×
×
Red Internacional

TRIBUNA ABIERTA. ¡La música no se calla! Maldita Jam de jazz

Músicas y músicos se toman las calles, y parques de Santiago, se resisten a guardar sus instrumentos a pesar de la Pandemia y los malos tratos de las autoridades de gobierno, se organizan y generan vínculos con la comunidad.

Domingo 13 de junio de 2021 | 02:23

Desde el estallido social que las músicas, los músicos, y además de todo el mundo artístico se encuentran resistiendo a la crisis económica social y sanitaria, primero porque muchos eventos comenzaron a suspenderse, y también locales que tuvieron que cerrar, primero por el toque de queda, y posteriormente por la llegada de la Pandemia y la nula capacidad del gobierno y el ministerio de Las Artes, las culturas y el Patrimonio, para implementar medidas sanitarias que puedan ayudar a que los trabajadores del mundo artístico musical, puedan trabajar y mostrar su arte en algún
espacio físico adecuado para la ocasión.

Por estas razones, es que, nace la urgente necesidad de abrirse caminos en medio de tantas dificultades y buscar nuevos escenarios, para generar trabajo y vínculos con el público. Ya sea en el transporte urbano, como el metro o quizás en alguna plaza popular como es el barrio Brasil.

Es en este histórico barrio de Santiago donde nace La Maldita Jam de Jazz en octubre del año 2020 y que surge por “la necesidad de ocupar el espacio público,
compartir el oficio, y acercar el arte a la comunidad” nos cuenta uno de sus integrantes y organizadores.

(Para las personas que no entienden lo que significa una Jam Session de Jazz, en palabras simples, esta es una reunión de músicos que se juntan a improvisar, sobre
acordes de una canción Standard, con o sin ensayo previo)

Uno de los participantes nos relata que la idea partió siendo una junta musical a cuarteto post pandemia, cuando Santiago pasó a fase 3, en la plaza Brasil. La idea original era tocar la mayor cantidad de estándares posibles, y dejar una gorra para la gente que va a pasear… pero en este primer encuentro uno de los integrantes no podía ir a tocar, entonces comenzaron a correr la voz entre amigos músicos, que querían tocar en banda, ya que estaban aburridos de estar encerrados tocando solos en casa, o de trabajar en el metro y que querían tocar por diversión.

Después de este primer llamado llegaron alrededor de 10 músicas y músicos.

Esta misma convocatoria se repitió en dos siguientes ocasiones, cada 15 días, (para no chacrear y también para que se siguiera sumando gente) fue así como en noviembre se integraron 3 músicos, que no solo querían tocar, sino que además, querían contribuir en la organización, difusión y logística, para llevar amplificadores, baterías, micrófonos, etc.

Cabe mencionar que Esta Jam Session , no solo ha funcionado en plaza Brasil, también tiene carácter itinerante , ya que ha estado en los Andes ( localidad donde vive Christian Gillbert , el baterista) y Maipú.

A causa del trabajo de autogestión de sus organizadores, y la difusión del boca a boca de la misma gente que concurrió en el comienzo, es que, en enero de este año
la jam tuvo su momento más álgido y convocó ha gran cantidad de músicas y músicos de diversos estilos, y también asistió mucho mas publico de los alrededores
del barrio Brasil.

Problemas con la policía

A raíz de la situación política, económica y social que vive el país, entre toque de queda y cuarentena, los habitantes de la comuna de Santiago estuvieron bajo fuertes represiones de parte de carabineros, mandatados por su alcalde Felipe Alessandri, el que reprimió duramente a los manifestantes de plaza dignidad, a los estudiantes durante el estallido social, demás prohibió la música en las calles y parques de la comuna, y todo tipo de expresiones artísticas, políticas y culturales, medidas que también fueron apoyadas por el gobierno de Sebastián Piñera, bajo la premisa del control y cuidado de la Pandemia.

Estas medidas restrictivas en una ocasión también afectaron el funcionamiento de estas reuniones musicales , en donde se vieron sitiados en la plaza Brasil por un fuerte contingente policial, y tuvieron que cambiarse a plaza Yungay, pero nuevamente llegaron los carabineros (alrededor de 8) y les dijeron que no podían tocar por los ruidos molestos que afectaban a los vecinos (15:00 aprox) , eso nos cuenta el entrevistado y uno de los organizadores de la Maldita Jam, además agrega que, “esperamos que con la alcaldesa Hassler no se siga reprimiendo a los músicos y artistas, sino que existan más espacios y apoyos para que todo el caldo de vida que tiene la plaza cuaje; manifestaciones políticas, artísticas y se ligue al movimiento territorial” .

Por consiguiente la Jam se tuvo que mover al Parque Bustamante, porque Santiago centro retrocedió a fase 1 y quizás este así hasta agosto o septiembre, nos cuenta
nuestro entrevistado.

Para finalizar, De acuerdo a los diferentes problemas de salud , físicos y emocionales, que muchas personas están viviendo producto del encierro, la pandemia y el neoliberalismo.

Cabe preguntarse la importancia de abrir los parques y espacios públicos donde se genera cultura (con medidas sanitarias correspondientes), para que la gente pueda tener una buena salud mental y física? ¿ porque el gobierno insiste en abrir solo las grandes corporaciones , fantasilandia, los centros comerciales, el transporte urbano?

Dedicado a las músicas y los músicos, a todas y todos los trabajadores de la cultura que se organizan , que hacen revolución y generan cambios socioculturales desde su conciencia, su alma y su corazón.

Los organizadores de la Maldita Jam.
Karola Montero, Christian Gillbert, Oliver Bass, Martin Perez Rivas, Francisco Osorio, Mario Mariete.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias