Política Chile

VALPARAÍSO

Jorge Sharp y “territorios en red” ¿Dónde está el negocio?

Jorge Sharp anunció hace algunos meses el lanzamiento de su plataforma “territorios en red” después de declarar su ruptura definitiva con el frente amplio. Con críticas puntuales no queda claro que rompa con el programa y perspectiva de su antigua coalición ¿Cuál fue el problema? ¿Dónde está el negocio?

Miércoles 2 de diciembre de 2020

Tras varios meses de conversaciones, el alcalde de Valparaíso Jorge Sharp, lanzó Territorios en Red, una apuesta que busca incentivar la participación en el plebiscito por el Apruebo y conquistar gobiernos locales no solo en la región sino también a nivel nacional, en capitales como Antofagasta, Santiago, Temuco, Valdivia y Punta Arenas, con énfasis en liderazgos desde fuera de los partidos políticos tradicionales y alejado de la órbita del Frente Amplio.

El mito y la realidad

Con el objetivo de convertirse en un referente de la política chilena, nace Territorios en Red como «un espacio de organización que busca articular a diversas trayectorias e identidades a lo largo de todo el país quienes, de manera autónoma pero con objetivos políticos comunes, buscan desde sus saberes y experiencias ser un aporte territorial en el próximo proceso constituyente y en los futuros procesos electorales, impulsando que sean los territorios y comunidades organizadas de norte a sur los protagonistas de estos cambios» según declararon.

Dentro de sus referentes encontramos al alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp; el concejal de Antofagasta, Camilo Kong; la concejala de la comuna de Santiago, Rosario Carvajal; la abogada laboralista de San Antonio, Constanza Lizana; el periodista y ex candidato a alcalde y diputado por Temuko, Felipe Valdevenito; la abogada viñamarina, Paula Arriagada; Javiera Toledo, matrona feminista de Villa Alemana, y Cristóbal Rosas, ex dirigente estudiantil de Valdivia.

Sobre la coalición Jorge Sharp señalan ser “una alternativa a la política de los partidos tradicionales”, recalcando que su énfasis es la construcción política desde los territorio. Sobre su relación con el Frente Amplio, apuntan que “el valor de las alianzas consiste en el diálogo, el trabajo conjunto y la sintonía que se logra desde abajo, desde los territorios, y desde ahí siempre empujaremos espacios de encuentro”, dejando entre abierta la opción de formar parte de otras coaliciones en las futuras elecciones.

Y nos hablan de buscar empoderar a las comunidades para el proceso constituyente, buscar realizar “desde abajo” las políticas que chile necesita e impulsar una verdadera democracia participativa. Pero como si no hubiesen pasado cuatro años, estas mismas palabras fueron las que encabezaron la campaña de “con las manos limpias” que llevo a Sharp a la alcaldía por el pacto “Valparaíso ciudadano” que se quebró en el 2018.

¿Qué paso?

Palabras aguantan para mucho, pero la realidad es que Jorge Sharp lanza territorios en red después que el frente amplio le pusiera condiciones para la re elección en el marco de que la contraloría anunciase un juicio contra la Municipalidad de Valparaíso por supuesto mal uso de subvenciones escolares comprometiendo $931 millones de pesos.

Es cierto que Sharp venia organizando un movimiento propio que tenia “nerviosos” a las cúpulas del frente amplio. Pero el caso de la re elección (y como ambos sectores funcionan con la calculadora electoral en mano), las denuncias de corrupción profundizaron la ruptura en el marco de las negociaciones del frente amplio con la ex Nueva Mayoría.

Según el informe del ente fiscalizador, que publicó El Mercurio de Valparaíso, algunos dineros del programa de Subvención Escolar Preferencial (SEP) habrían sido destinados a la compra de, entre otras cosas, “buzos, poleras, agendas, y colaciones” en dos liceos de la comuna. Además, el organismo detectó que alumnos de esos establecimientos fueron contratados como garzones y cocineros, lo que abrió denuncias de la fiscalía, el SII y la Defensoría de la Niñez.

Palabras y hechos

Hay personas que honestamente consideran que Jorge Sharp es consecuente, que no firmo el acuerdo por la paz y además renuncio al frente amplio. Y se entiende, pero contrastar palabras y hechos puede ayudar a discernir.

Si vemos su programa, este no se diferencia con la alcaldía ciudadana cuando esta pertenecía al frente amplio. Si vemos sus pretensiones, estas no niegan alianzas con su antigua coalición. La única diferencia es que hacen énfasis en potenciar el proceso constituyente desde “los territorios”. Pero la estrategia es la misma que sus antiguos compañeros.

En esta vía de “dialogo” no olvidemos al joven de “las manos limpias” participar de la comisión de seguridad de Piñera, la misma que perfecciono la institución de carabineros.

En un plano actual, no nos podemos olvidar que mientras Sharp criticaba el acuerdo por la paz, fue un personaje clave para el lobby parlamentario en la ley anti protesta presionado por el descontento frente a los “saqueos” pero dando pie a una de las leyes más represivas de la historia de chile.

Sin ir más lejos, el joven anti corrupción termino entre la espada y la pared en un caso de corrupción producto de la crisis estructural del financiamiento a los municipios.

Críticas al frente amplio y un nuevo aire neo reformista

Una cosa es clara y es que efectivamente los partidos de la denominada “cocina” parlamentaria que firmaron el acuerdo por la paz, incluida la derecha, la ex concertación y el frente amplio han sido ampliamente cuestionados. Como también los partidos que firmaron leyes anti populares como la ley de “suspensiones” y la ley anti protesta.

Pero lejos de ser una alternativa consecuente con el pueblo trabajador, con un objetivo de conveniencia surge esta alternativa, que cambia en la forma, pero en el contenido no se diferencia del frente amplismo.

La “democracia ciudadana” y que en el municipio de Valparaíso ha quedado con la promesa de construir un “municipio participativo y democrático” es parte de la estrategia de mejorar la gestión de las instituciones del Estado capitalista.

El plan de modernización que Sharp quería impulsar previo a la rebelión popular era esto. La aprobación del tren rápido Santiago-Valparaíso, la negociación del T2 de Valparaíso, y las “consultas ciudadanas” para que empresas privadas se hicieran de la concesionaria.

La rebelión remeció al país y la pandemia lo azotó, avecinando un escenario económico más complejo que el que tuvo que enfrentar Sharp en estos cuatro años.
Como afrontar este escenario en un municipio polarizado requiere de una izquierda consecuente.

Para dar una solución definitiva a los padecimientos del pueblo trabajador, debemos contrastar palabras con hechos. Las promesas de estos nuevos y convenientes críticos con la realidad de sus acciones.

Son urgentes medidas de fondo que impliquen tocar la propiedad privada de los empresarios y poner las empresas estratégicas bajo control obrero y popular. Pero estas medidas no vendrán de los inventos neo reformistas y de las tentativas de administración dentro de los estrechos márgenes del estado capitalista.






Temas relacionados

Jorge Sharp   /   Política Chile   /   Valparaíso

Comentarios

DEJAR COMENTARIO