×
×
Red Internacional

TOCOPILLA.Jubilados, trabajadoras y vecinas de Tocopilla organizan solidaridad con comunidan inmigrante

Hace más de un mes que reparten alimentos en las afueras del Terminal de Buses de Tocopilla, una acción solidaria invaluable que es levantada con esfuerzo por trabajadoras y docentes.

Daniel VargasAntofagasta, Chile

Jueves 7 de octubre | 13:08

Son cerca de las 21.00 horas y la noche en el puerto de Tocopilla está muy helada. Sin embargo, el frío no detiene a Cristina y Noelia, quienes sagradamente llegan todos los días a ofrecer alimento a quienes arriban al terminal de buses de Tocopilla.

Bien abrigadas, con una mesa, café y pan reciben a quienes llegan a pie desde la entrada norte de la ciudad, los viajeros miran atónitos y con desconfianza a estas dos mujeres quienes les extienden la mano, alcohol gel, una bebida caliente y algo para comer.

Información para realizar aportes:

Según nos relatan Cristina y su hija Noelia, todo inició cuando empezaron a ver en la televisión las penurias que vivían cientos de familias que cruzaban la frontera y sus necesidades “eso nos partía el alma, nos dolía. Si bien es cierto, nosotros tenemos un techo, tenemos alimentación, pero no podíamos ver cada día tantos migrantes que estaban llegando sin hacer nada”.

Cristina Castillo, quien actualmente es jubilada, nos cuenta cómo se inició esta acción solidaria, “con mi hija empezamos a trabajar porque nos veíamos sufriendo y decidimos hacer esto. Partimos solas, después nos empezaron a llegar aportes anónimos que nos donaban bandejas de plumavit y vasos, luego ya entregamos cenas, luego ya cena, almuerzo, ya otro día desayuno y onces”.

Pero no están solas, relatan, “después conocimos más gente que nos copera, llegaron 3 personas a aportar más regularmente, también mi hijo, mis amigas, quienes ayudan según las comidas que vamos planeando día a día”.

“Tenemos un grupo de whatsapp con profesores, mujeres, jóvenes y más aportes anonimos que también nos cooperan, una profesora puso su cuenta a disposición para aportes monetarios y también tenemos un domicilio donde nos han hecho llegar alimentos e insumos, otra gente ayuda en los traslados, otros, según sus tiempos, nos cubren para nosotras poder descansar” nos dice Cristina.

Noelia, por su parte, es manipuladora de alimentos, quien nos comenta “la gente es prejuiciosa, pero acá todos somos personas independiente de la raza, yo creo que somos personas. Puede que no tenga relación, pero así como pasó en dictadura, en que mucha gente tuvo que salir del país y los acogieron e hicieron sus vidas, y hoy tienen hijos, tienen sus profesiones, etc., cualquiera puede pasar por algún periodo de crisis y por eso tenemos que apoyarnos, por eso, además encuentro absurdo el racismo y los prejuicios contra los migrantes”.

“Hay gente que dice que los migrantes son ladrones o que vienen a robar, los tratan de delincuentes, pero la delincuencia es algo que pasa en todas partes. Por el contrario, la gente que viene es gente muy humilde, como también somos nosotros” concluye Noelia.

Según nos comentan, principalmente arriban venezolanos, aunque también reciben a familias bolivianas y haitianas, “Hemos conocido a muchos y lo que más nos comentan es el sufrir, hay historias muy terribles-. Anoche, por ejemplo, se nos acercó un matrimonio desesperado, nos contaban que estuvieron caminando 6 horas hasta que llegaron a una parte donde los carabineros les pidieron plata, la chica dijo que no tenía, aunque nos confesó que la mantuvo escondida para que no se la quitaran, al decirles que no tenían dinero estos les señalaron que entonces no podían continuar su camino y que debían volver, tuvieron que volver a caminar 6 horas de vuelta y transitar otro camino. La chica venía con los pies hinchadisimos y con heridas. Esto nos duele, ¿por qué la policía les pide dinero para transportarlos?, es un abuso. ¿Cómo van a ser tan inhumanos?”.

Así mismo, nos señalan “Hay muchos que se están haciendo plata con la desesperación y el dolor de las familias como estas. Ayer mismo vino un señor en un taxi ofreciendo a un grupo llevarlos a Antofagasta, pero eso no es verdad, no los llevan a Antofagasta, los dejan botados en medio de la carretera por Mejillones antes de llegar a Antofagasta”.

“Nosotras hacemos esto de corazón, claro, estamos cansadas, pero no importa, al final de día llegamos a la casa bajo un techo, tenemos que comer, pero ellos pasan frío, recogen cartones para poner en el piso y poder dormir, hay gente que lleva días acá porque no les venden pasajes hasta las 48 desde hecho el PCR, algunos no tienen plata y tienen que ingeniárselas para que les envíen”.

“Por otro lado, las autoridades como la Municipalidad no han hecho nada. Hoy lo que hacemos nosotras corre gracias a los aportes solidarios de una decena de personas. Aunque tampoco queremos pedirles nada a las autoridades, si hubiesen querido hacer algo lo hubiesen hecho antes que nosotras” comentan.

Finalmente aprovecharon para hacer un llamado a la gente de Tocopilla “les pedimos que se pongan la mano en el corazón, esperamos que a más gente le nazca esta solidaridad. Hay mucha gente que solo pasa y no ven la realidad de lo que se está viviendo”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias