Economía

ECONOMÍA

La desaceleración llegó para quedarse y la descargan sobre los trabajadores

Se suman voces de funcionarios y empresarios locales sobre los nubarrones económicos, afirmando que la desaceleración se ha instalado. Ya no como algo momentáneo, según un estudio del FMI, si no más estructural. Los empresarios responden sumando nuevos anuncios de despidos, y el Gobierno rechazando las demandas de los trabajadores.

Nicolás Miranda

Comité de Redacción

Lunes 5 de octubre de 2015

Las pesimistas perspectivas

El ex presidente del Banco Central Carlos Massad proyectó un crecimiento de solo 2% para este año. Agrega que no observa signos de recuperación.
Las asociaciones empresariales tienen la misma visión pesimista. Ya ineludible, no lo atribuyen solo a los problemas internos, las reformas que rechazan, sino que dan cuenta del inestable escenario económico internacional. El menor crecimiento de China, el menor crecimiento en los llamados “mercados emergentes”, la probable suba de tasas de interés en Estados Unidos, el menor crecimiento de la economía mundial que anunció el FMI, son todos factores que influyen en la economía doméstica. Por supuesto, no dejan de hacer política, y agregan “la incertidumbre” interna, apuntando contra las reformas, en especial, la laboral.

Los empresarios se reunieron en el seminario "Escenario económico y proyecciones sectoriales", de la Sofofa y la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).
Por sector, adelantan un mayor dinamismo en agricultura y banca, un bajo crecimiento en la industria, la construcción y el comercio, ningún avance en minería.
En la industria, proyectan un crecimiento para el próximo año de entre 1% y 2%, versus el 0,5% calculado para este año. Para la construcción también esperan un 1%, dependiente además de proyectos de inversión en infraestructura. Para el comercio se estima un crecimiento de solo 0.9% este año.

En el agro, el crecimiento sería mayor: entre 4% a 4,5% para este año, y entre 5% y 6%, para el próximo.
La minería crecería 1% este año, y cercano a cero el próximo. Lo mismo para los bancos, que esperan un crecimiento de 5%.
No se trata solo de una coyuntura.

Un problema estructural, y una esperada sacudida

En un reciente informe, el FMI afirmó que en las economías exportadoras de materias primas, como el cobre, el crecimiento de la economía perderá un 1%, l menos por dos años, por el fin del ciclo de los precios de estos productos.

Para los productores de cobre, el efecto se agravará porque no solo vivió un ciclo de alza, sino lo que se llamó un “superciclo”, unido, en el caso de Chile, a un inédito escenario de términos de intercambio muy favorables. Por eso la caída será mayor.
Lo que se retrotraerá, será el efecto del ciclo de precios favorables que impulsaba una mayor inversión en el sector de materias primas, cobre fundamentalmente en Chile, seguido de sus efectos en la industria, los servicios y el comercio.

Los empresarios se preparan para aminorar los efectos en sus ganancias y funcionamiento.

Despidos

Y para aminorar los efectos en sus ganancias, los empresarios recurren a los despidos, en especial en la minaría, como ya informamos en La Izquierda Diario aquí.

Esta política empresarial, se mantiene. Ahora es el turno de Collahuasi, que anuncia recorte en su producción de cobre y despidos "acotados" de trabajadores.
Acompañando esta política empresarial, el Gobierno despidió al Gerente del BancoEstado por el bono que aceptó en la negociación colectiva, insiste que los trabajadores deben bajar sus “expectativas” por la desaceleración económica, rechaza el “uso” de la exigencia de bonos en cada negociación.

El presidente del sindicato Komatsu y dirigente de la agrupación Alternativa Obrera, denunció que los empresarios “atacan a los trabajadores descargando la crisis sobre sus hombros, que ya ganamos sueldos de hambre”, y agrega un llamado “a la CTC, a la FTC, a la CUT” a responder con “un plan de movilización para frenar los despidos”.






Temas relacionados

Desaceleración   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO