Política Chile

AFP Y EMPRESARIADO

NO + AFP: De la mentira del Mercedes a la crisis abierta por las AFP

El gobierno buscará todos los medios para revertir los resultados de la semana pasada frente a la ley que permite el retiro del 10% de los ahorros previsionales de las AFP. Los días de lobby política, y medidas patéticas del empresariado por defender la precariedad en las pensiones ha sido la tónica.

Miércoles 15 de julio

Se siente el miedo del gobierno por los pasillos de la moneda y el Congreso. El día de hoy se votará en la cámara de diputados la ley que permite el retiro del 10% de los ahorros previsionales de los trabajadores y trabajadoras de todo el país.

Y es que el gobierno busca revertir la derrota propiciada la semana pasada, donde un sector de su propia bancada votó a favor de la legislación, generando importantes crispaciones al interior de Chile Vamos, donde incluso diputados de Renovación Nacional, decidieron dejar la bancada producto de dicha decisión.

¿Pero a qué se debe este miedo de la derecha y a las rencillas que parecieran dividir a una coalición que teme a un estallido social 2.0 a la vuelta de la esquina? ¿De qué se trata toda esta maraña indignante tras las AFP?

Los años 80 y la legislación contra la clase trabajadora

El comienzo de la década de los 80’s –plena dictadura de Pinochet- significó concretamente un ataque en los derechos de la clase trabajadora.

El capitalismo en su nueva forma, el neoliberalismo significó una apuesta nociva por parte del empresariado con el objetivo de fortalecer las inversiones a nivel nacional, a costa de disminuir las condiciones de vida y subsistencia de la gran masa de asalariados y asalariadas. El nuevo código laboral basado en la destrucción de la organización sindical, junto la tercerización del trabajo a través del subcontrato, se dieron en este marco de cercenamiento de los derechos elementales del pueblo trabajador, que ya se consagraba en la Constitución de inicios de la década, siendo Jaime Guzmán uno de los principales impulsores.

Es en este contexto -y apoyadas por una serie de decretos que fortalecieron el modelo- es que emergen las AFP, siendo su orquestador el aquel entonces ministro del trabajo José Piñera, quien le da rienda a este modelo de Administradoras de Fondos de Pensión, que obliga a millones a cotizar en estas millonarias corporaciones que se enriquecen a costa de los ahorros de años de trabajo, generando que trabajadores y trabajadoras terminen con pensiones que están por debajo de la línea de la pobreza.

La mentira que ha intentado defender durante tanto tiempo los grandes empresarios y la derecha, que incluso en el diario El Mercurio, en aquel entonces a manos del golpista Agustín Edwards publicó un artículo en el que desde la Asociación de AFP que se pronosticaba que para el año 2020. El promedio de los jubilados tendrían una pensión equivalente al 100% de su sueldo. Un delirio sólo proveniente de los sectores más convencidos del gran empresariado y la derecha chilena, quienes con la venia de más de 20 años de administración concertacionista, han optado por legislar a favor de los magnates, y en contra del pueblo trabajador, pisoteando una y otra vez sus derechos, prácticamente todos privatizados.

Lo que hoy transcurre en el parlamento y la necesidad de acabar con las AFP

Queda más que claro que para el empresariado y el gobierno al servicio de sus intereses, es mucho lo que está en juego. No por nada el gobierno busca dar vuelta a un sector de su propia coalición que la semana pasado votó a favor del retiro del 10%. Prometiendo un bono de 500 mil pesos para los que hayan visto mermado su salario, y la cobertura de arriendo de 3 meses, de 250 mil pesos. Todas leyes que poco y nada hacen frente a la enorme cantidad de gastos provenientes de la pandemia, junto a la carestía de la vida que se mantiene, frente a una crisis sanitaria que se mantiene, pero que el gobierno busca tapar con un manto de normalidad hipócrita, como nos tiene frecuentemente acostumbrados.

La posibilidad del retiro del 10% de los ahorros previsonales, sin duda es una estocada para el gobierno, que frente a la crisis de legitimación vista durante la última encuesta Cadem, se ve entre la espada y la pared, con la brazas de un estallido social que amenaza con volver a encender la llama de la rebelión, y una derecha debilitada que pareciera resquebrajarse frente a las demandas del pueblo trabajador. Pero lo que hay que derribar es el modelo de capitalización individual y el gran negocio de las AFP, quienes especulan con los ahorros de millones de trabajadores y trabajadoras, que al jubilarse, terminan con sumas indignantes.

Es necesario levantar un sistema de reparto solidario y tripartito bajo control de los trabajadores y trabajadoras, junto a jubilados y jubiladas, para que no sean los empresarios quienes administren los ahorros. Y es fundamental luchar por una asamblea constituyente realmente libre y soberana, con una participación y deliberación real del pueblo en su conjunto.






Temas relacionados

Dictadura   /   AFP   /   Política Chile   /   NO + AFP   /   Pinochet

Comentarios

DEJAR COMENTARIO