×
×
Red Internacional

REFORMAS. La reforma tributaria pone a prueba al gobierno y la “oposición”

Probablemente se aprobará la idea de legislar el proyecto de ley de reforma tributaria, al menos con el voto DC. Es una primera prueba, para gobierno y oposición, en el marco de las reformas. Una reforma para ricos de un sistema tributario al servicio de las fortunas.

Miércoles 10 de abril de 2019 | 06:12

Hoy será un primer test para las reformas del gobierno. Piñera, desgastada su figura y su gobierno, presionado y cuestionado por diversos sectores, se juega la aprobación a la idea de legislar la reforma tributaria. Se juega el inicio de la primera reforma.

Y aunque prácticamente no ha tenido ni oposición social ni oposición política, su condición de minoría parlamentaria, y ahora un creciente desgaste iniciando el segundo año, lo ha hecho llegar debilitado al Congreso. No solo el desgaste y debilitamiento de “tiempos mejores” que no llegado a amplios sectores de la clase trabajadora y capas medias, profesionales y/o pequeños comerciantes. También tiene presión “por derecha”, de las grandes empresas, que quieren ir más rápido y más profundo: rebaja impuestos a empresas, en laboral, flexibilizar la indemnización, etc. Algunos de su propio sector hablan de “abandonar la reforma” y demandan contra el gobierno no hacer "concesiones". Da cuenta del momento del gobierno.

De aprobar la idea de legislar, Piñera se anotaría un pequeño triunfo que no obstante, muy difícilmente revertirá su desgaste progresivo.. Ese desgaste puede traer un “frío invierno” como varios le advierten a Piñera.

Para la “oposición” es otra prueba. Porque en el marco de la lenta y progresiva crisis de la vieja Concertación, de su fragmentación, y del evolutivo ascenso del Frente Amplio, se están intentando reagrupar en vistas del desgaste anticipado del gobierno, y del acercamiento al 2020, año electoral (municipales). El documento de acuerdo de compromisos firmado la semana pasada desde la DC al FA, probablemente será a la vez un norte para acuerdos electorales como un papel cuyas palabras muchas veces se las llevará el viento.

La DC seguramente le dará el voto de aprobación a la idea de legislar. Así lo han señalado. Piñera es minoría en Diputados y Senadores. Sin embargo, los pocos votos que debe “pirquinear” han encontrado respuesta en las principales votaciones del 2018 y ahora pueden ser sus votos que le den las aprobaciones, aunque tenga que hacer concesiones, debilitándose.

¿Podrá “unirse” la oposición y votar en bloque en contra la idea de legislar? Sus 7 votos lo podrían hacer (de 13) y obligar al gobierno a ir a sala. No parece será así. La DC dará su apoyo. Y el radicalismo y otro sector del progresismo PPD-PS, todos neoliberales, aunque rechacen, durante todos sus gobiernos democráticos desde los 90, han mantenido la estructura fiscal en beneficio de los empresarios y grandes capitalistas, y contrario al pueblo trabajador.

El PC y el FA, que tienen votos en la comisión, probablemente rechacen la idea de legislar, y es algo básico siendo una reforma completamente a favor de las grandes fortunas.

El problema es que aunque tengan un cierto programa a la izquierda de la DC, PR, PPD y PS en cuanto a impuestos, sus búsquedas constantes de la “unidad de oposición”, con sectores empresariales “progresistas”, lleva a esconder cualquier medida programática que atente contra los capitalistas, y a puras maniobras de presión parlamentaria y negociaciones impotentes. Más aun, aliados de la DC, que se ubica como garante del orden y la estabilidad de este régimen. No se puede derrotar a la derecha rebajando el programa y haciendo alianzas con quienes co-gobiernan con la derecha.

Probablemente veremos nuevamente la aprobación de la idea de legislar una reforma tributaria que nuevamente beneficia a los grandes capitalistas y los más ricos. No solo porque será regresiva integrando hacia un solo impuesto el de la empresa y el del propietario (aunque exista más o menos recaudación), sino porque además, estructuralmente mantiene un sistema regresivo donde las mayorías trabajadoras sostienen más de la mitad del gasto público mediante el pago de impuesto al consumo (IVA) y en que los banqueros y finanzas, mineras y constructoras, grandes industrias y forestales, retail, etc., ganan miles de millones de dólares pagando bajos impuestos a la vez que bajos salarios y trabajos precarios a las y los empleados.

Es una reforma para ricos la que defiende este gobierno, en una estructura tributaria y económica en beneficio de los capitalistas y del saqueo transnacional. Hay que rechazar e imponer un programa que parta por eliminar el IVA que grava el consumo popular, imponga un impuesto progresivo a las grandes fortunas y grandes empresas nacionales y extranjeras que operan en el país, a banqueros, mineros, y que avance hacia la nacionalización de los recursos estratégicos para ponerlos al servicio del pueblo trabajador. Un programa en beneficio de las mayorías trabajadoras no vendrá ni de la derecha ni menos de la ex Nueva Mayoría, sino por la lucha y organización independiente de la clase trabajadora junto a los sectores populares.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias