×
×
Red Internacional

NO+DESPIDOS. La derecha nos quiere sin memoria, sin historia y sin cultura. A las expulsiones del nacional, se suman despidos en el GAM

Una supuesta reorganización que no ha sido informada a los trabajadores lleva 4 despidos y augura más desvinculaciones. Como en el insituto nacional, la presencia del Alcalde Alessandri en el directorio del GAM se hace sentir en la misma tónica, no podemos dejar que eso siga sucediendo.

Simón BousquetDirector Audiovisual La Izquierda Diario Chile @simonbousquet_

Martes 4 de junio de 2019 | 08:46

Pasa en la vida, pasa en GAM

Tras la cuenta pública de Piñera quedó claro que el gobierno busca reforzar su política represiva contra los estudiantes, que actualmente tiene su foco en el Instituto nacional, con el plan Aula segura que ya lleva más de 30 expulsiones y tiene como su principal paladín al alcalde de Santiago Felipe Alessandri. El objetivo es claro: impedir cualquier movilización, y aplastarla antes de que se desarrolle.

Durante la cuenta pública, Piñera sólo dedicó 60 segundos a cultura, donde explicó generalidades y dió centro al polémico proyecto de ley de patrimonio que ya ha sido ampliamente rechazado por el mundo de la cultura.

Un día antes de la cuenta pública de Piñera, el mismo día que miles se convocaron a las afueras de la moneda contra la arbitraria medida de quitar la obligatoriedad de las horas de historia en la educación y que fueron fuertemente reprimidos por fuerzas especiales de carabineros, en el GAM se sucedían 2 nuevos despidos, esta vez, de trabajadores del sindicato.

La actual administración se ha encargado de profundizar el modelo privado de espacios culturales, que administra dineros públicos pero se reserva el derecho de sus decisiones. El uso del presupuesto, la programación y el acceso a sus espacios es de carácter privado y comercial. Aun cuando el presupuesto es alto, aun cuando es el principal centro cultural del país, este reproduce y fortalece un modelo elitista y de mercado, un modelo que los estudiantes ya rechazaron en educación, por que es segregador y de competencia.

Así nos quiere la derecha: Sin memoria, sin historia y sin cultura. Por eso, con los estudiantes del Instituto Nacional, tenemos un enemigo común: Felipe Alessandri y la derecha, que la única cultura que conocen es la de la represión.

Los despidos, suceden poco después de la aplicación de medidas autoritarias contra los trabajadores que se comenzaron a usar justo después de la huelga, uno de los despedidos incluso interpuso un reclamo contra su jefatura por las constantes amenazas de ser amonestado. La empresa asegura que estas medidas no se deben a la huelga, pero las y los trabajadores sabemos que de la mano de Andrés Rodríguez, actual presidente del directorio, y Felipe Alessandri sólo podría aplicarse este plan y los resultados son tajantes.

La reestructuración de distintas áreas del GAM cae de sorpresa, no existen argumentos contundentes de la empresa, que no ha informado de esto a las y los trabajadores. Tampoco se ha pronunciado por las promesas incumplidas de hace más de un año, tras una carta enviada por los trabajadores que denunciaba arbitrariedad en contrataciones de confianza y aumentos de sueldos para jefaturas. Intentaron entregar aumentos de sueldo y contener el descontento, como medida para frenar la negociación colectiva, pero no lo lograron, y este año, todas esas medidas que aplicaron se diluyeron: ya no hay propuestas de aumentos, ni mejoras en las condiciones, solo despidos y medidas autoritarias.

Tras nuestra importante movilización en Enero de este año, por el derecho a negociar colectivamente, las y los compañeros del sindicato logramos negociar tras imponer una huelga y conquistamos un sueldo mínimo de $600.000 brutos a contrapelo del sueldo mínimo del país.

Al finalizar la movilización nos hicimos parte en la comisión de cultura de la cámara de diputados para exigir que no hubiera represalias ni despidos por movilizarse a ningún trabajador, a su vez que declaramos que las y los trabajadores del país necesitan hacer efectivos sus derechos con movilización y unidad. Lo teníamos claro, el directorio y la empresa no van a permitir que ese importante germen se desarrolle.

Si se pueden frenar las reformas y los ataques con un plan de lucha y un pliego único de demandas

Rechazar estos despidos y frenarlos es una cuestión urgente. Como hicimos en la huelga, esta no es una pelea que podamos ganar solos, es necesario que unamos las distintas luchas en curso para organizar una oposición fuerte y en las calles para frenarlos. El gobierno se encuentra debilitado, como demuestran las encuestas o el fuerte rechazo que se hizo patente el 30M y las múltiples manifestaciones locales contra sus medidas.

Los estudiantes del Insituto Nacional, que son en realidad nuestros vecinos, a su vez son también compañerxs de nuestros hijos: necesitan con urgencia esta importante unidad.

Las y los estudiantes de la Universidad de Chile, el pedagógico, la UTEM y varios liceos también se encuentran movilizados, con grandes asambleas donde discuten cómo frenar las reformas y forjar la unidad en las calles.

Junto a mis compañeros estudiantes y profesores del Partido de trabajadores revolucionarios, venimos planteando que si articulamos un plan de lucha, que una todos estos combates, y trabajamos en un pliego único de demandas, que una los despidos, con el rechazo a la represión, pero además contra las reformas que solo buscan hacer más ricos a los empresarios a costa nuestra podemos forjar una verdadera unidad para frenar estos ataques.

Los partidos tradicionales, e incluso el Frente Amplio no confían en esta fuerza como han demostrado una y otra vez arrodillados a la Democracia Cristiana para que articule su oposición parlamentaria, pero eso ya no funcionó y quedó demostrado.

Pero podemos tomar la iniciativa: que el colegio de profesores que ya llamó a movilización, la CUT y la Central Clasista, convoquen a un gran paro nacional para frenar en las calles las reformas y la represión, para que de conjunto podamos ir por más: Poner fin a los despidos y las expulsiones, por una jornada laboral de 30 horas, 5 días a la semana donde todes podamos trabajar, fin al Aula Segura, por la educación gratuita, laica y de calidad, por el fin de las AFP y por una cultura realmente democrática y abierta, estatal, que sea gestionada por trabajadores, artistas y usuarios. Podemos lograr echar abajo esas medidas, que son nada más ni nada menos que la herencia de la dictadura en Chile.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias