo por haber dedicado a JLM su tesis doctoral, titulada Juan Luis Martínez, poeta apocalíptico. El trabajo captó el interés de Ediciones Universidad de Valparaíso (UV) y, por tanto, fue transformado en libro y publicado en 2019.

El libro consta de dos partes. La primera incluye el ensayo de Polanco: un análisis e interpretación propia con citas a poemas y trabajos de JLM que sí fueron autorizadas por la Fundación. La segunda parte incluye una serie de imágenes de los libros de JLM que, según la Fundación, fueron publicadas sin autorización y manipuladas.

Desde la salida del libro, la Fundación interpuso una demanda civil contra Ediciones UV, así como contra su director Cristián Warnken y el editor Ernesto Pfeiffer. Exigen una indemnización de 8.000 UTM ($400 millones de pesos chilenos) por “perjuicios patrimoniales y morales causados” y la destrucción de los ejemplares. Si bien no es claro que se hayan destruido, sí consta que ya no se consiguen en ningún lugar. Han logrado censurar el ensayo de Polanco.

No satisfecha, la Fundación va por más y ahora amplió la demanda: solicita una elevada multa y tres años de cárcel no solo para Warnken y Pfeiffer, sino también para el autor y el diseñador, Felipe Cabrera.

El pedido de prisión, además de insólito en general, en el caso de Polanco contradice declaraciones previas de Alita Martínez quién afirmó en julio de 2020 “nosotros no tenemos nada en contra del trabajo [de Polanco]. De hecho, es un trabajo bastante bueno. El problema no es por el ensayo.” ¿Entonces por qué se amplía la querella de cárcel al escritor, que ni siquiera fue responsable de la selección y pedido de autorización para publicar las imágenes en disputa?

Lo cierto es que Polanco es amenazado con prisión solo hecho de publicar un libro que él mismo escribió, y el diseñador está amenazado solo por ser un trabajador que cumple con un pedido. Los editores, por su parte, están amenazados por querer difundir tanto la obra de Polanco como la de JLM. Aun cuando esa amenaza no se concrete, ya deben afrontar de su bolsillo los costos del juicio, además de someterse a su desgaste.

Más aún indigna la intentona cuando es de público conocimiento que Polanco, junto a otros poetas, se dedicó a reunir testimonios durante las movilizaciones de la juventud y los trabajadores de Chile, para acabar con la constitución y el régimen heredado de Pinochet. La censura y amenaza de cárcel puede convertirse en un grave antecedente que afecte al conjunto de la comunidad literaria y académica, especialmente a aquellos y aquellas que apuestan a políticas emancipatorias.

La noticia golpeó inmediatamente a la escena literaria. Mientras Alita Martínez insiste con la justeza de su reclamo, afincándose así única propietaria de la obra producida no por ella sino por su padre; un miembro del directorio de la Fundación JLM, Zenaida Suárez, presentó su renuncia por “motivos éticos-profesionales” y más de 400 escritores, editores y académicos de Chile, América Latina y el Estado Español se han pronunciado en defensa de Jorge Polanco. Quienes estén interesados en sumarse a la causa, pueden anotar su firma aquí

Por su parte, la casa de estudios cuyo sello editorial publicó el libro en disputa, emitió un escueto comunicado: “La Universidad de Valparaíso lamenta que la publicación del ensayo del destacado académico Jorge Polanco sobre la obra de Juan Luis Martínez, cuyo único objetivo era difundir la obra de ese autor, termine en una querella en tribunales. La universidad defenderá en todas las instancias su convicción de haber actuado correctamente. Reafirmamos nuestro orgullo por el trabajo de nuestra editorial, sin fines de lucro, en difundir la poesía y el pensamiento, trabajo que ha concitado la valoración de los lectores y el medio editorial en Chile e Hispanoamérica.”

Mientras tanto, Alita Martínez sí autorizó una próxima edición facsimilar en francés de La Nueva Novela, como parte del trabajo de un museo de artes visuales del país europeo. Parece que chilenos y chilenas deberán aprender francés para poder disfrutar de la obra del poeta.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias