×
×
Red Internacional

Durante su alegato, la vicepresidenta afirmó que “los peronistas nunca reprimimos, nunca un gobierno peronista reprimió al pueblo”. Un repaso sobre los "olvidos" o "perdones" de CFK, frente a la represión de gobiernos peronistas, hasta la actualidad.

Viernes 23 de septiembre | Edición del día

En su alegato de defensa por el llamado juicio Vialidad, Cristina Fernández de Kirchner hizo alusión al juicio contra el expresidente Fernando De La Rúa para denunciar un trato diferencial entre aquel juzgamiento y el suyo propio. A De La Rúa se lo sobreseyó: el juez federal Claudio Bonadío le garantizó la impunidad, frente a los crímenes cometidos por parte de las fuerzas de seguridad, durante el estado de sitio que decretó el exmandatario en diciembre 2001, y que dejaron un saldo de 39 muertos en todo el país.

Te puede interesar: Vialidad: Cristina volvió a denunciar las irregularidades del juicio y su carácter persecutorio

"Cuando no se es peronista se tienen todas las garantías constitucionales” -denunció la vicepresidenta. Y en la misma intervención afirmó que “los peronistas nunca reprimimos, nunca un gobierno peronista reprimió al pueblo”.

Dos ejemplos para comenzar a contrastar esta afirmación

Menos de un año después de los crímenes del 19 y 20 de diciembre, ya durante el gobierno peronista de Eduardo Duhalde, ocurre la Masacre de Avellaneda, donde la policía asesinó a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, con la responsabilidad política directa de Aníbal Fernández -quien hoy es Ministro de Seguridad de la Nación-. Fue en el marco de una gran movilización de organizaciones de trabajadores desocupados, que continuaban reclamando por trabajo genuino y un sustento para sus familias.

Veinte años después, durante el gobierno del Frente de Todos, en el territorio gobernado por el kirchnerista Axel Kicillof, ocurre el violento desalojo a las familias de Guernica, que peleaban por tierra para vivir. En un operativo comandado por el ministro de Seguridad Sergio Berni, prendieron fuego sus casillas, pasaron topadoras y reprimieron sin distinguir a niños o mujeres, con el acompañamiento político de Andrés "Cuervo" Larroque. Estas familias también reclamaban por trabajo genuino y por derechos elementales para sus familias.

El objetivo del kirchnerismo, desde el primer mandato de Néstor Kirchner, fue reconstruir la legitimidad de las instituciones del Estado, desprestigiadas tras el estallido social y la crisis del 2001. Duhalde había hecho el “trabajo sucio”: le puso fin a la convertibilidad, aplicó una brutal devaluación, pulverizó salarios; con los crímenes del Puente Pueyrredón, mediante.

Las fuerzas represivas del Estado estaban muy cuestionadas en su “legitimidad” para ejercer la violencia y la represión. El kirchnerismo optó por fortalecer el mando del Estado a través de la cooptación de sectores de los movimientos populares, incluso referentes de organismos de derechos humanos se hicieron oficialistas.

Desde entonces el kirchnerismo lanzó el mito de ser un gobierno que no reprime. Pero esto no fue así; el kirchnerismo también desarrolló duras represiones al movimiento obrero que, por aquellos años, luchó por el salario, contra la precarización laboral y los despidos. La necesidad de mantener a raya la protesta social, continuó durante el mandato de Cristina Kirchner, por ejemplo, con la represión en el Parque Indomamericano.

Pero tampoco es cierto que el peronismo (Partido Justicialista) jamás haya reprimido. En la década del ‘70, el propio general Juan Domingo Perón fue impulsor de la creación de las bandas paramilitares, conocidas como la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A). También para golpear contra los sectores del movimiento obrero en ascenso que no lograban ser controlados por las cúpulas sindicales, y perseguir y aniquilar a una juventud que ganaba en combatividad.

Breve cronología sobre las represiones de los gobiernos peronistas

  •  Si repasamos los años 90, bajo el gobierno de Carlos Menem nos encontramos que, por ejemplo, en diciembre de 1990, a la llegada del presidente de Estados Unidos George Bush al país, manifestantes que protestaron ante la embajada por su visita, fueron brutalmente reprimidos. Heridos y detenidos fue el saldo de la protesta.
  •  En junio de 1991, la represión tuvo como blanco a los jubilados que acampaban en la Plaza Lavalle, con Norma Plá a la cabeza. Fue el día de la recordada sesión donde el ex ministro Domingo Cavallo “lloró”.
  •  El 12 de marzo de 1992, la policía reprimió a trabajadores y usuarios del servicio ferroviario durante una protesta en los andenes de Constitución.
  •  En julio de 1993, el gobierno peronista centró el accionar represivo en los sin techos que ocuparon predios en el barrio de Belgrano para levantar viviendas precarias. Menem ordenó el desalojo sin orden judicial.
  •  El 7 de septiembre fue desalojado en un operativo nocturno el predio de las bodegas Giol, en Palermo. La prensa comunicaba que en el operativo intervinieron “50 efectivos policiales sin exhibir orden judicial”.
  •  Los jubilados volvieron a ser centro de la represión, esta vez en la marcha de los miércoles frente al Congreso. En los incidentes del 28 de octubre de 1993 fueron reprimidos jubilados, periodistas y algunos diputados, entre ellos Luis Zamora y Alfredo Bravo.
  •  En noviembre y diciembre del mismo año, las movilizaciones y la represión tuvieron como escenario a Santiago del Estero. Fue en el marco del hastío de la población santiagueña que protagonizaron uno de los levantamientos más importantes de la década menemista en el que los empleados públicos de la provincia voltearon al gobernador. Hubo decenas de detenidos y más de 30 heridos.
  •  En el marco de las represiones contra las movilizaciones populares que lleva adelante el gobierno de Carlos Menem, en abril de 1995 una manifestación obrera en la provincia de Tierra del Fuego fue reprimida. Una bala de plomo cruzó la vida del trabajador de la construcción Víctor César Choque.

    Este crimen de Estado no impidió que el gobierno nacional y provinciales, recurrieran persistentemente a las fuerzas de seguridad para atacar las organizaciones obreras y populares. En este marco descargaban las fuerzas policiales contras los obreros desocupados que ponían en pie los primeros piquetes donde reclamaban por su puestos de trabajo, como en Cutral-Có, provincia de Neuquén, General Mosconi en Salta, entre otras localidades del país. Fue en una de estas represiones, que en abril de 1997 fue asesinada de un balazo policial la empleada Teresa Rodríguez. Un crimen que no fue repudiado por Carlos Menem. Por el contrario, el presidente sostuvo sobre los conflictos que se fueron sumando en el sur y en el norte del país: “El desempleo no puede ser cuestión de agitación”.

  •  En septiembre de 1998, un escrache de la agrupación H.I.J.O.S. al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz, terminó con la policía llenando de gases la Facultad de Ciencias Sociales.
  •  En las jornadas del 20 y 21 de diciembre de 2001, durante las movilizaciones populares que provocaron la caída de Fernando de la Rúa, las fuerzas policiales asesinaron en todo el país 39 personas. No fue solo el gobierno de la Alianza quien ordenó la represión.

    Claudio “Pocho” Lepratti (35 años) era un militante comunitario. Estaba en la terraza de la escuela en la que colaboraba (era profesor de filosofía, y ayudaba como cocinero) cuando el móvil n° 2270 del Comando de Arroyo Seco se dirigía a reprimir un corte de calle de los vecinos del barrio. Los policías detuvieron el móvil y empezaron a disparar. Pocho gritaba que no lo hicieran porque había muchos chicos. El proyectil que lo mató ingresó por la garganta. Fue en Rosario, Santa Fe, y gobernaba el peronista Carlos Reuteman.

    Te puede interesar: ¿Quiénes fueron las 39 personas asesinadas por las fuerzas represivas en diciembre de 2001?

    Puente Pueyrredón: 2002 gobierno de Eduardo Duhalde

    Ante una gran movilización de organizaciones sociales, de trabajadores y desocupados, el gobierno peronista planificó, con servicio de inteligencia incluidos, atacar a los manifestantes. Ese 26 de junio de 2002 asesinan a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en el Puente Pueyrredón

    2003 y 2015 bajo los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner

  •  Los trabajadores de Casino Buenos Aires de Puerto Madero que se organizaron desde 2006 por mejores condiciones de trabajo y contra los despidos fueron reprimidos tanto por el gobierno de Néstor como de Cristina Kirchner. Ambos utilizaron tanto la policía federal como la prefectura naval argentina para torcer la voluntad de los trabajadores y para defender los intereses del empresario Cristóbal López.
  •  En la noche de abril de 2008 la Policía Bonaerense, bajo las órdenes del gobernador Daniel Scioli reprimió y desalojó la toma de fábrica que llevaban adelante los trabajadores de la textil Mafissa (La Plata).
  •  En septiembre del 2009, Daniel Scioli tampoco dudó en apelar a la Policía Montada para desalojar a los trabajadores de Kraft que estaban en la fábrica y llevaban más de un mes de paro en defensa de sus compañeras y compañeros despedidos por la multinacional norteamericana.
  •  En octubre de 2010 Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero, en una movilización por el pase a planta permanente de los tercerizados del Ferrocarril Roca fue asesinado por una patota de José Pedraza, el sindicalista elogiado por Cristina Kircner. Ese día, se probó durante el juicio, hubo una zona liberada por la Policía Federal y la Bonaerense.
  •  En diciembre de 2010, luego de varios días de toma, 1.500 familias que ocupaban un predio en el Parque Indoamericano y que reclamaban viviendas, fueron reprimidos por las policías Federal al mando de Aníbal Fernández y Metropolitana creada por Mauricio Macri y asesinaron a tres trabajadores inmigrantes.
  •  En el 2010 en Formosa la comunidad qom reclamaba por 600 hectáreas donde ya estaban viviendo y por tener acceso al agua potable. El corte que habían realizado sobre la Ruta Nacional 86 fue reprimido violentamente por la Gendarmería Nacional y la Policía provincial el 23 de noviembre de ese año. Ese día sus viviendas serían quemadas y Roberto López, miembro de la comunidad Qom Potae Napocna Navog, sería asesinado por la Policía. El gobernador de Formosa, el peronista Gildo Insfrán, era uno de los principales aliados de Cristina Fernández y formaba parte del Frente para la Victoria.
  •  Cuando en 2011 la comunidad qom había llevado su protesta a la Ciudad de Buenos Aires, a pocas cuadras de la Casa Rosada para visibilizar su reclamo, fueron desalojados por una patota de La Cámpora, que los subió a un colectivo en mayo de 2011. Al frente de la misma, como pudo verse en múltiples imágenes, estaba el actual ministro secretario de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés “Cuervo” Larroque.
  •  En mayo de 2014 los trabajadores de la autopartista Gestamp estaban en lucha contra 69 despidos. El gobernador Daniel Scioli envió un centenar de efectivos de Infantería de la Policía Bonaerense a ocupar la planta. Luego se sumaron unos 200 gendarmes enviados por el Gobierno nacional (y su secretario de Seguridad Sergio Berni) que rodearon los accesos desde el exterior, en un operativo que fue calificado por los trabajadores como una “militarización” del lugar de trabajo.
  •  También el 2014, los trabajadores de Lear llevaron adelante una de las luchas más duras y persistentes bajo los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Reclamaban contra los despidos y enfrentaban a las fuerzas represivas del Estado nacional y provincial, los funcionarios de ambas administraciones, la burocracia del Smata y a la patronal, una poderosa multinacional. La lucha de los trabajadores y sus familias continuó y durante casi un año soportaron numerosas represiones bajo las órdenes de Scioli, Berni y Cristina, fueron las responsables de las decenas de detenciones y heridos, entre los que se encontraba el diputado del PTS-FIT Nicolás del Caño.
  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias