Internacional

LUCHA DE CLASES EN FRANCIA

Las mujeres se organizan en apoyo a huelga de refinería en Francia

En Grandpuits, las mujeres de trabajadores de la refinería en huelga se organizan para apoyar su lucha por salvar los empleos y defender su futuro, el de sus familias y sus hijos.

Viernes 15 de enero | 15:29

"¡Estamos aquí, más decididas que nunca a gritar alto y claro que 700 familias están afectadas por este genocidio laboral!" Es el grito de guerra de las mujeres de trabajadores en huelga de la refinería de Grandpuits (Francia), que se organizan para apoyarlos en su lucha por salvar los empleos y defender su futuro, el de sus familias y sus hijos.

En Francia, la huelga en la refinería de Grandpuits en Seine-et-Marne comenzó el 4 de enero contra el gigante Total, que promete recortar 700 puestos de trabajo. Es un duro golpe contra el gigante petrolero, que amenaza el futuro de cientos de familias y de todos los habitantes de la región. Las desastrosas consecuencias de este plan social están en la raíz de la decisión de los huelguistas de ir a la huelga y su determinación de mantener la lucha.

Te puede interesar: Petroleros franceses en huelga indefinida contra los despidos en Grandpuits.

En esta batalla, un grupo lanzado por dos mujeres, esposas de huelguistas, comenzó a formarse para apoyarlos y acompañarlos en su lucha. "No era concebible que me quedara allí y no hiciera nada por todos nuestros chicos del frente", explica Amélie, una de las mujeres que inició este grupo, entrevistada por el colectivo Du Pain et des Roses. Añade que la idea de organizarse como las esposas de los petroleros surgió hace unas semanas, y que "el objetivo es gestionar la logística de los alimentos principalmente, pero también salir y hacer campaña entre los comerciantes, los parientes y cualquiera que pueda ayudarnos a traer madera para mantener la llama. Esta llama es la esperanza de todos. Debe permanecer encendido para mantener la moral y el corazón caliente".

Cada día, más esposas de los trabajadores se unen a este grupo, que, apenas una semana después del comienzo de la huelga, ya incluye unas treinta mujeres. De este modo, permite llevar a cabo iniciativas a través de las cuales las mujeres y las familias también participan en la lucha por el mantenimiento del empleo. Discuten a diario, se organizan y se apoyan mutuamente "porque apoyarlos también significa gestionar el trabajo y las preocupaciones en casa", dice Amélie.

En Grandpuits, en pocos días, la vida ha cambiado radicalmente: con más del 90% de huelguistas de la producción, han establecido un piquete a las puertas de la refinería y se reúnen regularmente en una asamblea general para decidir democráticamente las acciones, las consignas y las consecuencias de la huelga. Un marco que permite a los huelguistas tomar gradualmente el control total de su huelga. Además de estas reuniones generales soberanas en las que se vota la renovación de la huelga, se han nombrado delegados de línea. Por primera vez, estos delegados hicieron varias propuestas en la Asamblea General del lunes, incluyendo la presentación del grupo de esposas de los refinadores.

"No son 700 empleos los que se están recortando, son 700 familias en riesgo". Con estas palabras, Adrien y Sébastien presentaron la iniciativa de las esposas de los refinadores para ayudarlas y apoyarlas. Hablando con todos los refinadores, Sébastien dice, "se ha creado un grupo en Facebook llamado ’Esposas de los refinadores’ para apoyar todo lo que está pasando aquí. Ellas también son las primeras a las que repercute todo lo que está sucediendo".

Se puede seguir la huelga de Grandpuits en la página de Révolution Permanente de Francia






Temas relacionados

Du Pain et Des Roses Francia   /   Huelga   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO