Logo Ideas Socialistas

SEMANARIO

La Prensa Revolucionaria

Chris Harman

La Prensa Revolucionaria

Chris Harman

Imagen de portada: daguerrotipo de un encuentro masivo de cartistas en abril de 1848 en el sur de Londres

Nota del traductor

Un texto imprescindible sobre prensa revolucionaria de Chris Harman, donde se retratan los periódicos del jacobino Marat, de los cartistas ingleses, cuna del movimiento obrero y su prensa, el aclamado Daily Herald, y por supuesto el Pravda de les bolcheviques. A este texto se le acompañan sus hipótesis sobre periódicos en momentos ascendentes de la lucha de clases, como de retroceso, tomando los casos de la prensa radical inglesa, y que terminara con un balance de la prensa de su propio partido, el Socialist Workers Party (ingles).

En esta primera entrega, de cuatro, y que se lanzaran una vez por semana, Harman escudriñara en la importancia de la prensa en la revolución francesa, a través del periódico del jacobino Jean Paul Marat, para luego mostrar el nacimiento de la prensa obrera en el país que atestiguo el parto de la clase trabajadora en el planeta.

Sobre Chris Harman (1942-2009): fue un histórico dirigente trotskista inglés, militante del Socialist Workers Party, editor de su periódico por más de veinte años, el Socialist Worker; fue parte de las campañas en Europa contra la guerra de Vietman, del mayo del 68´, la lucha contra grupos nazis, y por supuesto en las luchas de les trabajadores. El SWP estuvo ahí en los brutales ataques de Margaret Thatcher a la clase obrera británica, siendo además uno de los pocos sectores de izquierda que no apoyaron su ataque a las Malvinas. El SWP tenia una orientación centrista y entre otras cosas sostenía la teoría de que la Unión Soviética era un capitalismo de estado, y no un estado obrero degenerado.

El texto original es del año 1984 y fue publicado en la revista teórica del SWP, el International Socialism, en su edición n° 24. Este articulo fue extraído desde Marxist.org [1]

Esta traducción fue realizada junto al programa DeepL [2].

***

Cuando la gente quiere burlarse de los socialistas revolucionarios, a menudo se burlan del esfuerzo que hacemos para producir, distribuir y vender nuestros periódicos. La caricatura que se hace de nosotros es la de unos locos con ojos salvajes y mal vestidos que agarran fajos de papeles que nadie quiere comprar. Es una imagen que los ex-revolucionarios que ahora hacen una carrera remunerada en la política respetable les gusta fomentar. Pueden comparar su actual "influencia" cuando se sientan en las comisiones parlamentarias o administran los parques municipales con su pasado desperdiciado de pie frente a las fábricas, sin poder vender uno u otro periódico semanal.

No es de extrañar que los propios socialistas se vean fácilmente influenciados por estas opiniones. Pueden llegar a sentirse fácilmente como lo hizo H.M. Hyndman, el fundador de la primera organización marxista en Gran Bretaña, la Federación Socialdemócrata. Después de 28 años de producir su periódico Justice pudo confesar que lo veía como:

Una hoja puramente propagandística, que trata de cuestiones que la masa de la humanidad no desearía que se le plantearan... Habríamos hecho mejor en gastar nuestro dinero y entusiasmo en otras direcciones. Fue uno de esos errores fatales que no se pueden rectificar y que engendran una especie de manía de obstinación.

No es común ir tan lejos como lo hizo Hyndman al denigrar la empresa de producir y vender un periódico. Pero es bastante común que los revolucionarios, e incluso organizaciones enteras, sientan que hay formas más fáciles de ganar influencia - ya sea olvidando efectivamente el periódico mientras se gana alguna posición en el movimiento obrero, dando mano libre o tratando de encontrar una audiencia fácil a través de la infiltración de los medios de comunicación existentes (ya sea la estación de radio local o el New Musical Express).

Sin embargo, cuando se habla de los grandes socialistas revolucionarios, siempre se piensa en ellos en relación con los periódicos que produjeron. Marx y el Neue Rheinische Zeitung, Lenin con Iskra y Pravda, Gramsci y Ordine Nuovo, James Connolly y The Workers Republic, Trotsky y Nasha Slovo, Rosa Luxemburg y Rote Fahne.

La conexión entre el líder revolucionario y el periódico es específica de los revolucionarios cuya preocupación es construir luchas de masas. No se encuentra con aquellos cuya concepción del cambio es la de una pequeña y decidida minoría que realiza acciones heroicas en nombre de la mayoría. Así que no se habla del periódico de Cromwell, ni de Robespierre, ni de Bakunin, ni de Garibaldi, ni del Che Guevara. Sin embargo, incluso aquellos revolucionarios burgueses que se apoyaban en la acción de las masas para conseguir sus objetivos tenían que tener periódicos. En la Gran Revolución Francesa, Marat no habría sido nada sin su periódico L’Ami du Peuple, o Hébert sin el Père Duchesne.

No se trata de una cuestión de coincidencias. La centralidad del periódico surge del propio objetivo de intentar ganar el apoyo de las masas a la revolución.

Cualquier revolución real implica que las masas rompan con las ideas generales con las que se han criado y adopten una nueva forma de ver el mundo y su propio papel en él. Los revolucionarios siempre comienzan como minorías que intentan propagar la nueva visión del mundo. Y eso implica, durante largos periodos de tiempo, no sólo la hostilidad de la antigua clase dominante, sino también la indiferencia de muchos de los miembros de la clase oprimida. No hay forma de evitar este periodo de impopularidad, ya que en cualquier sociedad la clase dominante domina ideológicamente. Sus ideas son, de hecho, las ideas dominantes.

Los revolucionarios no pueden empezar a ganar esta batalla por las ideas a menos que encuentren alguna forma de conectar con las experiencias de la masa de gente "ordinaria" "no política". Tienen que ser capaces de demostrar que la visión revolucionaria del mundo encaja mejor con al menos algunas de estas experiencias que la ideología dominante.

Pero a los revolucionarios no les interesa simplemente ganar a la gente para las nuevas ideas. También tienen que preocuparse por conseguir que la gente actúe sobre la base de éstas, para decir no sólo lo que está mal, sino también, sobre todo, que hacer.

El éxito sólo es posible para una corriente revolucionaria en cualquier etapa de su desarrollo si puede encontrar algún medio de establecer conexiones entre los principios, la experiencia y las tareas del momento.

El periódico revolucionario es absolutamente indispensable porque es el mecanismo para establecer esas conexiones, para salvar la brecha entre la teoría y la práctica.
Como dijo Ernest Jones, el líder cartista, cuando intentaba mantener unidos los restos de aquel primer gran movimiento obrero a principios de la década de 1850:

El primer y esencial requisito de un movimiento es tener un órgano que registre sus procedimientos, que comunique, que apele, que exhorte, que defienda y que alcance. Es el vínculo fundamental de unión, la enseña del progreso y el medio de argumentación. Es lo que le permite sostener la cabeza en medio del torbellino de partidos y mantener unidos a sus diversos elementos.

Lenin hizo lo mismo medio siglo después en su artículo ¿Por dónde empezar? y en su folleto Qué Hacer:

El periódico no es sólo un propagandista colectivo y un agitador colectivo. También es un organizador. Puede compararse con el andamiaje que se levanta alrededor de un edificio en construcción... La organización que se forme en torno a este periódico estará preparada para todo, desde mantener la bandera, el prestigio y la continuidad del partido en períodos de aguda depresión revolucionaria hasta preparar la insurrección armada a nivel nacional.

Es asombroso el número de veces que se encuentran personas que hacen referencia al ¿Que hacer? sin mencionar el hecho de que más de la mitad del texto se dedica a impulsar el periódico revolucionario.

Pero la simple elaboración de un periódico no es suficiente en sí misma para salvar correctamente la brecha entre los principios y la práctica. El periódico tiene que establecer la conexión entre los principios, la experiencia y las tareas del momento de forma correcta. Y eso cambiará enormemente con los altibajos de la lucha.

Como señaló Gramsci, las experiencias de las personas bajo el capitalismo son siempre de dos tipos muy diferentes. Por un lado, está la experiencia de vivir simplemente dentro del sistema y de sufrirlo. Esto, por sí mismo, rara vez les lleva a plantearse cuestiones revolucionarias. Más bien tiende a hacer que den por sentado el sistema, a aceptar la definición de la clase dominante de lo que es y lo que no es posible.

La otra experiencia es, aunque sea limitada, la experiencia de la lucha contra aspectos del sistema. Es a través de esa lucha que una clase oprimida comienza a sentir que tiene la fuerza colectiva para plantear una alternativa al actual estado de cosas.

Establecer la conexión entre sus principios y la experiencia de la masa del pueblo significa, para un partido revolucionario y su periódico, relacionarse con aquellos elementos de la experiencia del pueblo que se han establecido a través de la lucha, separándolos del resto de la experiencia y utilizándolos para sentar las bases de una visión del mundo completamente diferente.

Esto es más fácil de hacer cuando las luchas de la clase oprimida van viento en popa, y cada victoria inspira más victorias. En tales circunstancias se produce un poderoso crecimiento espontáneo de nuevas formas de ver el mundo. El periódico revolucionario es capaz de expresar sus propios principios a través de las palabras e imágenes que los miembros de la clase oprimida utilizan para expresarse. Todavía es necesario un proceso de destilación para separarlos de las viejas ideas con las que todavía están mezclados en la conciencia real de la mayoría de la gente. Pero el proceso de destilación no es tan difícil.

Por eso, los periódicos más exitosos han sido siempre los producidos en los momentos de auge de la lucha.

Si observamos cuatro de esos periódicos, podemos ver cuál era la mezcla adecuada de ideas generales, de experiencia vivida y de agitación.

Marat y L’Ami du Peuple

L’Ami du Peuple fue el periódico más influyente producido durante la gran revolución francesa de 1789-93. No era un periódico obrero. Su director, Jean Paul Marat, era un antiguo médico de la corte que defendía la realización de la revolución burguesa. Pero entendía que eso no podría hacerse si los revolucionarios burgueses no movilizaban a las masas empobrecidas de París. Consideraba que el periódico era un instrumento esencial para lograrlo.

Inmediatamente después de participar en la agitación callejera el día de la toma de la Bastilla -el 14 de julio de 1789-, propuso al comité popular del barrio en el que vivía la creación de un periódico. Al ser rechazada la propuesta, emprendió tal proyecto por iniciativa propia. Redactó ocho páginas de tamaño A5 cada día, y pagó para que se imprimieran. Sin ninguna organización que lo respaldara, dependía de que el periódico encontrara sus propios lectores a través de los vendedores ambulantes.

El periódico tuvo un gran éxito y pronto se convirtió en el más vendido de París.
Esto se debe a la forma en que Marat logró combinar los tres elementos: los principios generales, la experiencia y lo que había que hacer.

Sus principios no eran muy originales. Los expuso en varios panfletos antes y durante los primeros días de la revolución. En el fondo, eran un refrito de los ideales democrático-burgueses contenidos en los escritos de Rousseau. Si el periódico se hubiera limitado a reiterarlos, es dudoso que hubiera encontrado algún público.

Fueron los otros dos elementos los que sentaron las bases de su extraordinario éxito.

El componente Qué hacer era vital. Día tras día, semana tras semana, durante cuatro años, Marat se desmarcó de toda la retórica de los líderes oficiales de la revolución -primero los liberales constitucionales y luego los republicanos moderados de la Gironda- y llamó a la acción decidida para extender y defender la revolución.

Como aclara el mejor relato de la obra de Marat en inglés: "El Ami du Peuple constaba de ocho pequeñas páginas compuestas casi exclusivamente por críticas y observaciones sobre la actualidad escritas por el propio Marat". Se trata de exigencias de acción, de desprecios sobre los últimos compromisos, de advertencias de peligro, de insultos contra los que consideraba enemigos de la revolución. El propio Marat decía que podían reconocer su periódico de las ediciones falsas destinadas a desacreditarlo, porque "sus autores son unos patanes que predican la paz, mientras que yo no dejo de denunciar mientras hago sonar la campana".

Puede ser que "las incesantes exhortaciones a la vigilancia, las interminables denuncias de los gobernantes hagan que la lectura de L’Ami du Peuple sea algo tediosa". Pero fue precisamente esta repetición del mensaje de que la revolución estaba en peligro lo que dio al periódico su éxito.

La explosión de Marat cuando murió el orador de la primera etapa constitucional de la revolución, Mirabeau, fue una muestra de su rechazo a cualquier compromiso con quienes consideraba que ponían en peligro la revolución. En todas partes, la muerte de Mirabeau fue recibida como una gran calamidad.

Pero la actitud de Marat fue muy diferente: "Pueblo, dad gracias a los dioses", escribió. “Vuestro enemigo más temible ha caído bajo la guadaña del destino... Muere víctima de sus numerosas traiciones...".

No se dejó llevar por un optimismo fácil, ni siquiera cuando parecía que el pueblo había obtenido grandes victorias. Después de que el destino del rey quedara sellado por una de las grandes journées (levantamientos de masas) de la revolución, la celebración de Marat del acontecimiento estuvo marcada por el más profundo tono de cautela:

La gloriosa jornada del 10 de agosto puede ser decisiva para el triunfo de la libertad, si se sabe aprovechar su ventaja. Un gran número de déspotas han comido el polvo, pero no tardarán en volver y afirmarse en forma más terrible que antes. Temed la reacción, repito. Vuestros enemigos no os perdonarán cuando llegue su oportunidad. Por lo tanto, no hay cuartel. Estáis perdidos si no derribáis a los miembros corruptos del municipio, a los jueces antipatrióticos y a los diputados más pútridos de la Asamblea Nacional.

Fue esta vigilancia la que le valió a Marat el odio eterno de todos los que querían detener la revolución a medias. Para ellos cometió dos grandes crímenes.

En primer lugar, insistió en que la revolución no debía dar cuartel a sus enemigos. Advirtió, con razón, que éstos no rehuirían ningún nivel de derramamiento de sangre para alcanzar sus objetivos, y que la revolución debía estar preparada para abatirlos primero:

Me indigna nuestra insensata consideración por nuestros crueles enemigos; tontos somos, tememos causarles un rasguño. Dejad que sean los amos durante un día y pronto los veréis invadir las provincias, fuego y espada en mano, abatiendo a todos los que ofrezcan alguna resistencia, masacrando a los amigos del país, matando a mujeres y niños y reduciendo nuestras ciudades a cenizas.

En segundo lugar, estaba dispuesto a asumir algunas de las reivindicaciones de las masas parisinas para espolearlas. Sobre todo, cuando se trataba de la aguda escasez del alimento básico, el pan:

En todos los países en los que los derechos del pueblo no son una frase vacía, consignada ostentosamente en el papel, el saqueo de algunas tiendas, a cuyas puertas se colgaba a los especuladores, pondría pronto fin a esas prácticas corruptas que están llevando a la desesperación a cinco millones de hombres y haciendo que miles perezcan de necesidad.

Esta expresión de descontento popular está relacionada con la tercera cosa que hizo su periódico: hacerse eco de la experiencia de la gente. Poco después de la aparición del periódico, Marat introdujo la innovación de imprimir cartas en las que los individuos contaban la opresión que habían sufrido bajo el sistema existente. En el transcurso de la existencia del periódico se imprimieron tres o cuatro mil cartas de este tipo. Marat explicó que la falta de espacio le obligaba a editarlas un poco: "No debe sorprender a nadie encontrar el mismo estilo en la mayoría de las cartas que publico: el espacio limitado de mi diario me obliga a editarlas, para no conservar más que su sustancia".

El éxito que la combinación principios-agitación-experiencia obtuvo para el periódico de Marat queda demostrado por los intentos de las autoridades de suprimirlo. Tanto los liberales constitucionales como los republicanos moderados trataron de destruir su imprenta, de arrestarlo personalmente y de expulsar al periódico. Pasó dos años huyendo, moviéndose de piso en piso, trabajando supuestamente en sótanos y escondiéndose en canteras. Sin embargo, durante este periodo el periódico alcanzó una popularidad sin precedentes.

Cuando Marat pudo por fin salir de la ilegalidad, con el hundimiento del partido constitucional, su popularidad estaba a la vista. Ocupó el quinto lugar en la lista de diputados elegidos por París para la nueva Convención Nacional, y gracias a la influencia que ejerció sobre la autoridad municipal revolucionaria de París fue una de las fuerzas políticas más poderosas. Aunque no había tenido ningún contacto personal previo con el líder de los republicanos extremos de los clubes jacobinos, tras la derrota de los republicanos moderados de la Gironda, formó parte de un triunvirato que prácticamente dirigía el país, junto a Robespierre y Danton.

Para alguien sin organización, un revolucionario solitario que se había propuesto cumplir con lo que consideraba una tarea necesaria sin ayuda de nadie, esto era realmente un logro notable. La contrarrevolución lo reconoció cuando finalmente eliminó su influencia de la única manera que conocía: el cuchillo del asesino se clavó en su pecho mientras trabajaba en las pruebas de su periódico desde su bañera.

El Northern Star

Las primeras luchas del movimiento obrero británico estaban inseparablemente relacionadas con la producción y distribución de periódicos y revistas. La agitación que culminó en Peterloo en 1819 y luego la agitación por la reforma en 1830 fue muy estimulada por periódicos como el Political Register de Cobbett y el Black Dwarf de Wooler.

El temor a los efectos subversivos de la prensa radical sobre las clases bajas llevó a los gobiernos a intentar reducir la circulación de los periódicos al mínimo mediante un impuesto prohibitivo. Pero la prensa radical encontró formas de eludirlo (como la publicación de revistas que decían no ser periódicos porque sólo contenían comentarios y no noticias), y luego, después de que las clases medias lograran una reforma en 1832 que dejó a la clase trabajadora sin derechos, burlando deliberadamente la ley.

El principal protagonista de esta campaña fue el semanario de ocho páginas Poor Man’s Guardian, publicado por Henry Hetherington y editado durante gran parte de su existencia por Brian Bronterre O’Brien. Estuvo muy implicado en las campañas de los sindicatos que florecieron a mediados de la década de 1830 y su tirada llegó a ser de 16.000 ejemplares, a pesar de las repetidas detenciones y encarcelamientos de quienes participaban en su producción y distribución. Su éxito llevó al gobierno a adoptar una táctica diferente en 1836: reducir el impuesto sobre los periódicos y confiar en el mercado para expulsar a los periódicos radicales descapitalizados.

Al principio, la medida parecía tener éxito. La circulación de The Poor Man’s Guardian comenzó a descender a medida que la agitación sindical disminuía en 1835-6, y Hetherington lo cerró, dirigiendo su atención a periódicos más exitosos que, en sus palabras, se ocupaban de "la inteligencia policial, los asesinatos, las violaciones, los suicidios, los incendios, las mutilaciones, los teatros, las carreras, el pugilismo y todo tipo de entretenimientos".

Pero entonces, en noviembre de 1837, se lanzó el Northern Star en Leeds.

Se trataba de un semanario de ocho páginas (es decir, del tamaño del actual Financial Times), cubierto con una columna tras otra de letra más o menos sólida, con tal vez un grabado cada cinco números, con una portada dedicada principalmente a anuncios (normalmente de medicamentos de patente bastante dudosa) y que costaba cuatro peniques y medio (en una época en la que un trabajador podía ganar tan sólo un chelín al día).

Sin embargo, tuvo un éxito prodigioso. En febrero de 1837 ya vendía 10.000 ejemplares a la semana, y un año después rivalizaba con el diario londinense The Times, con unas ventas superiores a los 50.000 ejemplares. La oficina de correos tuvo que comprar vagones especiales, además de los habituales carros de correo para su distribución.

Su número de lectores era, con toda seguridad, diez o veinte veces superior a su venta. Lo compraban los taberneros para sus clientes de la clase obrera, y grupos de trabajadores se asociaban para comprar un ejemplar entre todos. Benjamin Wilson, un cartista de Halifax, pudo contar cómo, en los distritos de la lana: "Era una práctica común reunirse en las casas de los amigos para leer el periódico y hablar de asuntos políticos".

Otro testigo ha contado cómo en Todmorden, el día en que debía salir el Northern Star, la gente se reunía al borde de la carretera para esperar su llegada ’que era primordial para todo lo demás por el momento’ (Citado en Dorothy Thompson, The Early Chartists, Londres 1971, p.13)

En Leicester, las tejedoras (framework knitters) se reunían en la tienda para tomar el té de la tarde: "Algunas se sentaban en los taburetes de las bobinadoras, otras en los ladrillos, y otras, cuyos marcos estaban en el centro, se sentaban en sus tablas de asiento... mientras se leían breves artículos del Northern Star, y esto constituía el tema de consideración y discusión y charla durante el resto del día".

En cuanto a nuestras categorías -ideas generales, experiencia, lo que hay que hacer- no cabe duda de que la clave de su éxito fue la capacidad del Star para expresar las experiencias de cientos de miles de trabajadores implicados en un movimiento ascendente. Los años 1837-1839 fueron testigos de un enorme aumento de las luchas: contra el empobrecimiento masivo de los trabajadores como resultado de los efectos de la depresión económica; contra los intentos del gobierno Whig de imponer la Ley de Reforma de la Ley de Pobres de 1834 (Poor Law Amendment Act), con sus casas de trabajo, en las zonas industriales del Norte; contra las Leyes de Policía que sustituyeron a los agentes elegidos, sujetos al control de la clase obrera local, por nuevas fuerzas policiales; sobre el juicio y la deportación del líder de una huelga de hilanderos de algodón en Glasgow; sobre la demanda de que la clase obrera obtuviera el sufragio; incluso sobre la supresión de una rebelión en Canadá por parte de las tropas británicas.

Así, el número del Northern Star del 13 de enero de 1838 podía señalar: "Nuestras columnas vuelven a estar plagadas de manifestaciones. En todas partes el pueblo parece estar vivo. En nuestro número actual se encuentran informes de reuniones en Stalybridge, Leeds y Bradford... Un breve aviso de una reunión pública en Hull sobre la cuestión de Canadá ... de Huddersfield, donde la firme determinación del pueblo ha impedido el nombramiento de un secretario de la ley de pobres ...’

El número anterior, el del 6 de enero, contenía informes de reuniones en Barnsley (sobre la Ley de Policía local), Leeds, Huddersfield (de la sociedad cooperativa), Almonbury, Halifax, Dewsbury (sobre la Ley de Pobres), Saddleworth (sobre los trabajadores de la lana llevados ante el tribunal por su empleador), Manchester (sobre Canadá), Hyde (sobre la Ley de Pobres), Huddersfield y Bradford (sobre la Ley de Pobres), así como una lista de donaciones para los hilanderos de Glasgow y el relato de una "gran reunión" en Northumberland y Durham, donde se informó que la gente llevaba el lema: ’La ira de Dios caerá sobre los que separan al hombre y a la mujer’, ’Vayan ahora ustedes, ricos, y lloren y aúllen por las miserias que caerán sobre ustedes’, ’por el hijo y la esposa, guerrearemos hasta el cuchillo’, ’la constitución de Canadá y que sus valientes patriotas logren defenderla’.

Al informar sobre los discursos de estas reuniones, el periódico explicaba los temas en cuestión en un lenguaje que sus lectores (y quizás más importante, los que escuchaban la lectura en voz alta) podían comprender fácilmente. Podía transmitir el horror de las "bastillas" de la Ley de Pobres, los intentos de los empresarios de recortar los salarios por medios legales, las privaciones en las que se veía obligada a vivir la gente. Pero también podía transmitir algo igual de importante: el sentimiento de una marea creciente de lucha contra todas estas cosas. Reflejaba la experiencia, pero al mismo tiempo la destilaba y aumentaba.

No sólo los reportajes lo hacían. También lo hicieron muchos de los artículos. El periódico tenía colaboradores, especialmente su propietario Feargus O’Connor, con una inmensa habilidad para expresar con sus propias palabras la indignación y la rabia de los oprimidos y explotados.

G.D.H. Cole ha descrito bien cómo: “ Feargus O’Connor fue, sin duda, el hombre más querido y también el más odiado del movimiento cartista. No en un solo distrito, sino en toda Inglaterra, tenía un inmenso control sobre la gente... La moderación al hablar era ajena a su naturaleza, y creció en él el hábito de escribir casi como hablaba, utilizando las palabras y las frases como medio para despertar las pasiones de sus lectores, nunca argumentando, sino afirmando siempre con vehemencia lo que quería que se creyera, y haciendo siempre sus alusiones muy apasionadas y concretas con la menor mezcla posible de ideas abstractas... Su sentimiento por el sufrimiento era fuerte y genuino, e hizo que los desdichados y oprimidos de toda Inglaterra le consideraran su amigo, y siguieran perdonándole y amándole, hiciera lo que hiciera mal" (Chartist Studies, pp.300-301).

Se jactaba... de que esto le permitía atraer a los ’fustian jackets’ [3], la masa empobrecida de operarios textiles, mineros y trabajadores de las fábricas.

Típico del estilo que imprimió al periódico fue un editorial sobre la Ley de Reforma de la Ley de Pobres en el primer número de 1838:

Esa ley es un insulto a los ricos, un fraude a los pobres y una traición a la naturaleza. Es un ladrón contra el que hay que alzar la voz; un perro rabioso que hay que perseguir de colina en colina y de valle en valle. Todo hombre que encuentre la muerte al oponerse a este enemigo nacional merecerá un monumento a su memoria, antes que el guerrero entrenado que se prostituye por una paga, indiferente a la causa en la que está embarcado su servicio.

Este no era el argumento razonado que se podía encontrar en gran parte de la prensa radical. Era una invectiva que podía basarse fácilmente en suposiciones contradictorias. Pero captó el estado de ánimo de, literalmente, millones de personas y, al hacerlo, las acercó a la comprensión del verdadero origen de su opresión.

La gente clamaba por leer el periódico porque les decía lo que ellos mismos, y miles de personas como ellos, estaban sintiendo y haciendo. Y no sólo lo leían. También le enviaban informes y ayudaban a su distribución. Tenía corresponsales en cualquier lugar donde hubiera el más mínimo nivel de lucha de la clase obrera. Como escribió su editor en 1841: “El Star tiene más material original que cualquier otro periódico del reino". Esto convirtió al periódico en algo más que un simple material de lectura: lo convirtió también en el organizador del movimiento.

El Northern Star se considera a menudo un subproducto del movimiento cartista. Pero, significativamente, comenzó a publicarse seis meses antes de que ese movimiento se estableciera formalmente sobre la base de una llamada de gente como Lovett en Londres, que era mucho más moderada en su tono que O’Connor. Fue la agitación del Northern Star en torno a toda una serie de cuestiones "económicas" -especialmente la Ley de Pobres y la cuestión de los derechos sindicales- la que creó la generalización política que proporcionó una base tan masiva para las demandas de sufragio de la Carta. Esto se demostró en el grado en que O’Connor pudo dominar el movimiento durante diez años, mientras que los que lo habían iniciado formalmente tendían a ser rápidamente expulsados.

Sin embargo, el atractivo del Star no se basaba simplemente en su reflejo de la experiencia. O’Connor fue lo suficientemente sensato como para atraer a su equipo de redacción a personas que tenían una claridad de ideas de la que él mismo carecía. Como ha señalado Dorothy Thompson, "su personal incluía a muchos de los hombres más hábiles del movimiento".

En particular, su principal redactor de 1838 a 1840, Bronterre O’Brien, y su editor durante la mayor parte de la década de 1840, Julian Harney, eran personas que se tomaban muy en serio la formulación de ideas claras y el argumento contra la ideología de la clase dominante. Ambos se basaron en las ideas de la extrema izquierda de la revolución francesa: O’Brien tradujo al inglés el libro de Buonarrotti sobre la "Conspiración de los Iguales" de Babeuf y él mismo escribió una biografía inacabada de Robespierre, y Harney estuvo en continuo contacto con emigrados de los movimientos revolucionarios europeos. Pero ambos tuvieron que intentar ir más allá y enfrentarse a las ideas económicas de la burguesía industrial ascendente. No pudieron tener más que un éxito parcial, pero al menos empezaron a poner al descubierto algunas de las nociones que Marx iba a elaborar en una crítica definitiva de la sociedad burguesa en su conjunto. Y utilizaron estas nociones para que los trabajadores empezaran a comprender sus intereses de clase.

Como explicó el reformista "moderado", Francis Place:

O’Brien escribió largos y bien adaptados documentos a las nociones que habían sido cuidadosamente inculcadas en cada uno de los numerosos hombres trabajadores que se interesaban por los asuntos públicos. Siendo su propósito lo que siempre ha sido, la destrucción de la propiedad en manos privadas, de todos los beneficios, de todos los intereses, de todas las acumulaciones... (Citado en Cole, p.245).

Típico de la claridad con la que podía escribir fue un artículo sobre Irlanda en el Star del 27 de febrero de 1838:

Esta facción (es decir, el gobierno) habla de nuestras colonias. Mienten, los vagabundos. No tenemos colonias; nuestra aristocracia, nuestros mercaderes, poseen colonias en todo el mundo, pero el pueblo de Inglaterra -el verdadero pueblo de Inglaterra- no posee ni un terrón de tierra en su propio país, y mucho menos colonias en ningún otro. Lo que se llama nuestras colonias pertenecen a nuestros enemigos, a nuestros opresores, a nuestros esclavizadores.

El punto más débil del periódico fue cuando se planteó la cuestión del que hacer. Sus debilidades eran las de O’Connor, que podía articular brillantemente las quejas de la gente, pero incapaz de pensarlas sobre una conclusión en la estrategia y las tácticas para tratarlas, por lo que siempre daba un paso atrás en los momentos cruciales de la lucha.

Podía tratar con facilidad lo que había que hacer cuando se producía el primer repunte del movimiento, ya fuera en 1837-8, en 1841-2 o en 1847-8. Esencialmente, decía a los trabajadores que se unieran en un movimiento masivo de protesta, basando sus esperanzas en su propia fuerza y no en ninguna influencia "moral" sobre la clase dominante ("humbug moral" era la descripción del periódico de la "fuerza moral" en 1838). Pero cuando las cosas llegaron a un punto crítico, como en los veranos de 1839 y 1842 y la primavera de 1848, fue incapaz de proporcionar una dirección clara hacia adelante. Así, después de estos puntos álgidos de la lucha, su circulación cayó rápidamente, a 18.000 en 1840, a 12.000 en 1842, a 6.000 en 1846, volviendo a superar los 10.000 en 1848, y bajando a 5.000 en 1850. Sin embargo, mantuvo unido el núcleo del primer movimiento obrero del mundo durante más de una década, incluso en los tiempos difíciles en los que, en palabras de un crítico de su "extremismo", sólo consistía en "míseros grupos de una o dos docenas en cada ciudad, que se reunían generalmente en alguna cervecería y se llamaban a sí mismos ramas de la National Charter Association". (Matthew Fletcher de Bury, citado en Dorothy Thompson, p.77). Y fue, en muchos sentidos, un brillante ejemplo de lo que puede ser un periódico revolucionario de la clase trabajadora.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1The Revolutionary Press, 1984. Chris Harman. Marxist.org desde https://www.marxists.org/archive/harman/1984/xx/revpress.html

[2DeepL es un servicio de traducción automática en línea, utiliza redes neuronales convolucionales construidas sobre la base de datos del servicio web Linguee

[3[NdT] El fustán es una variedad de tela pesada tejida con algodón, llegó a convertirse en un símbolo de la clase obrera durante el siglo XIX, vestido como un verdadero uniforme de pertenencia de clase
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Jean-Paul Marat]   /   [Periodismo militante]   /   [Periodismo]   /   [Prensa]   /   [Movimiento obrero]

Chris Harman

COMENTARIOS