Mundo Obrero Chile

QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS

Los trabajadores, y nuestras familias, somos los más golpeados en tiempos de pandemia

El Gobierno y los empresarios son los que nos enferman y nos dejan sin trabajo en plena pandemia, todo por proteger sus ganancias.

Viernes 7 de agosto

Hoy, vemos cómo el gobierno de Piñera nos lleva a la catástrofe por lo mal que está manejando la pandemia. Los protocolos son insuficientes frente a la eventualidad de coronavirus y, una vez más, somos nosotros, los trabajadores y trabajadoras, quienes sufrimos las consecuencias de un gobierno asesino, que ha implementado leyes anti obrera.

El chiste no se cuenta solo, y al menos de eso soy testigo, Hoy vemos cómo el gobierno asesino de Piñera y de los empresarios ha arrojado a miles de familias obreras a las calles, donde la famosa ley de protección al empleo, votada desde la UDI al Partido Comunista, se ha convertido en una verdadera pesadilla para el conjunto de las y los trabajadores en plena pandemia, donde las posibilidades de encontrar trabajo son mucho más escasas, considerando los casi 2 millones de desempleados y 700 mil suspensiones.

Por otra parte, vemos que esta ley de protección al empleo no solo llegó para defender las caídas económicas de los empresarios, sino que es mucho peor: llegó a esclavizar aún más la pequeña dotación de trabajadores que se mantienen con trabajo, y que se verán afectados por la polifuncionalidad, y la doble jornada de trabajo, para que así no se vean afectadas las ganancias de los empresarios. ¿Si no qué gracia tendría esta ley para los empresarios, más que prevalecer sus ganancias? Hoy vemos cómo incluso la minería ha aumentado sus ganancias y producción en plena crisis sanitaria; no es casualidad que este sector mantiene el mayor contagio en la región de Antofagasta.

Por otro lado, vemos que en estos cuatro meses de pandemia la clase trabajadora se ha visto afectada no solo por la pandemia, sino por el rol que ha tomado el gobierno criminal frente a la crisis sanitaria que ya ha cobrado la vida de 9.889 personas, y que nos mantiene con 366.671 casos por coronavirus.

Los protocolos del gobierno siguen siendo ineficaces frente la pandemia, y una vez más somos nosotros los trabajadores los más afectados, no solo porque se nos obliga a trabajar en plena pandemia, sino que estamos obligado a enfermar y contagiar a nuestras familias al no tener exámenes PCR después de la jornada de trabajo, lo cual nos genera una gran incertidumbre cuando nos vamos a trabajar. Y al menos de eso soy testigo, ya que mi hogar se compone por familiares que trabajan, y ahora nos hemos visto afectado por la pandemia, y por la discriminaciókn que instala este Gobierno.

A un día que nos informaran que en nuestro hogar dieron dos familiares positivos por coronavirus, empezamos a buscar residencia sanitaria para no propagar más el virus, porque la casa no es tan amplia para sostener a dos casos positivo, más si el núcleo familiar está compuesto por cinco personas adultas y cuatro menores de edad, donde hay una recién nacida.

Para proteger nuestra salud y evitar que todos nos contagiemos, nos pusimos a buscar residencia sanitaria, logrando contactar a una, desde la cual se nos responde que antes de habilitar la residencia a nuestros dos familiares tienen que ser evaluados con un test psicológico para saber "si están preparados para estar encerrados". ¿Qué preparación se tiene que tener para estar en una residencial si nos han mantenido encerrados durante todo este tiempo?

Mientras dejan correr las horas y días antes de dar una solución, la propagación del virus se expanda en nuestra casa, mostrando la verdadera cara del gobierno contra los sectores más empobrecidos, donde se nos obliga a permanecer encerrados en nuestras casas, las que muchas veces no cuentan con las condiciones óptimas para mantener cuarentena y evitar que más familiares se contagien. Y nos hablan de tener "autocuidado", de respectar la cuarentena, cuando son ellos mismos los que nos obligan a trabajar, arriesgando el contagiarnos, y cuando nos enfermamos la única respuesta que nos dan es que hagamos cuarentena en nuestras casas, o despidos. Entonces, ¿quién paga los platos rotos cuando llegamos enfermos a casa, y no disponemos de un lugar para pasar la cuarentena?

Esto evidencia por qué la cuarentena urbana no tiene ninguna efectividad, mientras se mantienen todos los servicios no esenciales funcionando, y por qué la clase trabajadora es la más afectada y los sectores populares. Mientras no se tenga una estrategia verdaderamente efectiva, como los test masivos, residencias sanitarias efectivas y el cese de los trabajos no esenciales, los casos positivos seguirán su curso. Pensando que Antofagasta es una de las 10 comunas con más casos acumulados.






Temas relacionados

Pandemia   /   Coronavirus   /   Mundo Obrero Chile   /   Antofagasta   /   Desigualdad   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO