Mundo Obrero Chile

RADIOGRAFÍA DE LA MUJER

La mayoría de las mujeres tiene un trabajo precario y son jefas de hogar

Según el estudio de Grupo Defensa y la Universidad de Playa Ancha las mujeres obtuvieron un ingreso medio de $474.911. El 47% gana el sueldo mínimo, tienen trabajos precarios y flexibles en sectores esenciales, están endeudadas y la mayoría son jefa de hogar.

Javiera Márquez

Santiago de Chile

Miércoles 15 de julio

Según una encuesta hecha para el sondeo “Radiografía de la mujer” realizado por Grupo Defensa y las facultades de Ingeniería y Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), en un 73% de los hogares, son mujeres las que actúan como sostén económico.

Además de trabajar en sectores feminizados e infravalorados, hoy las mujeres ven amenazada su estabilidad económica y social por los despidos, por el trabajo precario, que se ha profundizado en el contexto de la pandemia, por el confinamiento que las expone doblemente a quienes sufren violencia y a la sobrecarga del teletrabajo, el trabajo doméstico, el cuidado y el apoyo para menores en etapa escolar.

Salud, educación y alimentación: Trabajos feminizados, esenciales y precarios

La crisis sanitaria global llegó en un momento de convulsiones sociales por los efectos de un capitalismo que está en crisis económica desde el año 2008. Las mujeres somos protagonistas de estas batallas que han dejado en evidencia no solo que la tecnología es incapaz de reemplazar a los humanos, sino que, además, aquellos trabajos que históricamente han sido infravalorados por la sociedad, son esenciales en estos días.

Nos referimos a trabajos de reproducción, los cuales abarcan todas aquellas labores de cuidados de enfermos, ancianos, niños; limpieza; alimentación y educación. Esta división sexual del trabajo, que define las tareas de cada sexo en el ámbito doméstico, es también una forma de segregación en el mercado laboral, que llamaremos trabajos feminizados.

Las mujeres sostenemos el sistema de salud. Según datos de la Superintendencia de Salud (2017), hay 437.337 técnicos y profesionales de salud inscritos en el Registro Nacional de Prestadores Individuales de la Superintendencia de Salud, de los cuales 76% son mujeres. Sin embargo, existe una brecha de género profesional en el área. El estudio identifica que solo el 41% de médicos cirujanos son mujeres, mientras este porcentaje es de 83% en el grupo de auxiliares y técnicos, según datos del Minsal (2017).

Las mujeres sostenemos el sistema de educación. La suspensión de clases presenciales en contexto de pandemia pone de manifiesto que quienes asumen principalmente la tarea social de formación educativa de los niños, niñas y adolescentes, son las mujeres.

En este sentido, la página del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Ministerio de Educación, da cuenta que el 73% de la dotación docente del sistema escolar son mujeres (171.650 personas) y 27% son hombres. En la educación parvulario el porcentaje de mujeres llega a casi al 100%, en el grupo asistentes de la educación, las mujeres representan el 74% y en la matrícula de pregrado en carreras del área educación, el 73%.

La doble jornada laboral que cargan las mujeres

Según el reciente estudio publicado por la Fundación Sol, titulado “No es amor, es trabajo no pagado, un análisis del trabajo de las mujeres en el Chile actual”, la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 14%.

Las mujeres ocupadas trabajan, en promedio, 41 horas a la semana en tareas de trabajo no remunerado. Es decir, una jornada laboral más por semana, mientras que los hombres 19,9 horas. Esto se suma a que las mujeres, en el ciclo de inicio de familia (con niñas y /o niños entre 0 y 6 años), dedican en promedio 70 horas semanales al trabajo no remunerado. Una cifra muy elevada si consideramos que el máximo de una jornada laboral legal son 45 horas versus las 31 horas promedio que realizan los hombres en los hogares que se encuentran en la misma etapa del ciclo.

Que la crisis la paguen los capitalistas

En medio del debate por el retiro del 10% de los fondos de AFP y la propuesta del gobierno de un bono a la clase media, que generó el rechazo de la población y masivos cacerolazos en distintos puntos del país, las mujeres por sus condiciones estructurales de trabajo no se verían directamente beneficiadas, porque la inestabilidad laboral, el trabajo informal y los bajos salarios impactan en cotizaciones bajas y con lagunas.

En ese sentido, la agrupación de mujeres Pan y Rosas ha venido impulsando campañas de denuncia respecto a los efectos que ha tenido las políticas del gobierno en el contexto de la pandemia, donde la prioridad ha sido el beneficio empresarial antes que la vida de millones de familias trabajadoras. Han rechazado la represión policial con que han respondido las protestas y exigen que la crisis sanitaria y económica la paguen los capitalistas.

Al respecto la dirigente de la Asociación de Funcionarios de Ex Pedagógico y también referente de Pan y Rosas, Joseffe Cáceres, señaló que “hemos dicho fuerte y claro que queremos decidir qué hacer con nuestros ahorros...nos cansamos de ver a nuestros abuelos y padres recibiendo pensiones miserables después de trabajar 30 0 40 años. En Chile las mujeres reciben en promedio una pensión de 109 mil pesos que no alcanzan para nada".

Además, llamó a organizar movilizaciones para exigir el fin de las AFP y para por un sistema de pensiones solidario, tripartito, garantizado por el Estado, pero que esté bajo control de trabajadores y jubilados.

Te puede interesar: [VIDEO] Joseffe Cáceres: "En Chile las trabajadoras jubiladas reciben pensiones que no alcanzan para nada"






Temas relacionados

Mujer trabajadora   /   Mundo Obrero Chile   /   Mujeres   /   Salario mínimo   /   Salario

Comentarios

DEJAR COMENTARIO