Mundo Obrero Chile

VIVIENDA

La casa propia: cuando el sueño se convierte en una pesadilla

Altas comisiones, dificultades y endeudamiento son los síntomas del negocio de la vivienda, la cual hasta el día de hoy mantiene a más de 2 millones de personas viviendo de allegados o en tomas de terreno.

Domingo 1ro de septiembre

La vivienda: un sueño impotente

El problema de la vivienda se ha constituido como uno de los temas más centrales para la sociedad chilena. La gran dificultad para acceder a ayudas que permitan cumplir el “sueño de la casa propia” pareciera ser regla general en donde aquellos que logran obtener el beneficio es luego de años de espera y no exento de contradicciones en el proceso.

Es en este marco que luego de un estudio realizado por la Cámara Chilena de Construcción donde calificó como “severamente inalcanzable” el acceso a la vivienda, poniendo en relieve el aumento de un 67,8% el precio de la vivienda en menos de 8 años, muestra el verdadero negocio el cual solo se posiciona en desmedro de los sectores más empobrecidos de la sociedad.

Así se generó un debate en torno a cómo se debiese regular el precio de estas viviendas y el acceso mismo a ellas. Para el director del Centro Producción del Espacio de la Universidad de Las Américas, Francisco Vergara, hoy el problema estaría eventualmente resuelto: actualmente existen 1 millón 300 mil hectáreas donde cabe todo el déficit habitacional del país, con lo cual el problema de la vivienda solo tiene responsables en las grandes empresas inmobiliarias que usufructúan mediante los altos costos del uso de suelo y el congelamiento de los planos reguladores.

En este sentido, se puede hablar de un negocio con patrones de monopolio, donde además se ha demonizado la regulación de la vivienda en un país donde incluso el fenómeno de tomas ha tenido fuertes tendencias regresivas, esto a causa de la actual situación donde actualmente el país tiene la misma cantidad de campamentos que en 1985.

Así parafraseando al estudio de la CChC, es que es “ prácticamente imposible poder comprar a una casa”. Sentencia que hoy se hace carne en los allegados, el hacinamiento y el abandono de casas fiscales.

Otro aspecto importante de la imposibilidad de acceder a una vivienda se encuentra en los bajos sueldos del país, donde a comparación con el aumento del 67,8% del precio de las viviendas los sueldos solo han tenido un aumento de un 24,7% en 8 años.

El caso Antofagasta

Antofagasta hoy se constituye como la segunda ciudad más cara del país, donde los insumos básicos superan la media y en esto la vivienda no queda exenta. Según consignó El Mercurio los arriendos de la capital minera solo son comparables con los precios de comunas como Las Condes en Santiago.

Así y luego de los resultados del estudio de la CchC, Antofagasta se clasificó como la segunda ciudad con mayor dificultad para acceder a la compra de un inmueble. ¿La razón? La incompatibilidad de los precios con los ingresos promedios de los hogares, algo que rompe el mito de los altos sueldos de la zona.

Llevando el caso al extremo, si una familia decidiera acceder a una vivienda debería ahorrar la totalidad de su ingreso mensual durante 8 años promedio. Una cifra escandalosa en el marco de la demagogia de los tiempos mejores impulsados por el gobierno y donde muestra que el poder de ahorro ha decaído debido al aumento en tres veces más respecto al tiempo del mismo.

Es ante esto que diversos movimientos por la vivienda se han formado a nivel nacional con centralidad en Antofagasta. Son trabajadores e inmigrantes que viviendo en tomas han puesto en marcha diversas movilizaciones e hitos con el fin de ver las vías de radicación.

Es así como se han conformado espacios como la “Mesa por la vivienda digna y la ciudad justa” que agrupa a diversos comités de allegados y vivienda. Esto ha generado mas de algún problema al gobierno regional de Antofagasta el cual de forma paralela solo ha podido inaugurar proyectos inmobiliarios arrastrados de gobiernos anteriores haciéndolos pasar por cosecha propia.

Un fenómeno que no está exento de contradicciones y que estudios como los de la Cámara Chilena de la Construcción ponen en evidencia lo dificultoso de obtener el sueño de la casa propia, donde se le niega ese derecho al pueblo trabajador, aumentando el endeudamiento mediante el arriendo y el castigo de los bajos sueldos.

Te puede interesar: Acceso a vivienda: un derecho social negado en Chile






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Derecho a la vivienda   /   Negocios inmobiliarios   /   Precios   /   Vivienda   /   Sociedad   /   Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO