×
×
Red Internacional

TRUMP. Irán en pie de guerra contra la política de Trump

Irak, Somalia, Yemen, Sudán, Siria y Libia son los otros seis países a los cuales se le ha aplicado el decreto. Esto provocó la inmediata movilización no tan solo de inmigrantes en EE.UU, sino de importantes sectores de la población norteamericana en contra de la política de Trump.

E.E. VergaraValparaíso, Chile

Miércoles 1ro de febrero de 2017 | 04:50

Importantes medidas impulsadas por el presidente de EE.UU Donald Trump, vienen impactando a nivel internacional, generando enormes repercusiones.

A la ya cuestionada construcción del muro fronterizo con México –que significó la suspensión de la visita del presidente de México, Enrique Peña Nieto- este fin de semana se dio a conocer el decreto anti-inmigración que impide la entrada de siete países del Medio Oriente que profesan el Islam.

Irán, Irak, Somalia, Yemen, Sudán, Siria y Libia son los países a los que se les aplican los criterios correspondientes a la suspensión en la concesión de visados durante 90 días, prohibiendo la entrada de los ciudadanos pertenecientes a los países anteriormente nombrados, hasta que no adopten nuevos procesos de escrutinio. Junto con esto se frena todo tipo de acogida a los refugiados durante 120 días y a los sirios indefinidamente.

Irán contra Trump

Esta clase de medidas claramente xenófobas han tenido la inmediata respuesta de Irán, quienes han señalado prohibir la entrada a su país a ciudadanos norteamericanos, como forma de expresar su indignación hacia dicha política. Esto ya ha causado problemas, donde por ejemplo a los basquetbolistas pertenecientes a la Liga Iraní, Joseph Jones y J.P. Prince, se les ha negado el ingreso, luego de sus vacaciones en Dubai, y se ha planteado incluso la posibilidad que dichos jugadores tengan que abandonar la liga.

Los responsables son los ultraderechistas xenófobos, no el pueblo trabajador

Sin duda el repudio y rechazo a la política xenófoba de Trump debe hacerse presente a nivel internacional, pero el camino no es cerrar las fronteras a los miles de inmigrantes que no tienen nada que ver con aquella política nefasta. La gran mayoría son trabajadores y trabajadoras que viajan junto a sus familias, viviendo miles de penurias, escapando de las guerras provocadas por las potencias imperialistas, y en busca de una mejor vida.

Es fundamental la solidaridad internacionalista con los millones de inmigrantes del mundo, con una respuesta desde el pueblo trabajador a la campaña imperialista y reaccionaria de Trump que solo divide a los explotados y oprimidos del mundo, y contra el nacionalismo que emerge al calor de las disputas de los gobiernos burgueses. Hay que defender la libre circulación de las personas, y el derecho a un alojamiento digno para todos los refugiados. ¡La clase obrera es una y sin fronteras!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias