×
×
Red Internacional

Creemos que la demanda como el aborto legal nos permite volver a dotar de fuerzas al movimiento de mujeres uniendo a estudiantes y trabajadoras, hombres y mujeres, tras una demanda que cuestiona el negocio actual de las clínicas privadas y pone de manifiesto la necesaria separación de la iglesia y el estado, así como también el que deje de relacionarse está cuestionada institución con la educadora pública, para poder acceder a educación sexual libre de su moral conservadora.

Karla Peralta DíazEx Presidenta del Centro de Estudiantes de Medicina UA Vocera de Pan y Rosas y Vencer

Jueves 19 de julio de 2018 | 05:12

Este año, las mujeres, estudiantes en su mayoría, han protagonizado la llamada “ola feminista” en distintas Universidades y liceos, poniendo en debate la educación sexista, el acoso y abuso sexual; luchando y por protocolos; impulsando decenas de tomas y paros es distintos liceos y universidades, así como también, saliendo a la calle con masivas movilizaciones.

Pero, ¿qué objetivos nos proponemos ahora? para nosotras toda esta fuerza de la juventud, que se instaló cuestionando desde una perspectiva de género la educación, nos muestra que podemos ir por más y ponerla en función de perspectivas y desafíos mayores que den continuidad al movimiento, tomando en nuestras manos demandas históricas de las mujeres como el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito, que ha sido negado por años por el Estado, sus gobiernos, los empresarios, y la Iglesia.

Para desarrollar esa fuerza tenemos que proponernos ampliar el programa de nuestra lucha superando a las direcciones separatistas y del Frente Amplio del movimiento que se han negado a unificar las demandas culturales con demandas estructurales que apunten a derribar los pilares que sostienen la opresión, así sucedió en la USACH donde no quisieron luchar contra el subcontrato de las mujeres haitianas trabajadoras del aseo; o en el pedagógico, donde el feminismo separatista se niega a unificar las demandas del movimiento de mujeres con la lucha contra la crisis de la institución que amenaza con dejar a mujeres trabajadoras en la calle y a precarizar aún más la docencia en el país.

Creemos que la demanda como el aborto legal nos permite volver a dotar de fuerzas al movimiento de mujeres uniendo a estudiantes y trabajadoras, hombres y mujeres, tras una demanda que cuestiona el negocio actual de las clínicas privadas y pone de manifiesto la necesaria separación de la iglesia y el estado, así como también el que deje de relacionarse está cuestionada institución con la educadora pública, para poder acceder a educación sexual libre de su moral conservadora.

Por otro lado, la batalla por el derecho al aborto no debemos llevarla adelante desde una vereda contraria a la de nuestros compañeros, como pretende el separatismo, muy por el contrario, debemos apostar a que salgan a la calle codo a codo para vitalizar con todas las fuerzas del movimiento estudiantil de conjunto está campaña. El problema de perder de vista nuestros reales enemigos es que no nos permite direccionar nuestra batalla hacia quienes realmente nos niegan nuestros derechos y sostienen la violencia de género. Así como también, es imposible pensar una campaña nacional para obtener el derecho al aborto, si le damos paso a los sectores que pretenden sacar al feminismo clasista de las universidades, impulsando vetos y censuras contra mujeres de izquierda que por años han levantado las banderas del feminismo. Para dar una batalla tan grande, no podemos perder fuerzas ni imponer ideas a través de métodos burocráticos y autoritarios al interior del movimiento.

Por su parte, el CONFECH debe ponerse a la altura de poder responder y articular al movimiento estudiantil junto al movimiento de mujeres en función ver esta lucha, pasando a poner esta lucha en una primera categoría para generar esta gran fuerza.

Las mujeres estudiantes abortamos, eso es un hecho, de ahí que el debate sobre el derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito no pasa por aborto sí o no, sino que es aborto legal o aborto clandestino y es obligación de los organismos del movimiento estudiantil tomar esta pelea en sus manos.

Solo la movilización de cientos de miles de mujeres en las calles logrará asegurar nuestros derechos arrebatándoselos al parlamento y cobrándole la responsabilidad al Estado. En este sentido, debemos apostar a levantar coordinaciones o comités por el aborto legal en las universidades, que agrupen a los estudiantes, funcionarios y profesores de distintos sectores, con libertad de tendencias en su interior, pero unidos por una demanda común, para articular una gran campaña nacional y coordinada que se organice para conquistar el derecho al aborto legal.

Articulemos la lucha por la educación no sexista con la necesidad urgente de separar de manera efectiva la Iglesia del Estado, para recibir educación sexual en escuelas y liceos libre de la moral conservadora de la iglesia. Vinculemos toda esta fuerza para que se nos entregue anticoncepción de calidad en los servicios públicos de salud y para que el aborto sea legal, libre, seguro y gratuito, para que de esta manera esté garantizado para las mujeres estudiantes, trabajadoras y las más precarizadas que hoy no tienen derecho a este y se ven arrojadas a la clandestinidad.

Seamos miles en las calles, organicémonos en torno a esta campaña en todos nuestros lugares de estudio y de trabajo.

Levantemos una gran campaña nacional que se nutra de la fuerza de las miles de jóvenes que este año se pararon por la educación no sexista y que apueste a la unidad con las y los trabajadores por el aborto legal libre seguro y gratuito

Pongamos nuestra fuerza de movilización al servicio de que la demanda del aborto legal se haga ley, siguiendo el ejemplo de Argentina, donde el movimiento de mujeres inundó de pañoletas las calles, generando un tsunami verde que apuntó hacia enemigos claros, la iglesia, la derecha y los empresarios, para remover los cimientos conservadores que nos prohíben el derecho al aborto y presionó y arrebató al parlamento la votación para avanzar hasta la conquista de este mínimo derecho sexual y reproductivo de las mujeres.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias