×
×
Red Internacional

Estudiantil. La movilización del Instituto Nacional durante este año mostró la urgente necesidad de la unidad obrero-estudiantil

Lunes 4 de julio | 01:43

Al igual que miles de secundarixs, les estudiantes del Instituto Nacional se movilizaron desde el inicio del periodo escolar, principalmente contra casos de acoso entre estudiantes, y posteriormente, mediante una votación, se inició la toma el 24 de abril, con el siguiente petitorio:

  •  Educación sexual
  •  Falta de docentes
  •  Condiciones mínimas de estudio
  •  Falta de protocolos
  •  Falta de inclusión a las disidencias sexuales
  •  Educación no sexista ni patriarcal.

    En mayo la municipalidad, junto al MINEDUC y la DEM reunidos con el Consejo Escolar resolvieron lo siguiente:

    Contratación de personal:

  •  Contratación de 10 profesores de Staff con un total de 188 horas semanales hasta febrero para suplir licencias y artículos 40.
  •  Contratación de 8 paradocentes nuevos.
  •  Contratación de 4 psicólogos nuevos, completando así 1 por nivel.
  •  Contratación de 8 auxiliares de aseo.
  •  Contrataciones se harán a más tardar el 31 de mayo.

    Insumos:

  •  200 rollos jumbo mensuales.
  •  150 litros de jabón
  •  150 litros de alcohol gel

    Los insumos se entregarán en Junio, y estará siendo evaluado si cumplen con las necesidades.

    Reparaciones:

  •  Se compran cortinas
  •  La tercera semana de mayo comenzará reparación de ventanas
  •  se contrata un soldador para reparar ventanas y se evalúa un equipo de mantención para el colegio

    Remodelación de salas:

    El proyecto de remodelación de Alessandri nunca existió y se presentará un proyecto a la brevedad.

    Respecto de la movilización:

    En primer lugar, es importante señalar, que como estudiantes no hemos pensado solo en nosotres en este proceso, la comunidad educativa, se conforma de profesores y trabajadores de la educación, quienes junto al estudiantado, han vivido las condiciones precarias de la educación pública. Por esto, desde el primer momento, las demandas han ido orientadas no solamente a infraestructura o el contenido académico, sino a las condiciones laborales de quienes día a día hacen funcionar el sistema educativo.

    Desde la vuelta a clases, todes hemos presenciado cómo la educación pública ha sido desfinanciada y descuidada en muchos aspectos por los gobiernos y autoridades educativas de turno, quienes se han concentrado, en destinar más dinero a represión que a nuestras necesidades, claro ejemplo en esta lucha, en el Instituto Nacional, donde derechamente el “proyecto de remodelación” impulsado por Jorge Alessandri (ex alcalde de Santiago), era una simple excusa, para justificar los miles de millones invertidos en persecusión política a los estudiantes, instalación de cámaras en el establecimiento y dotación policial en las aulas, como en dictadura.

    Mientras el flujo del financiamiento público, dirigido por Alessandri (UDI) a través de la municipalidad iba hacia estos objetivos, profesores, vivían (y viven) una sobrecarga laboral importante. Peor es la situación para las funcionarias, tanto asistentes de la educación como auxiliares, quienes reciben sueldos precarios (mínimo, que está por $200 mil por debajo de la línea de la pobreza) y condiciones laborales que se asemejan a las funcionarias movilizadas en la Universidad de Chile, quienes exigen un sueldo mínimo de $500 mil, paso a planta, prohibición de despidos para el momento económico difícil que estamos viviendo, transporte para llegar de forma segura al trabajo y para que no se vuelvan a repetir casos, que revelan que el trabajo precario en Chile tiene rostro de mujer, como el de Margarita Ancacoy, trabajadora de la facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, quien fué asesinada en la madrugada al llegar a su trabajo ya que sus jefaturas le exigían comenzar a las 5:30 de la mañana.

    Desde la revuelta popular, esta es una realidad que les estudiantes secundarixs nos proponemos cambiar, el mensaje fue claro: evasiones masivas en respuesta a la subida de un servicio básico como el transporte público, medida que afectó directamente el bolsillo de nuestras familias trabajadoras, situación que nos propusimos enfrentar directamente.

    Pero no quedó simplemente ahí, la unidad fue inminente, y para colmo de Alessandri, la derecha y los empresarios de la educación, la represión fue el punto que indignó tanto a apoderados, trabajadores que iban a sus jornadas, a los espectadores, de ver como a une estudiante lo golpeaban brutalmente Carabineros en grupo, para resguardar un pasaje de metro, sin detenerse a pensar que el abuso policial es algo que la sociedad, por más que lo presencie en el día a día, no está dispuesta a normalizar.

    Ésta unidad obrera-estudiantil se expresó de diferentes formas, no solamente al inicio de las movilizaciones, sino que fue un factor importante para visibilizar el cansancio generalizado que había hacia las condiciones precarias en la vida, no solamente del estudiantado, sino en la mayoría de la población trabajadora.

    Esta es la unidad y la fuerza de movilización que queremos destacar. Hoy, al igual que en el instituto, les estudiantes se organizan junto a trabajadorxs de la educación, hace unas semanas 30 liceos se encontraban paralizados contra los servicios locales de educación en Antofagasta, donde al igual que en Santiago, el financiamiento se desvía y se utiliza en cosas que no son importantes para la comunidad educativa, unos kilómetros más allá de la toma del IN, en la facultad Juan Gómez Millas, se realizan asambleas de base junto a las funcionarias para luchar por su trabajo, situación que integra las condiciones en las que estudiamos y reafirmamos al estudiante como sujeto social, como se expresa en la historia del movimiento estudiantil, hoy, unido con trabajadores de la educación, el 2019, unides en las calles con miles.

    Estos ejemplos en el IN y a nivel nacional de las movilizaciónes son los que buscamos destacar, no por lo lindo que suenan, sino como una vía estratégica para que en el movimiento conquistemos una educación gratuita, financiada por el estado, no sexista y democrática, donde sea la comunidad educativa quien decida según sus necesidades y no según las prioridades de las autoridades que mantienen una educación de mercado hasta hoy.

    Hacemos el llamado a concientizarse sobre la unidad obrero estudiantil, para que llegue a todxs lxs compañeros del instituto en las asambleas y pensemos cómo avanzamos a conquistar nuestras demandas, que se han mantenido por muchos años.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias