Sociedad

DESIGUALDAD

La crueldad del frío, la calle y el sistema

La situación de "la capital" es catastrófica. A partir del día miércoles 13 de junio se presenció una fuerte ola de frío en la ciudad, que una vez más, dejó entrever la cruda violencia estructural a la que son sometidas a diario muchas personas que viven en situación de calle. A lo menos cinco personas murieron por la madrugada. ¿Catástrofe natural o crimen social?

Viernes 15 de junio de 2018

Desde el año 2011 en adelante han aumentado considerablemente los campamentos en Chile, cifras oficiales indican que sobre 40 mil familias viven en campamentos actualmente, siendo una problemática que se vislumbró fuertemente hace 30 años atrás.

Al mismo tiempo, según el avance de un estudio del Ministerio de Desarrollo Social realizado en 2017, más de 10 mil personas se encuentran en situación de calle. El 43% se encuentra en la Región Metropolitana y el 11,9% en la Región de Valparaíso.

Esta situación se relaciona estrictamente con la pobreza extrema que sufre el pueblo trabajador, en donde las principales víctimas de esta situación son adultos mayores y niños. Los problemas de salud, educación, vivienda y alimentación se conjugan para darle contornos a la precariedad que viven miles de personas y familias.

El mundo ha experimentado incuestionables avances en materia de utilización eficaz de recursos, construcciones sustentables, avances médicos y alimenticios que podrían permitir saciar el hambre en el mundo. Sin embargo ¿al servicio de quienes están estos avances? sin duda no están al servicio de aquellas personas que mueren en condiciones miserables en las frías calles de la capital.

El costo que deben pagar las y los oprimidos de esta sociedad puede llegar incluso a la muerte. Es por ello que la lucha por un sistema de salud público, condiciones de obras públicas óptimas y acceso a vivienda, es una necesidad fundamental.

El "problema" de la vivienda es otro de los derechos básicos con lo que muchos empresarios llenan sus bolsillos. La obtención de una casa propia se convierte en una lejana utopía para muchas personas en el país. Sumado a los altos costos de arriendo y un sueldo mínimo que no alcanza a cubrir la canasta básica familiar.

Pero, para abordar esta problemática, no se debe reducir todo a una cuestión de "vivienda". Más bien, debemos luchar contra toda precarización de la vida, que está en manos de los empresarios, quienes permiten la comercialización indiscriminada de los sustentos más básicos de la sociedad; educación, salud, agua, recursos naturales, las pensiones, entre otros. Y exigir que los recursos que se extraen del litio, del cobre y de las forestales, estén al servicio de estas necesidades y, por lo tanto, que sean las y los trabajadores quienes los administren.






Temas relacionados

Derecho a la vivienda   /   Pobreza   /   Vivienda   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO