×
×
Red Internacional

Crisis migratoria.Miles de migrantes acampan debajo del puente entre Estados Unidos y México

Más de 10,000 migrantes esperan debajo de un puente para ser procesados por las autoridades estadounidenses en la última crisis fronteriza.

Viernes 17 de septiembre | Edición del día

Miles de migrantes han establecido un campamento improvisado en el lado estadounidense de la frontera sur, debajo de un puente que conecta Texas con México.

A última hora del jueves, el alcalde de Del Rio Texas dijo que 10,503 migrantes estaban debajo del Puente Internacional Del Rio que conecta con Ciudad Acuña, México, frente a los 8,200 de la mañana.

Los que se quedan en el campamento han dicho a los reporteros que el agua y la comida escasean, y algunos vadean por el río Grande y regresan a México para abastecerse de lo esencial que dicen no recibir del lado estadounidense.

Muchos han dicho a los periodistas que han recibido multas de funcionarios fronterizos de Estados Unidos y están esperando ser procesados.

Jeff Jeune, un haitiano de 27 años que vendía botellas de agua por 15 centavos de dólar, dijo a la agencia de noticias Reuters que él y su joven familia estaban exhaustos, hambrientos y durmiendo en el suelo. Le preocupaba que sus hijos se enfermaran en el campamento improvisado.

“Mi hijo de 10 años pregunta: ’¿Cuándo nos vamos?’ Siempre está preguntando eso ”, dijo.

Los migrantes son en su mayoría haitianos, y las autoridades y grupos de derechos humanos dicen que probablemente sean parte de una nueva ola de migrantes que se dirigen al norte después de ser desplazados a países de América del Sur a raíz del terremoto de 2010 en Haití.

Cubanos, venezolanos y nicaragüenses también estuvieron presentes en el grupo, que representa la crisis más reciente en la frontera para el presidente estadounidense Joe Biden.

El alcalde de Del Rio, Bruno “Ralphy” Lozano, describió la situación como el “peor caso de los peores escenarios”, según The Washington Post.

"Necesito que la administración reconozca que hay una crisis fronteriza en tiempo real en este momento y que tiene consecuencias nefastas para la seguridad, la salud y la seguridad", dijo, y agregó que muchos de los migrantes llegaron en autobuses que parecen ser parte de una operación de contrabando más amplia.

Mientras tanto, la Aduana y la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos dijo en un comunicado que la agencia estaba aumentando la dotación de personal en Del Río para facilitar un "proceso seguro, humano y ordenado".

Se ha proporcionado agua potable, toallas y baños portátiles, agrega el comunicado, mientras los migrantes esperan ser transportados a las instalaciones.

La administración Biden que ha prometido un enfoque más humano para la migración que las políticas de línea dura del ex presidente Donald Trump, nada ha avanzado en el problema, más bien mantuvo todos los campos de refugiados y centros similares a cárceles que mantienen hacinados a miles de migrantes, entre ellos niños.

La administración ha seguido utilizando una orden de salud pública, citando el coronavirus, para rechazar a las personas en la frontera, aunque el jueves un juez federal bloqueó el uso de la regla para rechazar a quienes cruzan la frontera. El fallo entrará en vigor en dos semanas.

Antes de eso, el porcentaje de migrantes enviados de regreso a México bajo la regla ha disminuido gradualmente en los últimos meses.

La Corte Suprema de Estados Unidos también dictaminó recientemente que la administración de Biden debe reiniciar la llamada política de "Permanecer en México" creada bajo Trump.

Los funcionarios de Biden habían tratado de poner fin al programa, que requiere que quienes buscan asilo en Estados Unidos esperen en México, normalmente en campamentos miserables y plagados de irregularidades criminales, para que sus casos sean procesados.

Ernesto, un migrante haitiano de 31 años, regresó a México el jueves para comprar agua y comida, por cuarta vez, dijo, desde que llegó a Estados Unidos el lunes por la mañana.

Ernesto, quien se negó a dar su apellido para proteger su identidad, dijo a Reuters que él y su hija de tres años no habían sido alimentados en el campamento, donde los migrantes se disputan la sombra.

A veces, dijo, corre para evitar a los funcionarios de migración mexicanos, pero por lo general no le molestan.

"Pero ahora el dinero se está acabando", agregó.

Tanto los migrantes como los funcionarios mexicanos dijeron que se esperan muchas más personas en los próximos días.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias